Aeon Drive es, en esencia, un título de plataformas creado por el desarrollador español 2 Awesome Studio. Dicho de otro modo, un juego en el que debes llevar a tu personaje del punto A al punto B, mediante saltos entre plataformas, mientras derrotas enemigos y esquivas trampas.

Pero aquí hay un par de cosas que le meten algo de sabor al asunto: el límite de tiempo que tenemos en cada nivel, y la capacidad de teletransportarnos en estos.

Nuestra protagonista es Jack, o Jacqueline, una aventurera intergaláctica que sufre un desperfecto en su transporte y se ve obligada a realizar un aterrizaje de emergencia en un planeta cercano, que no es ningún otro que la Tierra en un futuro remoto.

Debido al accidentado aterrizaje, el motor de la nave se daña y estallará en tan solo 30 segundos, provocando un gran daño en el planeta y matando a Jack en el proceso. Para evitar esa catástrofe, nuestra heroína debe recuperar algunas piezas de dicho motor que están repartidas por la ciudad de Neo Barcelona.

Para poder cumplir esa imposible misión en únicamente 30 segundos, Jack cuenta con la ayuda de un dron o pod, dotado de inteligencia artificial, que tras el accidente del motor adquirió la capacidad para manipular tanto el tiempo como el espacio, justificando así las dos principales mecánicas del juego.

Debo admitir que Aeon Drive me tomó por sorpresa, ya que resultó ser algo muy diferente a lo que esperaba por sus gráficos y apariencia, es decir, un juego de acción, quizá un metroidvania, pero nada más lejos de la realidad, ya que está más emparentado con arcades como Snow Bros o Ninja-kun.

Ciencia ficción y pixel art suelen ser una buena combinación

Una de las primeras cosas que me llamaron la atención del juego, además de su hermoso pixel art, fue el ajustado límite de tiempo que tenemos para pasar cada uno de los niveles, tan solo 30 segundos. Para ponerlo un poco en perspectiva, en Super Mario Bros 1 este límite era de unos 200 aproximadamente.

Mecánicas y controles

La otra cosa que me sorprendió, fueron sus controles, que son en verdad muy buenos, diría que casi excelentes, salvo por un pequeño defecto del que hablaré un poco más adelante.

El esquema de controles de Aeon Drive se divide en seis botones: salto, ataque, barrida, usar energía, teletransporte y cancelación. Ya que los tres primeros se explican por sí solo, enfoquémonos en los tres restantes.

Como recordarás, tu límite es de 30 segundos, lo que a primera vista verás que es imposible. Para poder lograrlo, necesitas recoger celdas de energía que están repartidas por el escenario, que van llenando un medidor que al llegar al máximo te otorga cinco segundos extra al presionar Tríangulo o Y.

Aeon Drive: una aventura pixelada que te permite jugar con el tiempo y el espacio
La propuesta de Aeon Drive primero entra por los ojos

Encontrar estas celdas de energía no es problema, ya que abundan en los niveles, pero en contraparte, llenar la barra cada vez te pide recolectar más de estos objetos, lo que hace de esto un elemento estratégico, pues en ocasiones puede ser que te convenga más solo seguir avanzando por el nivel.

Aunque puede parece poco tiempo, esos 30 segundos en realidad son más que suficientes para poder alcanzar la meta. Pero aunque el juego quiere que te des prisa en acabar, a la vez te invita a que explores la totalidad de los escenarios, si es que quieres obtener todos los objetos que están ocultos.

Ahora bien, a lo largo de tu camino vas a toparte con obstáculos que no puede cruzar, o con plataformas que superan la altura de tus saltos. Es aquí donde entra la teletransportación.

Dominar cada aspecto de los controles es fundamental

Para teletransportarte lo que debes hacer primero es presionar Circulo o B, con lo que Jack arroja a su pod, que queda clavado en una superficie. Si tras eso presionas de nuevo el mismo botón, la chica aparecerá justo en la posición que marcaba el dron.

Como podrás suponer, esto no es tan sencillo, ya que el dron solo puede fijarse en objetos sólidos, no puede atravesar objetos que no sean barreras de energía, y tiene un rango de alcance limitado, por lo que debes pensar muy bien cuándo puedes teletransportate y cuándo no.

Pero, ¿qué ocurre en el caso de que arrojas a tu pod y te arrepientes de ello? Pues si te alejas lo suficiente, este regresa en automático a ti, o si presionas el botón L1 lo recuperas en el acto. Ten esto muy presente, porque en los últimos niveles debes usarlo bastante para terminarlos.

Aeon Drive: una aventura pixelada que te permite jugar con el tiempo y el espacio
Presta atención al pequeño tutorial del principio

Combate y coleccionables

Aunque Jack cuenta con una espada, en realidad el combate en Aeon Drive está muy limitado, es más, diría que es prácticamente inexistente. El juego tiene tres tipos de enemigos: un robot que flota de izquierda a derecha, unas torretas fijadas a superficies que disparan y unas pequeñas bases móviles.

Entrar en contacto con estos enemigo, o sus proyectiles, te mata al instante, lo mismo que las trampas, pero si eres lo suficientemente diestro con tus saltos y la teletransportación, bien puedes pasarte el juego entero sin recurrir a tu espada ni una sola vez.

Bajo este mismo principio, el juego no cuenta con jefes. Lo que puede ser algo bueno o malo de acuerdo con tu perspectiva. En mi caso, puedo decir que sí los eché algo en falta, y que puedo pensar un par de formas en las que pudieron ser implementados.

Como ya expliqué antes, Jack muere de un solo golpe, la buena noticia es que tienes vidas ilimitadas, y la única penalización por morir es que regresas al inicio del nivel y pierdes los items que hayas recolectado. Y prepárate para morir mucho, porque lo vas a hacer, en especial si quieres todos los objetos.

