Robot2

Sí, muy tarde pero por fin pude ver la más reciente producción animada de Disney. Ahora, estoy seguro que ésta no sería la primera vez que me desconcierta encontrarme con algo que todos aman, y que no entiendo por qué. Aunque a estas alturas de la vida ya sólo me falte la licencia de cínico profesional, no habrá quién los salve de saber por qué creo que la gente se ha “sobre proyectado” con Frozen (a menos claro que en este momento cierren la ventana de su explorador, apaguen su computadora, la arrojen a un río y decidan irse a vivir a las montañas alejados de todo lo concerniente a internet).

Y serán felices, pues sin internet nunca sabrán lo mucho que todos los odian por esa decisión.

Si aún siguen aquí (y están dispuestos a tolerar SPOILERS) comencemos entonces precisamente profundizando un poco en el hecho de que:

4.- El que parezca que todos la aman creó un hype demasiado alto

¡Ah! Maldito sea el día en el que Facebook se creó como un portal para que toda la gente pueda postear y repostear videos e imágenes de cuanto ama las cosas (por cierto, ¿ya le dieron ‘Me gusta’ a nuestro Facebook?). Originalmente mi interés por ver la nueva cinta animada de Disney era puro y sincero, vamos, al menos desde Enredados hasta pareciera que Disney está haciendo mejor las cosas que su hermano Pixar (quien por segundo año no logra siquiera una nominación para el Oscar). Sin embargo, desde las pocas horas posteriores a su estreno, mi timeline fue invadido por posts y más posts con imágenes de las protagonistas, las mil  versiones de “Let it go”, debates profundos sobre cuál de las dos hermanas era mejor, y un sin fin de promesas de cosplayers que al parecer harán de las próximas convenciones un congreso de Annas y Elsas.

1388614457010Sí mi querida amiga cosplayer. Sabes que estoy hablando de ti.

Comprendo estos episodios de “amo tanto una película que parece sólo puedo hablar de eso”, yo lo viví con Pacific Rim; pero el que Frozen haya ganado el Globo de Oro sólo empeoró las cosas, parecía que no podía abrir Facebook sin ver más y más de la cinta que aparentemente le había cambiado la vida o algo así a tantas conocidas. Por lo que tenía que verla… ahora o nunca (pues seguro ya es su última semana en cartelera).

Entonces la vi y… ya. No me cambió la vida. No me hizo llorar… ni reír. Ni siquiera me dieron ganas de verla una segunda vez (ni una sexta vez, como gente que conozco). Sí, me entretuvo, y no es una mala cinta; es sólo que… ¿qué vio el resto del mundo que yo no? ¿Acaso hay dos versiones de Frozen en cines?

strange-twilight-zone-vortex¿Estaré en la dimensión desconocida?

Lamentablemente, temo admitir, mi expectativa era demasiado alta, pero ¡oigan! ¡Esa no es mi culpa! ¡Es suya! Pero si creen que esta razón no es lo suficientemente válida para decir que Frozen no ruleó entonces déjenme decirles que…

3.- No tiene NADA que ver con el “cuento” en el que está basada

Yo sé que seguido me quejo de lo mal que se adaptan las historias en Hollywood; pero déjenme contarles aquella de una chica que en el siglo XIX tenía una zapatería en algún reinado de Europa, hasta que un día entró a su tienda una señora de la alta sociedad a comprar zapatos y por distracción dejó uno de los que traía (porque claro, se llevó los nuevos puestos). Entonces esta chica de nombre… Cecilia, fue al palacio a ver si algún noble conocía el paradero de la señora. Pero entonces el pueblo fue atacado por una enorme calabaza que poseyó el cuerpo de la madrastra de Cecilia, quien con ayuda de la señora del zapato y del Príncipe, vencieron al monstruo y vivieron felices por siempre jamás.

Todo claro, con un aire steampunk, porque eso está de moda.

Si el anterior debraye les sonó remotamente a Cenicienta, entonces seguramente pensaron igual que los encargados de “adaptar” el clásico cuento de Hans Christian Andersen, quienes NO hicieron tal cosa. Lo único en lo que Frozen se parece al cuento en cuestión es que hay una reina, unos trolls… y ya. ¡Eso es todo! (en serio), ninguno de los personajes se llama igual, ni hay nada de hermanas, pueblos atrapados en el hielo, muñecos de nieve. ¡NADA!

Bueno, sí, también hay mucho hielo.

Yo comprendo que Disney poco a poco se está quedando sin “cuentos que adaptar”, pero no sólo el año pasado lograron un éxito con una idea original como lo fue Ralph el Demoledor, sino que esta… “actitud” de solamente tomar un único concepto (si el cuento se llama “La reina de las nieves” entonces pongamos a una reina con… poderes de nieve), es completamente atroz. Es por ello que no me queda más que temer genuinamente por el día que quieran adaptar cuentos o leyendas mexicanas y cualquier día veamos “La mujer dormida”: la historia de una princesa (obvio) indígena de nombre Itzel (pues es más comercial que Iztaccíhuatl) que vive en una montaña donde conoce a un guerrero de nombre Moctezuma (pues es un nombre mexicano que todos ubican y no suena a popó), y juntos luchan contra alguna malvada sacerdotisa que le lanza un hechizo a ella, el cual la deja dormida hasta que él le da un beso probando así que su amor es tan poderoso que no sólo vencen a la villana, sino que traen paz y prosperidad a todo el Valle de México…

¡No, Mickey! ¡Sólo era una broma! ¡Baja ese lápiz!

