Desde hace años hemos estado soñando con que las cintas de superhéroes fueran tomadas en serio, y esto se fraguó desde los míticos tiempos de Christopher Reeve como Superman y el Batman de Tim Burton. Poco a poco con Spiderman de Tobey Maguire , el Caballero de la Noche de Nolan y recientemente el universo de Marvel; esto se volvió ya una realidad palpable, que nos traerá proyectos como Wonder Woman, Justice League y la esperadísima Infinty War.

La popularidad de las películas de cómics ha llegado a confines inesperados, ya que antes las estrellas de Hollywood odiaban y hasta les daba pena salir en mallas, mascara y capa; ahora piden a gritos que les den chance con cualquier personaje. Los fans adoran la representación de Tony Stark en Iron Man, el feeling de Guardians of the Galaxy, o el debut feroz de Gal Gadot como Wonder Woman en Batman v Superman: Dawn of Justice, y no olvidemos al fallecido Heath Ledger, a quien le otorgaron un premio Oscar póstumo por su actuación como el Joker en El Caballero de la Noche de Christopher Nolan.

Los filmes de superhéroes han logrado un lugar en los premios Oscar, en las categorías técnicas: efectos visuales, edición de sonido y maquillaje, salvo la excepción ya mencionada. Pero a pesar de haber sido hasta la fecha el único actor que participo en una película de comics y se llevó la estatuilla dorada, el Joker de Ledger es un villano. Por lo que aun falta un héroe siendo acreedor a dicho reconocimiento.

En el mundo del cine los críticos y muchos fans ha especulado que este año podremos ver al primer superhéroe llevarse un Oscar a casa y este sería para Logan, cinta en donde Hugh Jackman le dijo adiós a su papel como Wolverine. Porque según se comenta, esta se siente mucho más real que otras que no dejan de ser una mera fantasía.

Sin embargo, Logan es diferente. Está enraizado, crudo. Sí, hay poderes mutantes y acción salvaje, pero la película es mucho más de un viaje emocional que física, separando a Logan de sus contemporáneos. Ya que a pesar de ser una historia sobre los superhumanos, la película de director James Mangold está más preocupada por la experiencia humana. No importa lo poderoso que pueda parecer, siempre hay un fin.

Además esta toca las ideas de esperanza, redención y la importancia de mantener un sentido de propósito. Ese es especialmente el caso de Wolverine, que no tiene nada para luchar y sólo conoce la pérdida. Incluso se podría decir que la película toma un tono más dramático con la llegada de Laura, quien le proporciona al anciano Logan un propósito, algo que había perdido hace mucho tiempo.

El filme es emocionalmente increíble ya que humaniza a los personajes y además nos hace darnos cuenta de lo frágil que es la vida de dos personajes usualmente poderosos, además está el tema de Charles Xavier, quien confía en Logan a pesar de los años. Y aunque la historia es sólida, la conclusión es que el público no se habría preocupado tanto por su historia si no fuera por las actuaciones de calibre Oscar por Jackman y Patrick Stewart.

Para nuestro multiverso es muy importante lograr ese tan anhelado reconocimiento de lo que nos gusta, que se respete y se tome en serio, ya que nos duele ver bazofias en el cine y que se burlen de algo con tanto potencial. No es la primera vez que pedimos que una película de cómic sea competidora por los Oscars y seguramente no será la última.

Esperemos que el gran éxito de Logan, el cual ha logrado superar los límites de las películas de superhéroes, sea el inicio de  filmes de comics con características más maduras y complejas, desafiando las normas del género.

Comentarios

comments