Robot

Recientemente vi tanto Kick Ass 2 como la más reciente entrega de Wolverine, y si bien no me parecieron malas cintas, no pude evitar pensar cuánto distaban sin fundamentos de lo que se plantea en los cómics. Por ejemplo, ¿por qué si el MotherFucker era un villano realmente despreciable en el papel, en cinta lo habían vuelto un gracioso y patético adolescente con aires de poder? ¿O Silver Samurai un “robot” cuando podría haber sido una persona real con poderes mutantes?

Aunado al controvertido anuncio de Ben Affleck como Batman, no puedo evitar pensar que Hollywood es tanto un ser bizarro, como un niño consentido y una comadre temerosa del qué dirán. Si bien no creo proveer una respuesta contundente con este ensayo, si espero lleguemos juntos a algún punto en común.

BatmanNRobinAparte de que claro, Batman y Robin es la peor cinta de superhéroes de todos los tiempos.

¿Por qué se hacen cintas de cómics si no se respeta la fuente original?

Hace años platicando con amigos conocedores surgió esta pregunta que todos los comiqueros nos hemos hecho alguna vez, y la respuesta más cómoda en aquel entonces fue: “Es que Hollywood tiene que adaptar las historias para el público en general que no conoce a los personajes”.

Con los años, esta respuesta pasó de posible verdad a pretexto ridículo. No solo los personajes se han vuelto tan parte integral de la cultura popular que cualquier niño de 10 años probablemente conozca más sobre el origen de Batman y Spider-man que sobre el origen de su nación, sino que además a quienes nos tocó ver el boom de dichos personajes ahora somos adultos con poder adquisitivo. Pero lo verdaderamente ridículo de esta teoría no solo radica en que es perfectamente posible explicar el origen de cualquier personaje de cómics en menos de 2 minutos (claro, si te lo cuenta alguien que sabe y que es capaz de sintetizar), sino que dicha creencia me hace sentir como si Hollywood pensara que la gente es estúpida y que hay que explicarle las cosas con peras y manzanas.

Adam-Sandler-en-Jack-and-Jill-2Aunque bueno…

Y OK, admito que el que yo sea un docto del tema (de personajes de cómics), no quiere decir que a toda la gente le interese y sea tan receptiva a la hora de quererle explicar el porqué Wolverine antes tenía garras de hueso, es solo que….

¡Las historias ya están ahí!

Perdonen el siguiente arranque ególatra: Algunos sabrán que escribí una obra de teatro llamada “Deadpoolmeo y Mikulieta”, y que ésta se presentará en varias convenciones debido a que me fue posible “otorgar la licencia” de la obra a amistades mías que viven en las ciudades de Xalapa y Oaxaca, para que adapten el guión con sus propios equipos de trabajo. El otro día, leyendo una de estas adaptaciones, me di cuenta que si bien la esencia de la obra estaba ahí, en el texto algunos chistes se habían “replanteado” (innecesariamente en mi opinión), para prácticamente ser el mismo chiste con otras palabras; “seguramente quien lo reescribió quiso darle su propio estilo para sentir que la obra es un poco más suya” concluí.

No me lo tomen a mal, la adaptación me gustó y ansío ver cuando se presente, pero el punto al que quiero llegar es: Si la historia y los personajes fueron lo suficientemente buenos o interesantes como para que alguien se interesara en hacer una película, entonces ¿por qué los cambian? Justo porque quienes se encargan de esta transición, quieren poner su grano de arena.

ws_Sand_dunes_1600x1200Aunque hay quienes se pasan de plano.

Citaré como ejemplos Watchmen, V for Vendetta y Scott Pilgrim. Tres cintas adaptadas de cómics y que a mi parecer son excelentes puesto que sus realizadores lograron “resumir” idoneámente la trama (ya que de lo contrario habrían sido cintas de más de 4 horas), manteniéndose fieles a la esencia de la fuente sin cambiar a los personajes o bien, librándolos de algunos de sus defectos y resaltando sus virtudes como el caso de V.

Por otro lado están cintas como WantedWorld War Z (ya sé que no es de cómics, pero sirve como ejemplo). Ambas cometieron el peor pecado de la adaptación: solo usar el título de la obra para contar una historia tremendamente diferente. Wanted, un relato sobre un joven que hereda superpoderes y un lugar dentro de una sociedad secreta de supervillanos, termino volviéndose un filme sobre una secta de asesinos que siguen religiosamente la interpretación de los hilos de una sábana; WWZ pasó de una crónica histórica de supervivencia a la búsqueda de Brad Pitt de una cura contra los zombis.

catwoman-halle-berryEs tan absurdo como hacer una cinta donde Gatúbela tenga “poderes de gato” porque se los dio una Diosa egipcia y– un momento…

Ahora tampoco quiero decir que todas las historias de cómics sean buenas, y terror me daría siquiera pensar en que Marvel podría basar Age of Ultron (la secuela de The Avengers) en algo tan horrible como su saga homónima. Pero…

¿Entonces quién tiene la culpa?

