La nueva serie de Netflix, Manic causó grandes expectativas al contar con Con Cary Joji Fukunaga (It) y Patrick Somerville (True detective) a cargo de este proyecto, además de tener a Emma Stone y Jonah Hill como protagonistas de la serie. Aun así, este no es un proyecto original ya que fue basada en la serie noruega con el mismo nombre, estrenada en 2014.

La historia se centra en Annie (Emma Stone) y Owen (Jonah Hill) quienes dan vida a dos personas con una profunda depresión, que ocasiona que se inscriban a un experimento farmacéutico cuyo objetivo es erradicar este mal que asola a la humanidad. Esto es el detonante para toda la trama que se basa en las alucinaciones que van presentando estos personajes. Nos vamos empapando de las relaciones con los que los rodean y va tocando temas fuertes como la intensidad de las emociones, los procesos de duelo y  el aprender a vivir con ello, el como percibimos lo que habita en el interior, su verdadero yo ante ciertas situaciones percatándonos de sus miedos, traumas… y con eso me detengo, porque no quiero spoilear demasiado.

El arte te lleva por distintos períodos de tiempo, además de fantásticos. En términos generales parece ser un tema retro futurista. Entre las referencias que podemos encontrar a Alicia en el país de las maravillas (Por ciertas situaciones con los personajes), Don Quijote de la mancha (por la distorsión de la realidad) o Eterno resplandor de una mente sin recuerdos a grandes rasgos porque conforme se desarrollan las fantasías, encuentras similitud con bastantes historias.

Es complicada al principio, es un tanto lenta y es comprensible que esta serie no sea del agrado de todos, es tan compleja como quieras verla, por ello debes prestar mucha atención a los detalles, a los personajes y diálogos porque conforme se desarrolla surgen ciertas dudas, pero posteriormente a lo largo de la trama se van aclarando.

Personalmente lo que amé de esta serie fue su soundtrack, que te lleva de la mano ante cada alucinación y de vuelta a la realidad, dándote momentos de tensión, ansiedad, energía, relajación, miedo y casi todos los estados de ánimo que una persona puede llegar a sentir.  La música corrió a cargo de Dan Romer, cuyos trabajos destacados han sido Treat your better (2016) y su participación en Beast of no nation (2015) disponible también en Netflix.

Otro aspecto destacable es su fotografía, los juegos de luz y ambientación son bastante dinámicos y acertados ante cada situación. Respecto a las actuaciones, nos dejan ver la versatilidad de los actores, tanto Stone como Hill hacen un buen trabajo, pero un par de miembros entrañables en el reparto son Justin Theroux y Sally Field que agregan un toque desenfrenado y un tanto exótico a la trama.

Así que si quieren sumergirse en la trama de esta serie o simplemente darte una embarrada de lo que muchos hablan en este momento, presta mucha atención, siéntate y déjate envolver en esta historia.

Comentarios

comments