Cada nueva temporada nos llegamos a encontrar con un “sleeper hit”, series que casi nadie esperaba, que no hicieron mucho ruido o que de plano pasaron completamente bajo el radar de muchos por muchas razones.

El gran sleeper hit de la temporada pasada definitivamente fue Warau Salesman NEW. Esta serie esta basada en un manga de los 60’s que ya había recibido previamente una adaptación al anime.

De que va la historia

La trama es muy simple, cada episodio está dividido en dos historias, la narrativa es estilo “pata de mono”, esto significa que son historias donde deseos se cumplen pero vienen con un enorme precio. El personaje principal es Moguro Fukuzou, un vendedor de puerta en puerta, pero no es un vendedor común y corriente, la mercancía que maneja son “corazones humanos”, y no, no es literal, si no figurativo. Moguro busca a sus clientes, personas con problemas existenciales, aburridos de su rutina de trabajo, de su matrimonio, con problemas laborales, de familia, personas solitarias, tímidas y en fin, la lista no termina, esencialmente, personas con alguna vulnerabilidad que puede explotar, escucha sus problemas y eventualmente les ofrece una solución, y por si fuera poco jamás pide algún tipo de compensación monetaria. Todo esto suena muy bueno para ser verdad, y efectivamente, siempre hay una condición que los clientes no pueden romper, si es que aceptan el trato, las consecuencias varían entre cliente a cliente, pero siempre, sin fallo, los clientes son tentados de una manera u otra y terminan siendo castigados directamente por Moguro.

Nuestro querido protagonista no discrimina, adolescentes, estudiantes de universidad, amas de casa, ancianos, cantantes, sea quien sea, si son vulnerables y están en la línea de fuego de Moguro, podemos estar seguros que terminarán arrepintiéndose de haber dejado la cama ese día. Uno pensaría que las personas que terminan siendo castigadas es por que lo merecen y la historia conlleva alguna lección o historia moral para el espectador, pero desafortunadamente no es así, aunque la regla haya sido rota de manera injusta y el cliente haya sido forzado por segundos, él sufre las consecuencias, de nuevo, Moguro no discrimina en absoluto.

¿Cuál es el encanto de la serie?

En definitiva el morbo, la expectativa de cómo el cliente romperá las reglas y el tipo de castigo que le espera. Todo esto se maneja en una narrativa de humor negro, y esto se refleja en el estilo de arte de la serie. De la misma manera, otro de los encantos de la serie es que muchos de nosotros nos podremos identificar con muchas de las crisis existenciales de las víctimas ya que es muy seguro que al menos una de las historias presentadas a lo largo del anime coincidan con experiencias que hayamos vivido previamente.

Otro detalle que hay que hacer notar, y muy importante para los amantes de seiyuu famosos, es que que cada victima cuenta con la voz de un seiyuu invitado famoso (Como ejemplo, Koyasu Takehito o Akira Ishida). Hay que hacer notar que la serie se maneja en un formato episódico, no hay una continuidad, por lo que es posible ver los capítulos en cualquier orden sin ningún problema.

El arte es, en definitiva, es una de las razones principales por las que el anime no hizo mucho ruido entre espectadores, no es para todos, pero vale la pena darle una revisada, especialmente si uno puede ver un poco más allá de el arte tan peculiar (Vamos, funcionó para varios con Osomatsu-san).

¿Interesado en lo que has leído? Warau Salesman NEW está disponible en Crunchyroll

Comentarios

comments