Toda la gente incorrecta. Hollywood finalmente esta lleno de trampas llamadas “ejecutivos” y “focus groups“; la labor de los primeros es proponer ideas sobre lo que ellos consideran como “lo más conveniente” para el negocio (en este caso, la trama de una cinta), y los hay de todos los colores: desde los que en efecto creen que la gente no será capaz de entender una historia de cómo un hombre se puede hacer más fuerte si se inyecta una sustancia química llamada Venom, pasando por los que creen que la gente en verdad quiere ver MÁS explosiones que diálogo. Los hay cobardes que temen cualquier represalia por parte de las asociaciones de padres de familia, que creen las cintas pueden hacer drogadictos a sus hijos (retomando nuevamente el ejemplo de Bane), o que Marvel los puede demandar por usar el nombre de uno de sus personajes para el químico en cuestión, o si la comunidad asiática se sentirá racialmente ofendida si El Mandarin tiene el look que siempre ha tenido en los cómics, etc.; llegando finalmente a aquellos ejecutivos a quienes no les importa más la película que los juguetes que ésta pueda vender.

spidey-boxes“Que tal si en la próxima cinta Spidey detiene a Electro con una pelota y así podemos vender estas figuras.”

Después, el focus group no es sino una serie de entrevistas y encuestas a gente que potencialmente vería la película, y cuyas respuestas no hacen sino arrojar datos ambiguos que los ejecutivos arriba mencionados interpretan nuevamente a su conveniencia. Que las madres de adolescentes sienten es una cinta violenta, entonces quitemos todo rastro de sangre de la misma; que a los ancianos no les gusta que digan tantas groserias, entonces cambiémoslas por “recaspita” o “recorcholis”; la distribuidora quiere hacerla “veíble” para menores de 15 años, quitemos los desnudos; que las chicas quieren romance, va; los pubertos chicas voluptuosas, perfecto… y así indefinidamente hasta que la cinta no es sino una monstruosidad que desea complacer a todos menos a aquellos que finalmente hicieron popular a los personajes: los fans.

Robocop con niñosEs como cuando a Robocop lo programaron para matar menos criminales y sermonear más a los niños.

Puedo recordar otros ejemplos además de Robocop, como un episodio de Family Guy cuando Brian escribe un piloto de televisión sobre el drama de un padre que tiene que estudiar mientras cuida a su bebé, mismo que pronto los ejecutivos desvirtúan convirtiéndolo en una comedia sobre un padre que va a la universidad junto con su hija adolescente.

Brian Griffin's House of PayneY un mono, porque todos aman a los monos ¿no?

Pocos son los directores que se suben los pantalones y no dejan que este tipo de involucramientos ocurran, como Tim Burton cuando filmó Batman Regresa y le valió gorro que el estudio le regañara porque los personajes eran “demasiado obscuros para hacer juguetes de Cajita Feliz”; o Zack Snyder cuando dirigió 300 tomando cuadro por cuadro las viñetas que Frank Miller trazó en su novela gráfica.

Pero por cada gran obra siempre habrá un Batman & Robin, un Iron Man 3, una Elektra, un Wolverine: Orígenes, un Caballero de la Noche Asciende y un siempre creciente número de corazones geeks rotos.

¿Existe alguna solución?

No quiero ser el pesimista del grupo, pero finalmente Hollywood siempre se defenderá con 2 cartas trampa: “Nos interesa más la opinión de la mayoría” (los 100 millones que verán su película, basados en su focus group, que los 100 mil fans del personaje), y “finalmente el cine es más un negocio que un hada madrina que cumple sueños los geeks” (o sea, “nos importa un pepino que tengas todos y cada uno de los cómics de Batman, nosotros le pondremos pezones a su traje”).

“Y enfocaremos de forma nada sútil su trasero y paquete.”

Eso, sumado a que sin importar cuan terrible sea la adaptación, ésta en efecto le dé la razón a Hollywood en esos sentidos (como Iron Man 3, que resultó ser la 2ª cinta con más recaudación el día de su estreno de todos los tiempos), pinta un panorama muy negro para los fans, pues por cada uno que hable pestes de ella, siempre habrá otros dos no-fans que hablarán maravillas, o que dirán sandeces como “La 3ª de Batman de Christopher Nolan es la mejor de la trilogía”.

Tristemente la solución radica, aunque suene exagerado e irreal, en que tú, fan de los cómics, te pongas a estudiar cine y algun día, despues de haberte ganado la confianza de Hollywood, no te dejes convencer de lo contrario, y hagas por fin esa cinta de la Liga de la Justicia que todos hemos soñado.

LotteryO ponte a jugar mucho a la lotería para financiar que Tarantino la dirija.

Jagr es un comiquero de corazón y primero en las trincheras en contra de cintas como Iron Man 3, y Batman: El Caballero de la Noche Asciende, enfrascándose así en una lucha sin cuartel contra el resto del mundo que parece las aman.

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anteriorLa Lín_ea Vortex: El arte de cómics perdido; Kang y Kodos en Universal
Artículo siguienteMicrosoft compra Nokia

Aunque Jagr y JagrDemon son entes diferentes, la calamidad los ha obligado no solo a compartir el nombre (lo cual no es tan malo pues los hace tocayos), sino también la cuenta de El Vortex. Uno, un friki con aires de todo conocedor de cine, comics y videojuegos; el otro un viajero interdimensional con la boca llena de anécdotas y la sangre de vodka.