MARIAN CASABLANCAS|

hello-kitty-vrtx
El día de hoy hablamos de celebración, de esa hermosa época en la que las luces, los árboles y los adornos son parte de nuestra rutina diaria, pero ¿qué pasa con cada navidad de cada año? ¿acaso la navidad siempre se debe celebrar de la misma forma? Claro que no, cada navidad va transformándose y adquiriendo nuevas tradiciones adaptadas de cada cultura.

Es por eso que hoy les hablaré de una de estas modificaciones, una bastante kawaii, por cierto; durante nuestra niñez hemos conocido diferentes versiones y dibujos de los cuentos clásicos de navidad, pero ¿qué pasa cuando el personaje es nuestra amada y dulce gatita de moño en la oreja? Pues se convierte en un clásico de navidad que los fans de Hello Kitty no se deben de perder; ya hace algunos años, navegando por internet, encontré estos cuentos de navidad al estilo Kitty y ya que son las fechas para verlos, he aquí mis recomendaciones para pasar la navidad más gatuna de su vida.

La primera es el cuento clásico de Hans Christian Andersen, La vendedora de cerillas; en esta historia podemos conocer la vida de una pobre niña, la cual ha quedado huérfana y es obligada por un hombre a vender cerillas en las heladas calles de Dinamarca. La niña muerta de hambre comienza a sufrir alucinaciones felices mientras enciende una a una las cerillas que trae en su canasto, hasta quedar muerta en las calles, cubierta por la blanca nieve, pero con una sonrisa en su inerte rostro.

La historia, muy cruda, es traída con otro rostro por nuestra querida gatita, aunque en este caso la suerte de la pequeña cerillera es el mismo.

El segundo es el clásico de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann, El Cascanueces; nos cuenta la vida de una familia de clase alta y de sus niños, los cuales al jugar con un cascanueces, lo rompen, y al ir en busca de su reparación, la pequeña de la casa se entera de una maravillosa historia, en la cual su cascanueces con la forma de un soldado había tenido una vida única más allá de ser un muñeco que rompe nueces.

En la versión que nos presenta Kitty, aunque un poco cambiada ya que es una gatita, los personajes se manejan como animales, pero nos muestra una versión corta de uno de los clásicos del teatro y del ballet más disfrutados en estas fechas.

Y por último, tenemos El gorro perdido de Santa Claus, un cuento que nos muestra el lado del creer y no creer en Santa Claus, en este caso Kitty y su hermana pasarán una aventura en busca de la verdad sobre la navidad.

Como lo mencioné al inicio, la navidad es una festividad mundial que ha ido transformándose con el paso del tiempo, pero en el país que sea, hay que recordar que esta festividad fue creada para pensar en lo que hemos hecho durante el año, lo que queremos en el nuevo y sobre todo amar a los que están a nuestro lado. Espero estos pequeños cuentos de navidad de Kitty den un poco más de alegría a su celebración.

¡Feliz Kitty Navidad!

Comentarios

comments