Todos los días es lo mismo, la monotonía del día a día se vuelve un dolor de cabeza, afortunadamente cuando uno pone atención a las cosas se da cuenta que no es siempre lo mismo, hay pequeños detalles en la vida que te hacen recordar cosas, hoy es un día de esos, pero comenzó de una manera muy peculiar.

Me levanté temprano para no llegar tarde a la oficina, el jefe es muy fijado con eso de los horarios y los 10 minutos de tolerancia a la hora de la entrada, así que salí del departamento y me encamine al metro y al llegar en la estación había mucha gente y frente de mi había un señor de edad avanzada, tenía una barba y bigote parecidos al Quijote, cuando arribó un tren vacío ese señor entró de una manera muy aguerrida, recordé a un clásico personaje y estuve a nada de gritar ¡Leroyyyyyy Jenkiiiiiiins! (World of Warcraft – Leroy Jenkins) Pero eso solo se quedó en mis pensamientos para no parecer un demente.

Al llegar a la estación, ya era menos la gente que había en el vagón así que no me costó trabajo descender, la flojera me hizo tomar las escaleras eléctricas así que íbamos formados y actuando gorditos y bonitos (Madagascar – Los Pingüinos), la mayoría de camisa, corbata, pantalón de vestir y zapatos lustrosos, vaya sí que parecíamos pingüinos, salí lo más pronto que pude de la estación, pero uno no puede iniciar el día con el estómago vacío así que fui con la vieja confiable (Bob Esponja), la señora de los tamales.

Estando ahí pedí lo de siempre, la torta de tamal verde con atole de chocolate, en ese momento me encontré con la señora de la limpieza de la oficina, esa señora que varias veces me mira con desprecio y me dice “¿Cómo puedes comer mucho y que nunca engordar?”, y siempre le respondo “ese es mi secreto Capitán, yo ya estoy gordo” ( Avengers), vaya, nunca entiende eso pero yo me muero de la risa, comí rápido mi desayuno y entré a la oficina y como era de esperar ya estaba ahí el jefe viendo a qué hora llegaba.

En la recepción estaba mi jefe con otras celebridades de El Vortex, Estaba el jefazo platicando de algo importante con Mena Vox y los chicos de Hariken Fest, algo de unos descuentos de comida y algunas cosas que no entendí de un sorteo de cervezas, el jefe me vio de reojo y me pidió que pasara esa información al Comunity Manager de la página de, yo no quería y en forma de broma le dije al jefe “Oblígame” (Los Simpsons) y terminé yendo o me caería un descuento en mi pago, eso es abuso de poder amigos.

Cuando llegue al piso donde laboro estaba el otro becario apurado con unas notas para las columnas de la semana pero tenía una resaca de proporciones bíblicas, se estaba quejando del dolor de cabeza y su terrible deshidratación a lo que le respondí “ahhh pero anoche” (Jean Claude Van Dame), reímos y cada quien se fue a su escritorio. El tiempo vuela cuando hay muchas cosas por hacer y apenas fue hasta la hora de la comida me di cuenta de que encuentras referencia por doquier si pones atención, ya sean de películas, de videojuegos, series, anime, etc.

Esto quizá sea a causa de que nos la vivimos conectados a internet o a que estamos sobrecargados de información innecesaria, no lo sé, pero quizás después les platique más de ese alucine mío y espero que cuando ese momento llegue no me respondan:

Comentarios

comments