¡Oh Alien!, con tu extraña figura xenomorfica balanceándote en pantalla y aterrorizando a las personas desde 1979, creando un personaje de culto y referencia obligada, tú con tus entregas buenas y otras no tanto ¿En qué te has convertido? Pues con cierto grado de razón ni Prometheus ni Alien Covenant son lo que los más aguerridos esperaron… aunque esto no es del todo malo.

Dirigida por Ridley Scott esta es una continuación directa a la cinta de 2012 Prometheus. Con su estreno el pasado 12 de mayo es la cinta que tenemos esta semana En Cartelera.

¿De qué va esta vez?

Es el año 2104 y nos encontramos con la nave colonizadora Covenant la cual sufre una avería la cual provoca que la tripulación despierte de su crio-sueño. Sin embargo, durante la reparación, los tripulantes se encuentran con una señal proveniente de un planeta cercano que parece ser habitable pero que no está en sus planes y como toda misión inteligente –spoiler: no lo es– deciden cambiar su rumbo hacia este nuevo destino donde se encontrarán con lo que nadie está listo para enfrentar.

Ya en el planeta un grupo de reconocimiento se adentra en busca de la señal que los llevó hasta ahí y tan solo bastan unos minutos para que todo se vaya al demonio desencadenado por dos sucesos: Se encuentran con una nave conocida y nace el primer Xenomorfo.

Lo malo

Los dos párrafos anteriores resumen la primera media hora de la cinta dejando fuera los spoilers y giros de turca que puedan sorprender al espectador. Sin embargo un problema constante es el ritmo, pues no logra crear un ambiente de tensión ni de suspenso en gran parte de la cinta, lo que por desgracia lleva a que las escenas se sientan largas y aburridas, siempre podrás estar esperando que ocurra algo, pero tendrás que esperar… y bastante en mi opinión.

Otro punto malo para la producción son los Xenomorfos, que no me malinterpreten, se ven geniales y ya hablaremos más adelante, pero se sienten diferentes pues el sentimiento que transmitían en anteriores entregas o en productos de la franquicia como Alien Isolation simplemente no está. Y es que el hecho de que ya no infundan ese miedo, esa desesperación en espacios cerrados, mata un poco el punto de en el espacio nadie te puede escuchar gritar.

Aunque el mayor problema de todos es lo predecible que se vuelve la historia, los pocos plot-twist que se intentan son cada vez más predecibles que el anterior y es que no podría decir que esto sea culpa de Alien, sino de que estamos ante una saturación de historias similares que no hacen mucho para variar la formula entre monstruos, clones y accidentes espaciales.

Lo bueno

Y por más que sea diferente, no podría decir que es malo. Retomando el punto de los Xenomorfos, es en lo visual donde cae la primera llamada de atención, siendo que se ven muy fluidos, consistentes y con gran calidad al detalle en cada escena que aparecen. Ridley Scott supo colocar la dosis correcta de sangre e incomodidad en las secuencias de infectados y nacimiento de las creaturas creando sensaciones genuinas de escalofrió.

La acción y secuencias frenéticas son más abundantes y aunque cambian el tono general, son disfrutables sin llegar a ser un hito en la saga. Lo mejor es aceptar este nuevo giro y disfrutar ver esos fantásticos combates.

La narrativa es buena y las conexiones que se han creado con Prometheus se han más que presentes cerca de la mitad de la cinta; lo cual es muy bueno, pues permite ampliar el panorama de la cinta y no verlo como un evento aislado de la franquicia.

Lo extraño

Por su parte las actuaciones son bien llevadas y aunque se nos trata de presentar un elenco consistente, el peso recae en Michael Fassbender quien hace un buen papel al 2×1 y Katherine Waterston quien tiene un sospechoso parecido con Ripley pero que no le llega llenar las botas espaciales de esta heroína.

Y si te lo estabas preguntando, si, necesitas ver Prometheus para poder entender al 100% la cinta, pues caso contrario, te encontraras con un experiencia cortada, que resulta entendible pero no totalmente satisfactoria, teniendo que justificar personajes y secuencias que ni siquiera estas seguro de que así ocurrieron.

No creo que Alien Covenant sea una mala continuación/precuela a la saga, pues disfrute una buena parte de la experiencia y si, la podría volver a ver, pero definitivamente no es lo que esperaría de una cinta más conservadora de la franquicia. Tiene un tono diferente, un Xenomorfo diferente y por tanto, es diferente a lo que yo estaba esperando de Alien.

Comentarios

comments