Solo 30 segundos te separan del desastre

Hablando de esto, hay dos tipos de coleccionables en los niveles: unas gemas moradas y unos cubos luminosos. Ambos items suele estar bien escondidos, o en caso de estar a plena vista, requieren que hagas gala de tus habilidades para ser tomados.

En el caso de los cubos, se trata de objetos que dan un poco más de información sobre el mundo del juego y la protagonista, y pueden ser consultados en el apartado Coleccionables del menú principal.

Por su parte, la gemas parecen no tener ninguna utilidad, pero resulta imprescindible conseguirlas todas si es que quieres sacar el final bueno del juego. La ventaja es que en la pantalla de selección de niveles te indican dónde te falta recoger la gema, y puedes repetirlo las veces que quieras.

Siendo justos, hay un tercer tipo de objeto que puedes tomar, un hotdog que aparece en ciertos niveles, pero para ser honesto, nunca supe su utilidad, aunque es verdad que luego te aparece en la sección de Coleccionables.

La exploración tiene sus riesgos, pero también recompensas

Estética cyberpunk y una vieja conocida

El apartado gráfico del juego me ha parecido bueno, y su estética parecida a la de Katana Zero. En especial los fondos de los escenarios están muy bien detallados, lo que no evita que tengan algunos elementos que se repiten bastante.

Puedo decir que los desarrolladores hicieron un buen trabajo para hacerte sentir en una ciudad cyberpunk. Sin embargo, Neo Barcelona está prácticamente desierta de presencia humana, lo que al final pone trabas a la inmersión y resta algo de peso al argumento.

En lo que respecta a lo musical, la banda sonora de Aeon Drive se compone de melodías electrónicas que encajan bastante bien con la estética y atmósfera del juego. No me quedo con ningún tema en específico, pero estos cumplen bien con su objetivo.

Aeon Drive: una aventura pixelada que te permite jugar con el tiempo y el espacio
La estética cyberpunk es inconfundible

Por su parte, los efecto de sonido me han parecido algo menos memorables. No quiero decir que sean malos, que no se me malentienda, pero sin duda algo les faltó para destacar. Al menos no resultan molestos o monótonos, lo que por sí solo ya es de agradecer.

Las actuaciones de voz, en cambio, son bastante buenas. Las conversaciones entre Jack y su pod nunca llegan a sentirse exageradas o fuera de lugar, y por el contrario, definen muy bien la personalidad de cada una.

Como curiosidad, quien da voz a Jack es Kira Buckland, actriz que en el pasado hizo lo propio con 2B en NieR Automata, personaje que también contaba con un pequeño pod que la ayudaba a salir de problemas.

La voz detrás de la gionide más emblemática del videojuego

Fácil de aprender, pero difícil de dominar

Aeon Drive no me ha parecido particularmente difícil, eso hasta los niveles finales de los dos últimos sectores de la ciudad, donde el reto se vuelve considerable, aunque tampoco llegan a ser un desafío en el que te vayas a quedar atorado durante horas, en especial si ya tienes dominados los controles.

Por cierto, retomando lo mencionado antes, los controles son muy buenos, pero tienen un ligero problema. Jack posee un movimiento especial, una caída en picada, que se realiza presionando el botón de salto más abajo al mismo tiempo, y que en teoría sirve para librarte de enemigos.

La cosa es que en ocasiones debes hacer saltos consecutivos de un muro a otro, y si por desgracia tu pulgar se desvía un poco y marcas por accidente hacia abajo en el joystick o la cruz direccional, tu personaje va a caer como piedra, matándose con ello probablemente.

Una propuesta sencilla pero divertida

No es algo que ocurra muy seguido, pero sin duda es frustrante cuando pasa, y es un claro recordatorio de por qué este tipo de movimientos, por lo general, se realizan con el botón de ataque y no el de salto.

Dicho esto, se trata de un título fácil de aprender, pero difícil de dominar, con algunas secciones que te exigen utilizar todo lo aprendido, aunque dejándote cierto espacio para la improvisación, lo que es un gran punto a su favor.

Si bien la propuesta de Aeon Drive es simple, y hasta cierto punto repetitiva, es un juego ante el que puedes pasar varias horas, ya que cuenta con 100 niveles, y en cada uno de estos hay una gema que debes encontrar.

Eso por no mencionar que cuenta con marcadores globales en los que se queda guardado el tiempo que te demoras en acabar cada nivel, y que siempre puedes mejorar para quedar en el ranking superior a nivel mundial.

Aeon Drive: una aventura pixelada que te permite jugar con el tiempo y el espacio
Si lo tuyo es batir marcas, Aeon Drive es una buena opción a considerar

Ahora bien, si esto no es de tu interés, también tienes la posibilidad de jugar hasta con otras tres personas en modo local o en línea, ya sea de manera cooperativa o competitiva, lo que le da un giro muy interesante al juego y le agrega un factor de diversión distinto.

Aeon Drive está disponible desde el 30 de septiembre de 2021 para las plataformas PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X/S y Switch.

Lo bueno

  • Pixel art
  • Controles
  • Mecánica de teletransportación
  • Varias rutas para llegar a la meta
  • Actuaciones de voz
  • Gran actor de rejugabilidad
  • Modo multijugador

Lo malo

  • Efectos de sonido poco memorables
  • Escenarios desérticos
  • Poca variedad de enemigos
  • Ausencia de jefes

Lo feo

Movimiento de caída en picada mal configurado

CALIFICACIÓN:

Rating: 4 out of 5.

Comentarios

comments