El fin del mundo, moda extravagante de una que otra temporada, como la “Villita Coca-Cola” o los juguetes de edición limitada de La Guerra de las Galaxias, quizá el 23 de diciembre ya será historia uno de los últimos relatos épicos del capitalismo. Sí, sí, los mayas dijeron que yada, yada, yada, y en ningún momento dijeron algo del fin del mundo tal cual, pero ya saben que debemos sumarnos a la parafernalia global porque está in. Y a todo esto ¿qué es EL fin del mundo? Puede ser nuestro cuento favorito por las buenas y por las malas lo tenemos hasta en nuestro ramen, pero lo peor es pagar por él.

Si bien mi perspectiva es nihilista (por no decir perversa o incluso realista) con respecto al evento cataclísmico que acabará con la humanidad dentro de unas cuantas horas (porque ya es 21 de diciembre y no ha pasado nada), acepto que describir escenarios y suponer posibilidades es lo mío, así que comencemos. Si ustedes, gentiles lectores, no tienen un nombre rimbombante como Frodo, Xena, Buffy, Luke, Neo o Wall-E, no hay escapatoria para ustedes, no podrán ser El (La) Elegido (a), al igual que si sus apellidos no son Ripley, Skywalker, Connor, Constantine, Potter, Kurosaki o Ikari o si dentro de sus cuentas de banco, alacenas o desvanes no tienen una Fortaleza de la Soledad, un arca gigante, un megazord, una máquina del tiempo, una biblioteca de hechizos o todo el dinero del Monopoly para pagar un viaje al espacio, olvídenlo, serán un muerto más.

Muchos morirán, sí, pero pensemos en quienes fueron afortunados al llamarse Gokú Pérez (quizá alguno de ustedes), ellos podrían tener una oportunidad salvando a la humanidad y lo que a continuación pondré podría ayudarlos. Vayamos más lejos. Supongamos que pueden, por azares del destino, conseguir un arma para defenderse de las amenazas que vendrán, no van a buscar una simple pistolita o un cuchillo para pan, aquí las opciones a conseguir:

Chakram

El indestructible y filoso bati-boomerang edición Grecia antigua, usado para asesinar dioses y destruir lo indestructible, se cree que puede cortar nueces y adamantium. Ideal para pelear contra hordas asesinas de… básicamente lo que sea.

 

Sable de luz

Indudablemente un arma de gran calidad con un filo de plasma capaz de cortar todo, desviar disparos, cauterizar heridas e iluminar en esas solitarias noches en que la luz se ha ido por exceso de pago. Es la navaja suiza de todo jedi y es ideal para atraer a esos molestos mosquitos a la hora de acampar. Aguas con los ojos.

 

Mecha

Hasta ahora existen diversos tipos de Mechas, desde los rústicos vehículos que se transforman en poderosas máquinas de guerra hasta receptáculos conectados a los nervios y almas del usuario, pasando por los que se unen para formar a un robot más poderoso, pida una cotización a su proveedor.

 

Cartas, naipes y barajas

Si lo suyo es la apuesta y el bluff, deje el póquer y tire su tarot, la gama de juegos de mesa mágicos para defenderse de las fuerzas del mal está aquí. Para la línea de chicas contamos con las finísimas Cartas Clow, creadas por un antiguo mago con malos hábitos, éstas tienen el poder para ayudarle a sobrevivir y repeler a sus amigos. Mientras la línea de chicos incluye una infinidad de naipes remojados en el “Corazón de los naipes” de la marca Yu-Gi-Oh! Cuenta con trampas, hechizos y monstruos de toda clase, así como las 5 piezas de Exodia y los dioses egipcios; “artículos del milenio” se venden por separado.

Armas contra las criaturas de la noche

Vampire Killer

Aunque no sólo de vampiros, este látigo tradicional le ayudará a matar alimañas y criaturas de la noche con el estilo de Indiana Jones. Si su apellido no es Belmont, absténgase, puede causar alergia.

