En esta semana el multiverso geek fue sacudido por la terrible noticia de un tiroteo ocurrido durante un torneo de Madden NFL, en el cual perdieron la vida 3 personas y 11 más resultaron heridas, luego que uno de los participantes disparara contra ellos tras perder 2 partidas.

El atacante identificado como David Katz de 24 años y originario de Baltimore en Maryland, Estados Unidos. Era un jugador profesional del circuito del popular simulador de fútbol americano y era conocido por ser una persona sumamente retraída, callada y poco expresiva cuando jugaba. Hecho que siempre llamó la atención de los demás competidores de Madden NFL; pero a lo cual nunca le dieron importancia alguna, pues sólo era un jugador más.

La fatídica tarde del domingo 26 de agosto fue la última en la vida de David Katz, quien desde temprano había viajado desde su natal Baltimore hacia Jacksonville, Florida. Lugar en donde participaría en el torneo de Madden NFL, organizado por Electronic Arts (EA) en un restaurante de un popular centro comercial de la zona.

El evento transcurría con absoluta normalidad, hasta que el joven David Katz empezó a tener una mala racha y acumular dos derrotas que lo dejaron fuera en las primeras rondas del certamen. Tal hecho quebró la frágil estabilidad emocional del chico de 24 años, quien ya había estado en tratamiento psiquiátrico durante su adolescencia y acababa de atravesar por el divorcio de sus padres, apenas unos meses antes.

Todos estos factores hicieron que Katz abandonará el lugar y fuera al estacionamiento del centro comercial, tomara de su auto un par de pistolas que había comprado semanas antes, para así regresar al restaurante y asesinar a los 2 jóvenes que le habían ganado: Elijah Clayton, de 22 años y Taylor Robertson, de 28 años, casado, con un hijo y ganador de una competición el año pasado. Ambos al igual que David competían por un premio de 5 mil dólares y un pase a la siguiente fase del torneo a disputarse en Las Vegas con un botín acumulado de 165 mil dólares.

Sin embargo ya ninguno de los 3 podrá competir por el lugar en la siguiente etapa, pues después de matar a Robertson y Clayton, David Katz se suicidó en el lugar del tiroteo. Abriendo una vez más la polémica: ¿Son culpables los videojuegos? ¿La venta de armas? ¿La nula atención psicológica? ¿Dónde están sus padres? ¿bullying? O ¿qué fue lo que realmente pasó en aquel torneo en Jacksonville?

Empezare por contestar la primera pregunta: ¿Son culpables los videojuegos?, y la respuesta simple es no. Esto debido a que si bien fueron parte del contexto que llevó al quiebre mental de David Katz y al posterior tiroteo, no se pude culpar a Madden NFL ni a EA por los resultados derivados una competencia justa entre un par de personas con el mismo nivel de habilidad y que bien pudo haber ganado tanto una como la otra.

Lo que me lleva a decir, que si bien es común que como gamers nos enojemos y nos frustremos por que alguien más nos venció en un juego de FIFA, Mortal Kombat, Overwatch, Street Fighter, Call of Duty o Halo; ambos son sentimientos humanos y naturales basados en la ilusión de poder demostrar quién es el mejor sólo por el gusto de hacerlo. El problema radica cuando no sabemos contener eso sentimientos y comenzamos a hacer cosas como bullear, decir groserías, insultar o ya de plano, hay quienes destrozan cosas o recurren a actos como el de Katz.

Tales situaciones reflejan serios problemas mentales que pueden a ser vistos a kilómetros de distancia, sin que uno sea psicólogo. Por lo cual me llama la atención, el por qué a alguien que se ve notablemente deprimido y tan ensimismado, nadie se haya preocupado por si quiera preguntarle “¿Cómo estás?”; ver dónde estaba el problema y poder prevenir algo como el tiroteo de Jacksonville.

Lo que me lleva al problema de la nula atención de su padres hacia David y de cómo él pudo haberse sentido de estar solo al grado de encerrase en el mundo de Madden NFL, haciendo que tuviese una baja interacción con otras personas y derivando en que no pudiese tolerar la frustración de perder en un videojuego. Hecho que lo hizo matar a 2 persona y a herir a otro tanto sin mayores problemas.

Suceso que se relaciona con la venta de armas, una situación que en Estados Unidos ha generado un serio debate sobre su regulación e incluso prohibición, ya que no es el primer tiroteo que ocurre durante un evento público como un concierto, festival y en este caso un torneo gaming. En donde las armas sólo fueron las meras herramientas para una tragedia que pudo haberse evitado, ya que recordemos en el vecino país del norte igual de fácil es comprar balas que comprar dulces o juguetes.

En conclusión, el incidente de Jacksonville nos demuestra una vez más que la mala combinación entre armas y una mala salud mental que no fue atendida a tiempo son la mezcla perfecta para desatar una tragedia ya sea en casa o en lugar público. Pues si bien los menos culpables son los videojuegos y las compañías como EA, quienes sólo hacen negocio con el entretenimiento y no son quienes deban responsabilizarse por los actos de uno o varias personas.

Sin embargo me parece muy honesta y valiosa, la postura de EA al cancelar los torneos al momento y centrase en ayudar a las víctimas del tiroteo en Jacksonville a recaudar fondos para los funerales de Taylor Robertson y Elijah Clayton, así como para los heridos.

Es triste que coas así pasen y en mi forma personal de ver esta situación; este hecho nos debe servir para reflexionar que si bien toda competencia y en particular los videojuegos deben ser un medio de diversión y relajación; no una forma auto estrés que nos lleve a hacer tonterías de las que nos arrepentiremos.

Por ello les recomiendo que la próxima vez que un videojuego los frustre o los haga enojar, simplemente…déjenlo, apaguen la consola o computadora y respiren. No queremos más “David Katz” y tiroteos en las noticias.

_______________________________________________________________

Aquí en El Vortex, expresamos nuestra solidaridad con la victimas del Tiroteo del Torneo de Madden NFL de Jacksonville, Florida. Y esperamos la pronta resignación de las familias de Taylor Robetson y Elijah Clayton.

Comentarios

comments