vida friki

YANNEKORIN|

imagen destacada28

Querido niñ@ intern@:

Hoy que celebramos el día del niñ@ quiero decirte que hasta el momento hemos hecho todo bien, porque gracias a ti aprendí a ser un adolescente y adulto fuera de lo normal.

En primer lugar me siento increíble de la historia que juntos conocimos, desde el mágico mundo de Disney del cual tenemos una gran colección hasta que conocimos la pasión por el anime. Ambas partes nos ayudaron a ilusionarnos al crecer y forjar nuestro camino.

Por ti aprendí que puedo ser tan fuerte como Goku, leal como Seiya, amigable como Serena, valiente como Mulán, gentil como Heidi, divertida como Homero y un héroe como Batman. Simplemente soy tanto por mis locuras y gustos. A pesar de que muchos no nos entienden realmente y nos han juzgado, lo único que siempre debe importarnos es que por ti soy la persona más feliz del mundo.

¿Sabes por qué soy tan feliz?….

Pues es simple, ser friki, geek y otaku es la lección más valiosa que me has dado, ya que aunque no entiendan que nuestras aficiones van mas allá de la fantasía, en verdad amo no ser “normal”; amo haber crecido con la magia del cine, las caricaturas, el anime y los videojuegos porque muchas veces no somos afortunados al socializar, pero al menos en este mundo nunca llegamos a sentirnos solos y tampoco nos llenamos de malas compañías, sólo tenemos cerca a la gente más valiosa.

Sí querid@ niñ@, gracias a ti mi vida es grandiosa, soy una persona con valores y sentimientos que se están perdiendo, y la prueba más fiel es que al ver Toy Story 3 te sigo recordando querid@ infante, ya que me hace extrañarte, y desear regresar el tiempo. Y finalmente reflexiono, y me digo:

He crecido, qué tiempos aquellos, pero ha llegado el momento de continuar mi camino. Eso sin olvidar todo lo que he aprendido hasta ahora y muchos menos sin olvidarme que el tener ciertos gustos no me hace una persona inmadura, mientras mantenga mis sueños y pies en el piso.

POR ESO HOY QUIERO DESEARTE UN FELIZ DÍA DEL NIÑO, PERO SOBRE TODO FELIZ DÍA A ESE NIÑO QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO, PORQUE AUNQUE SEAMOS ADULTOS SIEMPRE TENDREMOS ALMA DE PEQUEÑO.

Dejar una respuesta