Slayer’s Scythe

Forjada por sabias mujeres que observaron cómo unos locos hombres encadenaron a una niña, dejándola a su suerte con un antiguo demonio. Así nació la primera cazavampiros y también la guadaña legendaria de esta estirpe de chicuelas. Creada para matar al último demonio puro del mundo, mata de tres formas, es ideal como destapador de cervezas, viene en rojo brillante y acabados finísimos en titanio inoxidable.

Esto sólo como probadita, pues en el catálogo hay cañones , espadas (Excalibur, la del Augurio, la del Poder, Witchblade, Soul Edge), lanzas del destino, armaduras doradas, lanza cohetes, explosivos, bombas de realidad, bolas de fuego, destornilladores sónicos, trajes Metal Gear, honguitos, jetpacks, BFG, pokebolas y otros artilugios mágicos.

Ahora imaginemos los posibles escenarios:

ESCENARIO 1

Alguna raza alienígena conocida como marcianos, saiyajins, ángeles, chitauri o xenomorfos comienzan la invasión, colonización o destrucción del planeta, empezando por Estados Unidos y atacando la Casa Blanca, ¿quién nos puede defender ahora?

DOs: Refugiarse, esperar a que llegue alguien como Will Smith o Tom Cruise para planear la estrategia de ataque. Agruparse con los sobrevivientes y armar una rebelión. Si su hija grita como Dakota Fanning, mátela de inmediato.

DON’Ts: No hacer ruido, no ir sólo a lugares oscuros, evitar locaciones donde haya baba extraterrestre. Iurgh.

 

ESCENARIO 2

Invasión de tiernos ponies, delfines o asgardianos. Con suerte nos desterrarán únicamente, enviándonos al mar.

DOs: Refugiarse en fábricas de pegamento, acuarios llenos de orcas o tiburones o convocar a algún dios del trueno dispuesto a librar a la humanidad del Ragnarok, dependiendo el caso.

DON’Ts: No intentar lazar a los ponies, son aterradores y muy poderosos. Los delfines son más listos, no hay que desobedecerlos en caso de ser capturado. No escuchar ni intentar atacar a Loki con un arma desconocida, aprendan del agente Coulson en The Avengers.

 

ESCENARIO 3

Se da la liberación de un virus que ocasiona una pandemia y aniquile a medio mundo o nos vuelva zombis por una extraña razón.

DOs: ¡Corran por sus vidas! Usen cubrebocas o máscaras de gas. Repliéguense, nunca se queden solos. Roben medicamentos, armas, ballestas, machetes y por qué no, una katana. Corten cabezas o disparen directo al cerebro… ah y bailen con ellos, así no serán devorados.

DON’Ts: De nuevo, NUNCA DEJEN DE CORRER. No confíen en otro humano que no sea de su propio grupo, podría ser peor (cof, cof, El Gobernador). No se dejen morder por nadie, ni siquiera por una supermodelo ucrania. No hagan ruido. Si es un virus letal, olvídenlo, no hay salvación, nunca carguen con infectados por más que los quieran.

 

ESCENARIO 4

Alguna catástrofe natural como cometas, cambio climático, terremotos, tornados, tsunamis o monstruos kaiju comienzan a destruir el planeta.

DOs: Vayan al norte de México, por allá en la Sierra, a México no llegan las catástrofes naturales, excepto a la Ciudad de México, es zona de temblores, ahora que si se topan con los Zetas, triste su historia. Repliéguense a las montañas, lugares altos y cuevas. Roben abrigo, comida, medicinas y cualquier fuente de calor que no necesite electricidad. Escóndanse en sótanos profundos y tengan mucho sexo, es necesario preservar la especie.

DON’Ts: En caso de kaijus como Godzilla, Mothra o el Rey Ghidorah es mejor no hacer ruido y esconderse. Si es algo natural, NUNCA REGRESAR A SALVAR A NADIE, a menos que se trate de un experto con el conocimiento para salvarnos.

