La vida del pintor holandés Vincent van Gogh, está llena de misterios y mitos. ¿Por qué se cortó la oreja? ¿se la regaló a una prostituta de la cual estaba enamorado? ¿se la regaló a un enemigo? ¿padecía algún desorden mental? ¿por qué una banda pop-rock español lleva su nombre? Quizá, nunca podamos dar respuestas a estas incógnitas, al menos no en esta nota, pero sí era pertinente para esta reseña nombrar esos misterios y mitos, pues son parte esencial de la vida del pintor.

La anécdota detrás de la pintura

Además de pintar, van Gogh escribió muchas cartas a lo largo de su vida. Cartas que, en su mayoría, estaban dedicadas a su hermano Theo. Es aquí donde inicia nuestra aventura cinematográfica en la búsqueda del hermano del célebre pintor a un año de la muerte de éste sólo para descubrir que Theo también ha muerto.

Esta película plantea qué hubiera pasado con la carta, la última, que le escribió Vincent a Theo antes de morir y que jamás llegó a manos de su hermano. Un filme nostálgico, amoroso, conmovedor y, por qué no decirlo, doloroso.

Lo maravilloso de la realización 

Pero hablar de esta cinta, es hablar de la preciosa animación con la que deleitan nuestros ojos. Y es que no nos encontramos ante la típica animación por computadora a la que Disney, Pixar, Dreamworks, Illumination y un largo etc, nos tienen acostumbrados. Tampoco es una animación tradicional en 2D como las películas de Studio Ghibli. Y menos es una stop motion. Loving Vincent nos presenta una animación de los personajes, escenarios y cuadros pintados por van Gogh. La realización de esta película le tomó 5 años a 125 pintores expertos en la técnica óleo.

Como no todo puede ser perfecto en una obra de este calibre, el guión, aunque muy bueno y conmovedor, tiene pequeñas deficiencias que pueden no notarse si nos fijamos más en la forma en la que se nos plantea porque, como ya se dijo antes, el trabajo de los pintores para reproducir esta película es excelso pues logran recrear casi a la perfección la paleta de colores y las pinceladas de van Gogh. Un trabajo digno de museo.

Una dura contienda espera 

Aunque aun falta más de un mes para la entrega de los premios Oscar, la lista de prenominados en la categoría animada ya ha sido liberada y Loving Vincent se cuenta entre los contendientes. Definitivamente no tiene la nominación fácil pues así como hay obvios perdedores, como The Emoji movie, también está peleando un lugar ante titanes como Coco que se ha ganado el corazón de millones alrededor del mundo.

Separar la forma de la historia daría como resultado una impresionante animación que deleitaría a más de un fan del pintor, pero, sumado a este gran trabajo de animación, el guión que acompaña, las pinturas hacen de Loving Vincent una verdadera obra de arte viviente.

Comentarios

comments