Pero ya que estamos hablando de personajes que no tienen nada que ver con su contraparte literaria…

2.- Los personajes son demasiado planos

Nuevamente usted disculpe si fui incapaz de ver “la profundidad emocional” de las princesas de Arendelle. Pero sinceramente no sé dónde podría radicar, ya que en ningún momento sentí ver algo que fuera más “profundo” que una telenovela mexicana.

tumblr_mz7i5hKmDX1s33fepo6_250Uy, fans ofendidas en 3… 2…

Anna sólo quiere que alguien la haga feliz, ya sea su hermana o un desconocido, mientras que Elsa sólo quiere alejar a todos por temor de hacerles daño. Ambos personajes explicados en una oración. Y yo sé que una cinta de Disney no es lugar para hablar sobre los problemas políticos y sociales que derivaron en las muertes de los reyes de la nación, pero ¿qué pasó entonces? ¿Quién o cómo se gobernaron esas tierras? ¿Y por qué los trolls no le explicaron a los reyes que Elsa tenía que aprender a manipular sus poderes en vez de aparentemente encerrarla en su habitación y alejarla completamente de su hermana? Si conocían la respuesta a ‘Para vencer el frío en el corazón, se necesita un acto de amor verdadero’, ¿por qué no la dijeron antes? Tal vez si Elsa se hubiera dedicado a proteger más a su hermana, y atender pretendientes, nada de esto hubiera pasado y el reino no habría estado en un eterno peligro de que Elsa explotara y lo congelara todo y a todos.

6g2szjhkfeHU9c

clqbulbbI2oXHH

A menos que en secreto ella fuera una sociópata… Lo cual habría hecho la cinta más interesante.

zhKwNFt

Y qué dice de las protagonistas de la cinta que su patiño, Olaf el muñeco de nieve y comic relief de la trama, sea aparentemente el personaje más popular. Y no me hagan hablar de Kristoff, de quien al parecer su única gracia era hacer como si su reno hablara. El único personaje que “me encantó” (al menos hasta los últimos 20 minutos de película) fue…

1.- Hans, quien es un tipazo

Llámenme cursi, pero qué “Let it go” ni qué nada, para mí esta fue la mejor canción de la cinta:

Debo admitir algo, cuando Anna se empezó a relacionar con Kristoff yo me sentí un tanto decepcionado sobre la dirección de la trama (que ella se enamoraría de él y rompería con Hans, el hombre que conoció un día por el que conoció dos días); más cuando Hans era la pura galantería en persona:

  • Ayudó a una chica a no caer al agua aun cuando no sabía que se trataba de la princesa del reino.
  • Su primer acto como “gobernante interino” fue repartir frazadas a la población.
  • Dado que su amada no regresaba, fue a buscarla él mismo.
  • Se enfrentó y derrotó a un gigante de hielo.
  • Evitó que la Reina muriera de un ballestazo a traición.

hans-barbie-doll-disney-frozenAdemás se ve que su juguete tiene toda la actitud.

En qué maldito momento M. Night Shyamalan metió su cuchara en el guión y decidió que la historia tenía que tener un ‘twist’ y que Hans se volviera villano, aunque sus acciones anteriores demostraran lo contrario; es decir, si tanto interés tenía en ser el Rey de Arendelle, por qué no simplemente esperó a que Anna jamás volviera de buscar a Elsa siendo que él había sido nombrado “el hombre a cargo en lo que ambas volvían”. O bien, por qué no dejó que mataran a la Reina… o en ese sentido por qué no la mató él mismo cuando estaba inconsciente o presa. Hubo un momento donde incluso me sentí aliviado pensando que si Anna terminaba con Kristoff, Hans al menos terminaría con Elsa como consuelo. ¿Qué demonios Disney? Antes eras chévere.

94330-snow-white-high-five-gif-SNL-I-6JRbNo me importa que todos sigan diciendo lo cool que eres.

En fin, concluyo repitiendo que Frozen no me pareció una cinta mala, pero tampoco creo sea excelente, admito que es merecedora de un Oscar, no por su trama, sino porque técnicamente si es muy superior a otras como Mi Villano Favorito 2 (la cual sinceramente disfruté mucho más), aunque narrativamente sea inferior a las anteriores entregas de los nuevos estudios de animación de Disney como lo fueron -a excepción de Aviones- las cintas de Ralph o Rapuzel.

7xmBedSY hablando de Rapunzel, cierro compartiéndoles esta interesante imagen que encontré.

Jagr es un crítico de cine que suele navegar contra corriente, hablando pestes de cintas que todo el mundo ama (o al menos disfrutó) como World War Z, Iron Man 3, o Skyfall. Y aunque incapaz de entender el fanatismo de la gente por todo lo que produce Disney, antes solía ver bastante Disney Channel hasta que apareció la serie esa del perro bloguero (¿WTF con eso?).

Comentarios

comments