 

ESCENARIO 5

Juicio final bíblico. Llega el anticristo, bla, bla, 4 Jinetes del Apocalipsis, bla, bla, 7 trompetas, la bestia, el dragón, la lluvia de fuego, la batalla entre ángeles y demonios… Todo es un complot de Dios y el Diablo.

DOs: A menos que su nombre sea Al Simmons (Spawn), lo único que puede hacer es esconderse y esperar que su alma sea juzgada, en todo caso debe hacer buenas acciones a la de ya. Si su ciudad es la Sodoma contemporánea, huya, el castigo divino está muy cerca. Si usted es pecador, arrepiéntase.

DON’Ts: No venda su alma a ningún demonio con tal de salvarse. Posiblemente Spawn logre salvarnos a todos como ocurrió en el cómic.

 

ESCENARIO 6

Las máquinas se han vuelto locas y la tecnología se ha vuelto en contra nuestra matándonos a todos.

DOs:  Esconderse en alguna montaña, cuevas o sótanos. Usar granadas PEM. Buscar sobrevivientes. Tomar una pastilla roja si le es ofrecida. Enviar algún robot a salvar al mesías al pasado o mejor, ir a buscar al mesías para que salve la única ciudad humana restante, correr al teléfono que esté sonando más cercano a usted.

DON’Ts: No colocarse ningún chip en la cabeza, no confiar en ningún robot o androide. No confiar en ninguna persona que actúe raro o sea igual a ti y por ningún motivo tirar el celular en una persecución.

 

WORST CASE SCENARIO (7)

La Tierra choca con otro planeta, no hay tecnología que nos salve ni nadie que lo haya podido prever (y al universo le importa un comino) como en Melancholia de Lars Von Trier.

DOs: Disfrute sus últimas horas de vida con sus seres queridos.

DON’Ts: No trate de escapar, su muerte es segura.

 

Si para la hora en que haya terminado de leer esta pequeña guía de supervivencia el mundo no se ha acabado puede ser porque:

1.-EL MUNDO NO SE ACABARÁ: Si sobrevivimos al 666, las profecías de Nostradamus y el año 2000, es porque no pasará nada, aunque quizá es peor quedarse con este gobierno de pacotilla. Dejen de caer en modas y trucos de mercadotecnia. Como va aquella sabia expresión en inglés, “bitch, pleaseeeee”, EL MUNDO NO TERMINARÁ… HOY.

2.-EL DÍA NO HA TERMINADO: Todo puede ocurrir de aquí al… 23 de diciembre.

3.-TODOS ESTAMOS MUERTOS: Quizá todos estamos muertos ya, pero no nos hemos dado cuenta, muy onda LOST

4.-ALGUIEN NOS SALVÓ SIN QUE LO SEPAMOS: Usualmente los héroes nos salvan el pellejo y nos dejan vivir un día más sin que siquiera sepamos sus nombres. Un elegido en todo el mundo puede estar ahora mismo librando la batalla final mientras leemos esto.

Pensemos cómo queremos que sean nuestras vidas y si es efectivamente hoy el día en que todos moriremos, cómo queremos vivir los últimos momentos, pues puede ser nuestra última hora o la mejor hora de nuestras vidas. Si el apocalipsis llega, avísenme.

Dr. Jabberwocky

 

 

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anteriorTop Ten: “Los mejores regalos geeks” – Parte 3 de 3
Artículo siguienteNavidad dentro del anime
Crítico. Cínico. Excéntrico. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM y editor de 'El Vortex'; devorador de cultura y cazador de sensaciones. Lo único que amo más en el mundo además de ver y oír, es escribir. Soy fanático from hell de la ciencia ficción, el horror, la comedia romántica, los super héroes y las secuencias de acción. Mi mente está hecha de salchicha con mucho chocolate, mermelada, imágenes en blanco y negro y grandes dosis de espías, Lovecraft, Buffy the Vampire Slayer y Doctor Who.