Por Ginny Flores

“Si usas un vestido y un animal anda contigo, eres una princesa”

Maui, Moana.

En la pasada edición de la D23, la convención dedicada a los fanáticos del estudio de animación del ratón, fueron presentadas las películas próximas a estrenarse por Disney Animation Studios; entre éstas producciones se encontró la secuela de Ralph: el demoledor donde se presentó parte del elenco que participará en esta nueva entrega: Las Princesas. Muchas de ellas se presentarán digitalmente por primera vez y esto causó un revuelo muy grande pues se notaron la ausencia de personajes importantes de la franquicia Princesas como la reina Elsa de Arendelle, sin embargo y para tranquilidad de muchos, Elsa y su hermana, Anna, sí forman parte de este nuevo proyecto, de hecho, las 14 princesas pertenecientes a la franquicia participarán con un papel pequeño en esta nueva producción.

¿Qué se necesita para ser parte de la franquicia Princesas?

No basta con tener un linaje real en la sangre como Blanca Nieves o Aurora; ni haberte casado con un príncipe como Cenicienta o Bella; ni si eres hija del jefe de la tribu (quien haría las veces de rey) como Pocahontas, Merida o Moana; o, en el mejor de los casos, se te conceda el honor por haber salvado un país entero como hizo Mulan. No, eso no es suficiente pues, de ser así, dos princesas, de verdad princesas, no habrían sido olvidadas en esta franquicia: la princesa Elena de la película El Caldero Mágico (1985) y la princesa Kidagakash de Atlantis: El Imperio Perdido (2001).

Disney tiene muy claro quién puede y quién no puede ser una Princesa digna de la franquicia y nada tiene que ver con las condiciones expuestas arriba: si un personaje femenino quiere aspirar a ser coronada como “princesa oficial”, tener un montón de mercancía con su cara y una muñeca tipo Barbie, necesita tener una taquilla verdaderamente buena, que la mercancía de promoción deje mucho dinero, las críticas sean buenas y que las niñas deseen tener más y más cosas de este personaje.

Actualmente, existen 11 princesas oficiales y coronadas: Blancanieves, Aurora, Cenicienta, Ariel, Jazmín, Pocahontas, Mulan, Bella, Rapunzel, Tiana y Merida. Anna y Elsa, de la película Frozen, no han sido coronadas por un motivo muy sencillo: Frozen, por si sola, vende muchísima mercancía y no necesita de la franquicia para vender un poco más. Moana, por su parte, aún disfruta del furor que su película causó pues no ha pasado un año de su estreno. El problema vendrá cuando haya que coronar a Moana ¿qué pasará con las princesas de Arendelle?

Las olvidadas

Más importante que saber qué vendrá en un futuro para las monarcas de Frozen, es saber por qué dejaron fuera a Elena y Kidagakash quienes son princesa en toda orden. Es bastante sencillo: Elena pertenece a la época más oscura en la producción de películas del estudio del ratón, época que muchas personas consideran indigna del nivel que el estudio solía ofrecer. La película fue tan mal recibida que, de los 44 millones de dólares invertidos en su producción, sólo “recuperó” la pobre cantidad de 21 millones.  Un fracaso total. Es entendible que nadie recuerde que Elena también es una princesa.

Por su parte, Kida tiene más o menos el mismo problema. Aunque hacía ya muchas películas que Disney había vuelto a la alta calidad de producción en sus películas, Atlantis fue una cuya recepción no fue del todo grata, aunque recaudó 186 millones y sólo se invirtieron 120 millones en su producción, esta recaudación mundial significó otro pequeño descalabro para el ratón pues la mercancía destinada para la promoción de la película no fue muy bien recibida. Con el argumento de que es una historia no entendible para los niños y que el argumento no los atrajo, Kida quedó fuera de la lista de princesas oficiales con todo y su linaje real.

Personajes como Esmeralda (El Jorobado de Notredame), Jane (Tarzan) y Megara (Hércules) tampoco han sido consideradas para su coronación con todo y el gran cariño que muchas niñas les guardan. Éstas son las humanas que han olvidado porque princesas animales, como Nala (El Rey León) o Lady Marian (Robin Hood), no forman parte de la franquicia y dudamos que lo hagan.

Disney debería replantearse la idea de la franquicia Princesa y rescatar a las (no) princesas que ha dejado bajo llave y darles una segunda oportunidad para Ralph: El demoledor 2 y así romper completamente el internet.

Comentarios

comments