Un año ha pasado desde que los 4 Jinetes desaparecieron en su acto final en Nueva York, dejando sin pistas al FBI, que los investigaba por robo, y ganándose la admiración del público por sus acciones al más puro estilo Robin Hood.

Después de sus arriesgados actos de magia, los Jinetes consiguen ingresar a “El Ojo”, una antigua organización cuya intención es resguardar la magia verdadera y conseguir seguidores dignos de seguir con esa misión. Sin embargo, el hecho de ser fugitivos de la ley no les permite llevar una vida pública y considerando que su vida era ser el centro de atención en cada uno de sus shows, algunos miembros comienzan a desesperarse y es así como, de entrada, se nos informa que Henley Reeves (Isla Fisher, que no aparece en la cinta) ha abandonado al grupo. Daniel Atlas (Jesse Eisenberg), por su parte, busca hacerse con el liderazgo de los jinetes, pues desde que llegaron siguen las órdenes de Dylan Rhodes (Mark Ruffalo), el miembro del FBI que los vigiló durante todos sus actos en la precuela. Jack Wilder (Dave Franco) y Merrit McKinney (Woddy Harrelson) por su parte, han estado aprendiendo trucos el uno del otro, en preparación para su próximo regreso a los escenarios, mismo que Rhodes, por órdenes directas del Ojo, parece haber estado retrasando en repetidas ocasiones (esto aunado al hecho de que parece que poco a poco está perdiendo la confianza de sus compañeros del FBI). Pero al final la espera ha terminado y se nos introduce a Lula (Lizzy Caplan), la cuarta jinete que ocupará el lugar que Henley dejó vacante.

El evento en el que los Jinetes deciden reaparecer es la presentación de un nuevo dispositivo por parte de una de las compañías más innovadoras en el mundo (aquí se hace un guiño a Apple y a los escándalos de privacidad de años recientes). Sin embargo, parece que alguien le ha seguido la pista a los protagonistas y se ha logrado adelantar a sus planes, poniéndolos en descubierto, involucrando directamente al FBI y provocando que los compañeros de Rhodes descubran que es un espía; logra escapar y ahora es un fugitivo. Todo parece indicar que el responsable de estos trucos es Thaddeus Bradley (Morgan Freeman). Al intentar escapar, los magos caen en una trampa que los lleva hasta China, donde son recibidos por el hermano de Merrit, quien los conduce hasta la persona responsable detrás de la trampa en la que han caído: Walter (Daniel Radcliffe).

Walter les propone a los 4 Jinetes un trato bastante sencillo: Robar para él un dispositivo capaz de vulnerar la seguridad de cualquier computadora en el mundo… eso o morir. Mientras tanto, Dylan Rhodes buscará la ayuda de Thaddeus Bradley, el hombre al que puso tras las rejas un año atrás al lograr inculparlo por las acciones de los Jinetes. ¿Lograrán salir con vida de la trampa en la que han caído? ¿Serán capaces de devolver el golpe? ¿Podrá Dylan confiar en Thaddeus para salvar a sus amigos? ¿Qué es lo que realmente busca Walter?

Mucha acción y magia de principio a fin, así que si te gustó la primera entrega, debes ver ésta, sí o sí. Recomendable verla en 4D para vivir los actos en todo su esplendor.

Se dice que habrá una tercera parte sin fecha de confirmación. Los rumores dicen que llegará a finales del próximo año… mientras tanto, disfruta del Segundo Acto.

 

Título original Now you see me: The second act / Now you see me 2
Dirección Jon M. Chu
Producción Bobby Cohen
Alex Kurtzman
Roberto Orci
Guión Ed Solomon
Peter Chiarelli
Música Brian Tyler
Fotografía Peter Deming
Montaje Stan Salfas
Género Acción
Suspenso
Duración 130 minutos
Productora K/O Paper Products
Distribución Summit Entertainment
Lionsgate
Presupuesto $90 millones

Comentarios

comments