Por Oliver Murillo |

Antes que nada, si no han visto la primera mitad de la temporada de TWD paren de leer, pues se hablará de elementos claves de esta temporada.

Considero que esta primera mitad de temporada ha sido más sólida que la última mitad de la anterior, donde existió demasiada decepción sobre cómo Andrea fue personificada. Quienes son fanáticos del cómic seguro entienden a qué me refiero, la frustración fue notoria con respecto a las decisiones de ésta, especialmente durante el enfrentamiento entre los residentes de Woodbury y el grupo de la cárcel, el cual dejó mucho qué desear. Esta primera mitad está dividida en tres partes importantes:

Nadie está a salvo

Se presenta una nueva dinámica, Rick ya no es el líder/dictador, ahora existe un consejo y debido a todo lo acontecido en la temporada anterior, éste decide hacerse a un lado, no sin antes intentar alejar a su hijo de tanta violencia y salvar su alma de alguna manera.  Desafortunadamente se presenta una epidemia que supone un nuevo peligro para los habitantes de la prisión, pues la muerte aún los acecha.

Aquí se observa cómo a pesar de mantenerse protegidos de los walkers, al morir alguien éste se convierte en un no muerto más, por lo cual la temática de los primeros episodios enfatizó la idea de no estar a salvo en ningún lugar. Al no estar preparados para alguna epidemia, el peligro se vuelve inminente.

A esto surgieron algunos puntos morales:

¿Qué tan importante resultaba mantenerse vivo y sobrevivir? Carol, uno de los personajes más desarrollados en esta serie entiende lo difícil de vivir en ese mundo; entiende la necesidad de enseñar tácticas de supervivencia a los niños, pero no sin consecuencias. ¿Hasta qué punto fue adecuado? Al inicio de la epidemia, Carol mata a la novia de Tyresse y a otro habitante para evitar la propagación de la enfermedad, pero surge la pregunta sobre qué tan justificadas se encuentran estas decisiones, por lo cual Rick al salir con ella y buscar algunas provisiones, decide expulsarla de la prisión tras entender que sus acciones no serían aceptadas dentro del grupo, pero también preocupado por que su proceder podría volverse más recurrente.

Mientras Carol representa la voz radical, Hershell comienza a ser la voz de la sabiduría, expresa la importancia de mantenerse vivo, cada decisión que desarrolla parte de la concordia, pues entiende que lo importante de vivir no es sólo sobrevivir, sino arriesgar la vida tiene una razón. Gracias a sus acciones varias personas de la prisión sobrevivieron a la epidemia, como Glenn y Sasha.

The-Walking-Dead-Main-Cast-Too-Far-Gone

La historia del gobernador

Después de lo ocurrido en el primer asalto de la prisión por parte de Woodbury, la serie nos muestra a un hombre que va hacia la autodestrucción. Sus ayudantes lo abandonan mientras él continúa sobreviviendo en el camino hasta que encuentra a Lilly, su hija Meghan, su hermana y su padre, con quienes comienza a relacionarse y formar nuevos lazos, lo cual le da una nueva razón para vivir.

Para los fanáticos del comic, ésta es una nueva faceta muy diferente a la narrada en el gráfico, la cual no me parece inadecuada, pues lo hace más humano. La historia da un giro cuando estas personas deciden unírsele en el camino, pues en los departamentos donde vivían ya no era factible mantenerse y tras migrar encuentran a Martínez, quien lidera un nuevo grupo. En este punto se aprecia la verdadera cara del gobernador, quien ve la vida como un juego de ajedrez donde utiliza a las demás personas para sobrevivir, incluyendo a su nueva familia.

Al matar al rey, Martinez, toma el liderazgo del nuevo grupo. Claro, existía una oportunidad de redención al tratar de huir del grupo tras observar la posible lucha por el poder, sin embargo al encontrarse con la horda de walkers atorados en el lodo, entiende que nunca estarán a salvo a menos de que se establezcan en un lugar fortalecido, por lo cual al volverse el nuevo líder y hacerse de aliados ve la oportunidad de mantenerse con vida tomando la prisión.

walking-dead-s4-too-far-gone-650px

La toma de la prisión

El último capítulo de la media temporada fue sin duda lo que varios estábamos esperando: la llegada del Gobernador con su grupo, la captura de Hershell y Michonne seguida del asalto con un tanque y armas. En resumidas cuentas fue el enfrentamiento que desde la temporada anterior se esperaba.

El Gobernador (a quien ya no le gustaba que lo nombraran así) mostró una evolución, trató de lograr una solución con el menor derramamiento de sangre, no buscaba venganza, simplemente sobrevivir y tal como le dijo a Hershell (el cuál siguió siendo la voz de la razón hasta el último momento), él podía matar a sus hijas y a la gente, porque no era ni su hija, ni su gente.

Al llegar a la prisión, trató de llegar a un acuerdo con Rick, diciéndole que dejara la prisión, y no habría derramamiento de sangre, pero Rick buscó la alternativa de mantener la humanidad de ambos grupos, tal como Hershell le enseñó. Fue muy triste observar cómo fallaba para convencer al grupo y al Gobernador al insinuar que ambos grupos vivieran sin tener interacción.

the-walking-dead-too-far-gone-the-governor-and-tank-416x630

La muerte de Hershell al ser decapitado por el gobernador tuvo sentido pues muestra que ya no se podía vivir así y que la supervivencia del más fuerte es lo que prospera en el mundo. Esto lo entiende el Gobernador, pues cuando Lilly llega con Meghan tras haber sido mordida por un walker, éste no duda en dispararle en la cabeza.

Durante la pelea entre Rick y el Gobernador se observó que tan frágil se ha vuelto el primero, pues el Gobernador lo vence con mucha facilidad, y justo cuando va a ser asesinado, Michonne finalmente logra su venganza al clavar su espada por la espalda de éste, dejándolo sufrir lentamente mientras es atacado por walkers, lo cual es evitado gracias a Lilly, quien le dispara en la cabeza, una manera muy “poética” de morir para el Gobernador.

La lucha fue encarnizada y evidentemente Daryl se muestra como el más peligroso al matar a varios enemigos y dejar inutilizado el tanque.

El final fue de los más tristes que he podido presenciar en esta serie, observar cómo las niñas utilizaron las armas para asesinar y seguir siendo fuertes; y además ver la tristeza por parte de Rick y Carl al encontrar la carriola de Judith ensangrentada, mostrando que la inocencia ha acabado por completo.

La prisión ha caído, ya no es segura, el grupo está disperso, no hay mucha esperanza. La serie terminó en un punto muy alto para seguir viendo la siguiente mitad de temporada en febrero. Hasta entonces, no queda sino esperar.

The-Walking-Dead-Too-Far-Gone-1

Comentarios

comments