Han oído hablar de él. Saben que es considerado el genio del siglo XX, pero ¿acaso sabían que era misógino y que se casó con su prima? Éste y otros detalles más los podrán conocer en la serie de National Geographic “Genius: Einstein”, inspirada en el libro Einstein: His Life and Universe de Walter Isaacson.

La serie da saltos en el tiempo, alternando pasado, presente y futuro de la vida del físico alemán. Habla sobre su tormentoso matrimonio con la serbia Mileva Maric, a quien nunca respetó como su colega y socia; su trabajo en la oficina de patentes en Berna, Suiza; la relación con sus dos hijos, Hans y Eduard; su paso como profesor por la Universidad de Zürich; la relación extramarital con su prima Elsa; su contribución a la guerra y, sobre todo, el largo y extenuante proceso de análisis y observación que lo llevó a crear la teoría de la relatividad y a la famosa fórmula:

Aunque Einstein era un burgués, no era reconocido en el mundo científico de aquella época, así que tuvo que ganarse su lugar y el respeto de los grandes intelectuales y catedráticos de Europa para ser escuchado y tomado en serio. Su genialidad y obsesión por el reconocimiento y por su amor a la física y al estudio del universo, no le permitía pensar en otra cosa que no fuera su trabajo y la ciencia, por lo que fue una persona muy egoísta para con su familia. Por esa razón, su esposa acepta darle el divorcio y sus hijos crecieron odiándolo, en especial, Eduard, quien en un episodio habla con Carl Jung sobre el desprecio que le tiene a su padre.

Otras grandes personalidades que vemos en la serie es la pareja Pierre y Marie Curie. Ellos, como Einstein y Mileva, eran científicos brillantes pero la diferencia es que los Curie sí fueron realmente socios y trabajaron juntos sin despretigiar el uno al otro. Incluso, cuando Pierre recibe la noticia de que se le otorgará el Nobel por el descubrimiento del radio, él le pide al comité que también reconozcan a su esposa; de lo contrario, rechazará el premio.

Mileva es gran admiradora de Marie y tiene la oportunidad de conocerla cuando Curie los invita a pasar unos días en Los Alpes. Para entonces, Pierre ya había muerto y Marie salía con un hombre casado. Al preguntarle cómo logró tener una familia, a la vez que dos premios Nobel, Marie le responde a Mileva que realmente ella dedicó su vida a la ciencia y dejó a un lado a sus hijos. Es ahí donde Mileva reconoce, y acepta con mucho pesar, que no se puede tenerlo todo en la vida.

La serie tiene varios momentos donde se pone en perspectiva el papel de la mujer de principios del siglo XX a través de una crítica muy dura, pero sutil, a la discriminación que imperaba contra aquellas científicas, artistas e intelectuales que soñaban con ser más que amas de casa y madres. A Mileva le cuesta entender que para Einstein, ella sólo es su secretaria y bibliotecaria, a pesar de que ella obtuvo mejores calificaciones que él en la universidad, y de que tuvo un papel crucial en sus primeras investigaciones. Una situación muy injusta, pues nunca se le dio crédito en ninguno de los artículos publicados de su esposo.

Mileva Maric interpretada por Samantha Colley

Después de haber visto varias biografías sobre gente brillante, el patrón o rasgo común de estas personas es que suelen ser egoístas, obsesivas y solitarias. Einstein no fue la excepción. Sin embargo, tampoco tuvo una vida fácil. El constante rechazo e indiferencia por parte de la comunidad científica hacia sus aportaciones, y no poder ver a sus hijos debido al divorcio y después, a la primera guerra mundial, no es algo sencillo de sobrellevar. La serie explora sus defectos y virtudes como el gran científico que fue, y a la vez, como el ser humano falible que, como todos, soñaba con cambiar al mundo con sus ideas.

Calificación: 9

Comentarios

comments