Artículos Cine Cómics y Manga Featured

7 razones por las que Logan ES la mejor película de los X-men EVER

El final de una Era

17 años se dicen fácil, pero si nos ponemos a pensar con detenimiento, en 17 años puede cambiar una vida por completo y para Hugh Jackman fue un cambio que muchos de nosotros difícilmente vamos a olvidar. El pasado viernes 3 de Marzo fue el estreno de Logan, cinta donde despedimos a quien ha sido Wolverine a lo largo de 17 años y que ahora ha decido que esas garras no saldrán más.

Pero sentimentalismos aparte –y tratando de no llorar– Logan es la mejor película de los X-men hasta la fecha y aquí en El Vortex te damos las 7 razones de esta afirmación. ¿Listos para un último viaje?

No es Old Man Logan

Antes de que enciendan las antorchas y vengan a quemarme, déjenme explicar un poco de este polémico punto.

En un inicio muchos pensaban que Old Man Logan sería una excelente forma de cerrar un ciclo de este emblemático mutante pues no solo es una historia memorable sino que cuenta con grandes secuencias y un futuro alterno muy rico para explorar.

Sin embargo hay que recordar las limitaciones de una adaptación tanto en derechos –porque MCU– y de narrativa. A pesar de que me encantaría ver a Logan pelear contra los hijos de Hulk, no siento que esto pudiera ser aprovechado –o realizado– con la misma calidad y estilo visual que nos ofrece en el comic.

Y si, Logan toma los elementos que necesita de esta historia, pero sin verse atado a seguir la línea de este. Finalmente, si quieren ver la historia de Old Man Logan… ¡LEAN OLD MAN LOGAN!

La bendita clasificación R

Si alguien les dice La clasificación no importa” por favor denle un golpe a ese sujeto. Gracias al arrollador éxito de Deadpool hace un año, fue que Fox permitió apostar por una versión más violenta y cruda para Logan.

Esta –muy acertada– decisión se ve reflejada en las secuencias de acción y peleas donde Wolverine y Laura lucen mejor que nunca permitiendo mutilaciones, perforaciones, rebanados y hasta decapitamiento sin llegar a ser grotesco y sin ser un festival de sangre como Tarantino.

Mientras que Logan es más lento y preciso dando oportunidad de apreciar sus ataques, X-23 es más dinámica y agresiva explotando rápidamente contra los enemigos. Pero de este duo hablaremos más adelante.

Un futuro sin tanto contexto

Un punto problemático para todos es ubicar la línea temporal donde se encuentran los sucesos de Logan –porque viajes en el tiempo– y aunque el director afirmó que todo ocurre en su propia realidad, los fans no podemos dejar esto tan al aire e intentamos darle sentido de continuidad con las demás películas.

Después de mucho pensarlo, este contexto realmente no importa para los acontecimientos de Logan, pues no profundizan en el futuro de ninguno de los hombres X (ni de la trilogía original, ni de Apocalipsis), lo cual es preciso pues permite dar más tiempo a Logan y dicho sea de paso, que los espectadores no le busquen mil y un errores.

Aunque sea cuestionable el hecho de que la trama no haga esfuerzo por explicar los sucesos de Westchester y como es que los mutantes terminan en tales condiciones, es una opción que puedo aceptar para dar mayor fluidez a su propia historia. Al final del día Lo que pase en Westchester, se queda en Westchester

Laura – X-23

La inclusión de Dafne Keen como la hija de Wolverine –aunque les sangre la boca a los puristas– es una de las partes que sostiene al producto completo, pues a pesar de su poca experiencia en grandes cintas, hace una muy buena interpretación de una joven X-23 que aún tiene mucho camino por recorrer.

El personaje a pesar de no seguir los orígenes de la forma más fiel (lo del clon principalmente) funciona para los fines sentimentales con Logan, proyectando un aura parecida a su contraparte más vieja, pero teniendo siempre el rol de una hija. La acción que provoca es un goce visual con mucha acrobacia y movimientos frenéticos, incluso más violentos que los que viéramos en cualquier película de Wolverine.

Lo extraño en este personaje es el doblaje que recibió en español, el cual aplica muchos regionalismos y un spanglish bastante fuera de lugar, pero este problema es exclusivo de la versión en español, por lo que la queja no llega a más.

La historia

Las historias de los mutantes siempre han sido interesantes al mostrar un equipo de héroes trabajando con sus habilidades, lo cual ha traído sus altos y bajos en la saga, pero que aun asi podemos encontrar muy disfrutables.

En Logan dejan de lado esta capa heroica y buscan una historia más aterrizada a lo que sería un mundo como el nuestro –dentro de lo posible– y ciertamente el contexto de la película es interesante, pero no se deja llevar solo por una acción desenfrenada o un deseo de venganza o salvar el mundo –otra vez–. En esta ocasión se trata sobrevivir un lugar más real al que vemos en Días del futuro pasado, sin tanto caos, simplemente es el final.. En un movimiento arriesgado, el tono general se siente más frió y tenso, e incluso evoca más a una cinta de drama que a una de acción.

No puedo negar que la cinta tiene momentos lentos que buscan crear una conexión entre los personajes o mostrarnos la razón de sus acciones, pero estos momentos se siente tediosos, aunque no son tantos.

Un Wolverine diferente

Pero la razón más importante y el que se lleva las palmas sobre todo los peros que puedan encontrarse, es la actuación de Hugh Jackman, que si bien no es como para recibir un premio a la academia, nos entrega esa grandiosa última participación con el personaje.

Este Wolverine o más bien, Logan, es diferente a lo que hemos visto antes; de ser un sujeto con el que es mejor no meterse, a ser un soldado indestructible o un héroe imparable; pasa a ser un sujeto vulnerable, un sujeto que no se conserva como antes, un sujeto que esta el final que está cerca. Es evidente que Logan está cansado no solo físicamente, sus heridas lo demuestran y a esto no hace más que llegar problemas a su vida. Con la aparición de Laura (la cual trata de evitar lo más posible) solo ve más de lo que siempre ha sufrido: perder a los suyos.

Esta faceta es inusual, pues aunque la segunda cinta intento mostrar sin éxito al personaje en una situación vulnerable, es en esta ocasión donde realmente sentimos que Wolverine está acabado.

Las escenas de acción demuestran todo el peso que tiene el personaje con un factor curativo terminado, con movimientos lentos y pesados y una mentalidad que solo quiere encontrar un final. Siendo el ultimo viaje, me queda claro que esta es la mejor interpretación de Jackman como el personaje dando pasión y drama por igual.

Adiós vaquero

La cinta se puede definir como una carta de despedida de dos personajes fantásticos: Wolverine y el Profesor X. Ambos llegando al final de sus días en un mundo donde ya no son especiales, con la crudeza necesaria que estos merecen.

Todo lo que inicia tiene un final, y para Hugh Jackman, Logan o Wolverine, ese final ha llegado. Con su muerte en pantalla se cierra un ciclo y aunque no dudo que veamos un nuevo actor que tome las garras, difícilmente se llenaran los zapatos que deja el actor.

Por su parte el Charles de Stewart siempre me ha parecido el mejor Profesor X y aunque McAvoy no es un mal profesor, para mí, este fue el Charles que conocí y que ahora también se ha ido. A lo que no me queda más que decir…

Ahora corre a casa, ve con tu madre y dile… ve y dile que todo estará bien. Que ya no hay más mutantes en el valle.

Comentarios

comments