Hola, soy Axlord y soy ciudadano friki. El siguiente texto está libre de spoilers, pero está largo y está lleno de mis opiniones personales. Considérate advertido.

Ya casi es 2019 y en los albores –o ¿debería decir albures?– De la década del 2020, seguimos peleándonos por cosas como “¿A quién le toca hacerle un sándwich a quien?” O “Tú vas ser soporte y tú vas ser tanque y se callan los dos“. Como si algunos no tuvieran suficientes razones para despotricar contra la postmodernidad, estamos también en la era de los remakes, en donde las ideas nuevas vienen de las ideas viejas, y las casas productoras de contenido tratan de adaptar a los tiempos modernos, las historias de antaño.

Ya puedo escuchar sus pensamientos “Justo en la infancia”. A primera vista, el remake de la vieja serie de She-ra, raya en los dos conceptos que ya mencioné; este es otro remake de una serie de antaño, llena de personajes de diversas razas y tipos de cuerpo y, al parecer, también diversas preferencias sexuales “¡Que alguien piense en los niños!“. Originalmente She-Ra fue creada por Filmation como un spin-off de He-man en la década de los 80’s y que servía como un ancla para que los consumidores siguieran comprando las figuras y juguetes hechos por Mattel.

Si no hubiera visto las credenciales de los creadores de esta serie, probablemente yo me habría dejado llevar por prejuicios antes de verla. Aunque Netflix tiene un historial de desastrosas adaptaciones live-action, los remakes de series animadas son otra historia; ahí tenemos el ejemplo de Voltron, hecho de la mano con nada menos que Dreamworks. Es justamente esta dupla la que nos entrega una nueva adaptación de la hermana gemela perdida de He-man y yo no hubiera podido pedir algo mejor.

He aquí mi Sinopsis libre de spoilers:

Es difícil no sentirse identificado en algún punto con la relación entre Adora y Catra

“She-ra y las princesas del poder” nos cuenta la historia de Adora. Una huérfana que entrena como soldado de las fuerzas de Hordak, el gobernante del planeta Etheria. Un día, ella y su amiga Catra deciden explorar el bosque de los susurros, donde se esconde la rebelión de Luna Brillante. Ahí, Adora descubre que ella es la elegida para llevar el poder de She-ra, la campeona y defensora de Etheria y, junto con la rebelión y las demás princesas, su misión es restaurar el equibrio de Etheria que Hordak y sus fuerzas han roto. Adora debe enfrentar y vencer a su antigua amiga Catra, y a las fuerzas que la criaron y la engañaron desde su infancia.

Todo, en compañía de la alianza de las princesas multiculturales de Etheria.

Hay que admitir que la premisa suena bien; la historia entonces se desarrolla con Adora descubriendose a sí misma, tratando de conciliar la idea de que toda su vida fuera una mentira y que ahora ella debe detener a su mejor amiga de seguir el objetivo por el que ambas lucharon juntas antes. Todo junto a sus nuevos amigos: Glimmer, la hija de la líder de la rebelión de Luna Brillante y Bow, el mejor amigo de Glimmer.

Al mirar el show, la primera similitud que te salta a la vista tal vez es con Steven Universe; por el diseño de personajes y la gran diversidad entre ellos. El tema de opening pareciera un jingle para un comercial de muñecas, pero es bueno en realidad. La animación luce algo perezoza a primera instancia, esto se entiende ya que es animación tradicional a excepción de algunas maquinarias en las que se utiliza CGI. Conforme avanza la serie, el sentido del humor es una mezcla entre Steven Universe y Avatar: La leyenda de Aang; y no es la única similitud que tienen con esas series: las relaciones entre los antagonistas y protagonistas y entre los personajes mismos son muy similares a estos shows.

Es decir, el diseño anterior no tiene nada de malo. Así como el nuevo tampoco lo tiene.

Tal vez a los fans de la serie original les cause algo de rechazo el aspecto nuevo de She-ra y tal vez los entiendo. Nos la cambiaron a la original; una mujer de exuberante belleza, curvilínea y con un vestido escotado por una adolescente de 1.80 (dato no verificado) con shorts y brazos mas gruesos que mis propias piernas. Pero la nueva imagen de She-ra está hecha para darle forma a La Princesa del Poder, esto es, una joven hermosa y muy fuerte; alguien que te intimida tanto por su belleza como por la amenaza que puede representar. Personalmente, me encanta y agradezco que hayan respetado el hecho de que la protagonista sea una chica de raza anglosajona como la original.

A pesar de que los demás personajes no corrieron con tanta suerte, los cambios de raza y de tipo de cuerpo no me parecen algo mal. De hecho, los personajes de la serie original eran, a mi parecer, bastante unidimensionales al grado de parecer copias uno del otro. Claro, para haber sido personajes creados con el mero propósito de que Mattel pudiera vender más juguetes, lo hicieron bien en aquel entonces.

En cuanto al doblaje al español latino, tengo que decir que no tengo quejas al respecto. La traducción es bastante fiel a los diálogos originales y los actores hicieron un estupendo trabajo; el doblaje por supuesto que es mexicano:

  • Adora / She-Ra: Jocelyn Robles
  • Glimmer: Alondra Hidalgo
  • Bow: Arturo Castañeda
  • Catra: Jessica Angeles
  • Hordak: Humberto Solórzano
  • Shadow Weaver: Yolanda Vidal

El reparto es muy bueno y le dan un buen feeling a la serie en general. Si tienen cuenta en Netflix, yo la recomiendo mucho; sea que conozcas la serie original o no. También está la serie original, por si tienes curiosidad de conocerla es muy buena. Eso es todo de mi parte; les deseo un buen rato de Netflix & Chill. Nos vemos en alguna convención.

 

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anterior7 juegos para exprimir el Xbox Game Pass
Artículo siguienteSesión Cosplay: Sesshomaru Por E-Bol Kameko
El sujeto con el sombrero negro que, según él, le da poderes de fotografía. La gabardina es nada mas para combinar. Prefiere hacer fotos en pasillo en vez de stand, así que es probable que pase desapercibido como otro nini con una cámara reflex en la convención.