En columnas anteriores he manifestado mi amor hacia la obra de Tim Burton y lo fan que me volví desde que vi Nightmare Before Christmas hace más de una década. Bueno, ahora no podré ser condescendiente. Lo siento, pero la exposición en el Franz Mayer El mundo de Tim Burton no vale lo que cuesta la entrada ($320).

Lo malo….

Filas largas

Para variar, hay desorganización para entrar al recinto. El día que fui, varias personas habían comprado su boleto para las 2 de la tarde ¡y entraron hasta las 3:15 pm! A mí no me importó mucho pues pensé que estaba lleno porque la exposición valdría la pena, pero lamentablemente no fue así. Además, de nada sirve comprar el boleto en línea porque de todas formas se tienen que formar.

Pocas cosas realmente novedosas

Si son fans de hueso colorado, no verán casi nada que no hayan visto antes. Por ejemplo, hay una sección de cortometrajes que incluyen Vincent (1984), Hansel & Gretel (1983) y el videoclip Here with me que Burton le dirigió a la banda The Killers. Ya había visto cada uno de ellos, pues no son tan difíciles de encontrar en Internet.

Me atrevería a decir que como el 60% de la exposición estuvo dedicada al poemario La melancólica muerte del Chico Ostra (por alguna extraña razón). Si son fanáticos de Burton, eso no les molestará, pero si sólo conocen sus cintas más aclamadas como Batman o Nightmare before Christmas, probablemente esta exposición les aburrirá un poco. Además, algunas de sus películas –creo yo, corríjanme si estoy en un error– pasaron desapercibidas o casi no se exhibió nada de ellas como fue el caso de Sweeney Todd, Big Eyes, Dark Shadows, Big Fish, Planet of the Apes y Miss Peregrine’s home for peculiar children. La exposición debió haberse llamado “Tim Burton’s early work”, pues eso es prácticamente lo que verán.

Selfies everywhere…

Es muy molesto que vayan a estas expos sólo a tomarse la foto. En primer lugar, porque ya de por sí tardas una hora o más en entrar por tanta gente que hay y, en segundo lugar, porque se entorpece un poco el paso. Literal, estuve como 15 minutos esperando para poder tomarle una foto a Stainboy porque un grupito de amigos se tomó muchísimas selfies y les valió que hubiera personas en la fila. Después me los volví a encontrar dentro del museo y vi que ni siquiera leyeron las explicaciones ni pies de foto de los bocetos exhibidos.

Sé que muchos chavos van por moda y/o curiosidad a ciertos museos (yo misma lo he hecho), pero para que valga la pena, al menos infórmense de qué va la expo y, sobre todo, no se emocionen con las selfies. Si se van a tardar mucho, dejen que la persona que sólo quiere UNA foto, la tome primero que ustedes. Pareciera como si se apropiaran del espacio cuando están en el mood de Instagramers.

Lo bueno….

Primeros trabajos y obras inconclusas 

Lo que sí valió (un poco) la pena fue ver los trabajos de Burton cuando apenas era un adolescente. Todos son videos caseros, pero desde esa edad se puede notar su inclinación hacia lo fantástico y hacia la técnica del stop motion. Ver estos videos sirve de inspiración para darse cuenta de cómo él empezó desde cero grabando cortos con una Super 8 en el jardín de su casa, sin presupuesto y sin actores profesionales.

Chico Momia

Algo que me gustó muchísimo fue ver los primeros sketches y hasta un cuento infantil ilustrado que el cineasta hizo a los 18 años y que envió a los estudios Disney en busca de una oportunidad, así como obras que dejó inconclusas y que, muy probablemente, nunca más vaya a volver a trabajar en ellas. También se pueden apreciar bocetos que hizo en servilletas para películas que después realizaría e ilustraciones muy bien hechas (las de Trick and Treat fueron mis favoritas). Asimismo, están exhibidas las marionetas de los personajes de Corpse Bride y Frankenweenie, mismas que ya habían estado en Creativa Fest, hace 4 años. Igualmente, hay otra sección de cortometrajes animados sobre cada uno de los poemas de La melancólica muerte del Chico Ostra y carpetas de producción donde se muestra el proceso y desarrollo de vestuario y set design de algunas de sus películas.

Esculturas

No está permitido tomar fotografías dentro del museo; sin embargo, hay una sección (en el jardín) donde sí se puede. Aquí solamente verán esculturas de los personajes del poemario La melancólica muerte del Chico Ostra, y también los trabajos de los ganadores del concurso que se organizó varios meses atrás para poder asistir a la clase magistral. En lo personal, mi favorita fue esta escultura de Emily de El cadáver de la novia (Corpse Bride).

La cafetería del museo

Calificación: 7

“El mundo de Tim Burton” estará en el Museo Franz Mayer hasta el 8 de abril de este año.

 

Comentarios

comments