Como cada año, una batalla por saber cuál será la película de terror que gane la taquilla a nivel mundial se librará, pero las miradas de todo el mundo están puestas en dos películas en especial y no, no se trata de Destino final 400 o la nueva entrega de Saw. No, esté año, los reflectores están puestos en dos películas animadas.

En esta esquina, a tres años de su estreno y con una nominación a la Globo de Oro: The Book of Life. En ésta otra, de la casa productora más prolifera, premiada, amada, odiada, aclamada, con una polémica por querer registrar la marca Día de Muertos: Coco.

La batalla comenzó desde el primer trailer cuando los fans decidieron acusar al estudio de la lámpara de plagio pues aseguran que The Book of Life lo hizo primero y mejor. Las odiosas comparaciones no se hicieron esperar: que si la historia, que si la estética, que si el soundtrack, que si los personajes… en fin, todo parecía estar en contra de Coco hasta que alguien salió a defenderla.

Jorge R. Gutiérrez, sí, el mismo compa que co-escribió y dirigió The Book of Life, salió en defensa de Coco señalando que si bien ésta es ligeramente parecida a la suya, Pixar, como siempre, lo hizo mejor. Todo en Coco pinta mejor que en The Book of Life: desde el guion, el tratamiento del tema hasta los protagonistas.

“No, pues es que nos dio mucha flojera traducir las canciones del soundtrack”, dijo Gutiérrez  luego de preguntarle qué opinaba de Carlos Rivera cantando el tema principal de la serie. “Nosotros tuvimos que conformarnos con Gustavo Santaolalla, nadie como Carlos, deseamos poder haberlo tenido para nuestra película”.

En entrevista para El Vortex, ésta, su bella y amada revista, Jorge dijo que no importaba cuánto se esforzaran otras casa productoras por sobresalir, Pixar siempre lo hará mejor. Cuando le preguntamos el porqué nos respondió: ellos son profesionales, saben cómo invertir el presupuesto y si investigaron el tema del Día de Muertos.

Aunque aún no está en cartelera, Coco ya está dando de qué hablar, pues, para la competencia, es mejor y pretende ganarse no sólo la simpatía de la audiencia sino también porque probablemente éste gane un Oscar como mejor película animada.

“Si yo fuera miembro de la academia, no sólo les entregaba la nominación sino que no tomaba la molestia de ver las otras nominadas y les hacía entrega de la estatuilla”.

 

Comentarios

comments