Comprendo que todos los días vivimos en un mundo cruel donde muchas cosas están fuera de nuestro alcance, pero hay una crueldad en específico, una que está llena de vileza y es una de las formas más puras de la maldad, el hacer Spoilers, es casi tan horrible como no recibir el bono de puntualidad o que la señora de los tamales no tenga atole calientito, pero esa clase de cosas no se comparan con los Spoilers.

Les contare como sobreviví a ellos, era la mañana del 27 de abril del 2018 cuando todo comenzó, me levante temprano como todos los días, me arregle, salí corriendo hacia el trabajo y conforme iba llegando a la ciudad (si vivo tan lejos como si viviera en un rancho) me daba cuenta de que mucha gente ya había visto Avengers: Infinity War, parecía una zona de guerra, gente desvelada pero sonriendo, peinados despeinados, botones mal abotonados, gafas chuecas y crudas de sueño por doquier, al observar esto sabía que el alma de los Spoilers estaba flotando sobre de mi como una nube de lluvia esperando descargar su furia, use mis audífonos para no escuchar platicas, hice log out de Facebook para no leer spoilers, silencie el Messenger y Whatsapp para no ver ninguna imagen, me incomunique del mundo.

Al llegar a la oficina pensé que estaba a salvo pero no era cierto, el alma del Spoiler había poseído a algunos compañeros que fueron a ver la película en la función de media noche, parecían zombis listos para morderme e infectarme con el virus del spoiler, que si el Capi esto, que si el Bucky lo otro, que si Spidy bebé, que si Thanos senpai, bla bla bla, solo cerré los ojos y dije “soy uno con la fuerza, la fuerza está conmigo”, cruce rápidamente ese pasillo para tomar el elevador y dirigirme a la cafetería, quizás un buen café podría aliviar un poco la tensión.

Cuando llegue al segundo piso, la cafetería parecía ser extrañamente el lugar más seguro, digo extrañamente porque es la cuna de los chismes, es como el lavadero de los chismosos, en lugar de lavar ropa comparten comida de sus tuppers y compran medios kilos de tortillas, así que me dirigí a la máquina de café cuando súbitamente el horror llegó a mi vista, ahí estaban algunos chicos del equipo Hariken Fest con sus palomeras de Ironman, el Guantelete del Infinito y sus vasos de Avengers, voltearon a verme y cual viles entes demoníacos se dirigían hacia mí, no sabía si me hablarían más de Hariken o querían platicar de Infinity War, así que solo corrí de regreso al elevador, ahí estaba yo en ese pasillo esperando a que llegara el elevador, los chicos caminaban rápidamente hacia mí, el elevador no llegaba y cuando pensé que todo estaba perdido apareció el otro becario, pobre alma en desgracia, se topó con ellos lo cual me dio tiempo de escapar.

Pensé que todo el Corporativo de El Vortex ya estaba infectado de Spoilers pero pensé que solo había un lugar en todo el edificio donde estaría libre, la oficina del jefazo, el siempre esta con unas copas encima y no creí que el hubiera ido a la función de anoche, es más, no creía que se haya presentado a trabajar. Afortunadamente ya había pedido permiso para salir temprano, con el mayor sigilo entre a la oficina del jefe, me lleve una gran sorpresa, había otro becario y la secretaria escondidos allí, porque efectivamente el jefazo no fue a trabajar… estuvimos trabajando ahí hasta que llegó la hora de salir.

Tuve que dejarlos solos a su suerte, salí de la oficina blindado con mis audífonos y unos lentes oscuros, fingí que tenía una cruda de sueño y no pelaba a nadie, sabía que no podría seguir así durante más tiempo, fui al cine más cercano y compre un boleto para la función más próxima…

[2h 36 minutos después]

Entendía porque la gente estaba así, no era el cansancio era todo, las emociones, los sentimientos encontrados, el trago agridulce, no entiendo cómo es que todavía hay personas sin ver esta película, yo no pude soportar menos de 24 horas, tienen mi respeto y admiración aquellos que no la han visto y no se han tragado ningún spoiler, ya es noche y es hora de dormir, ya nada es igual.

Comentarios

comments