Tardó 5 episodios, toda la primera mitad de temporada en Los Anillos de Poder y aún estamos lejos estamos de que las tramas se unifiquen; aunque por lo menos pareciera que cada historia ya inició en mayor o menor medida a contarnos algo sustancial: que si los pelosos acompañados del ‘gigante’ con poderes, que si Galadriel rodeada de humanos ya les convenció de apoyarla, o que si la incómoda alianza de elfos y enanos va a llegar a algún objetivo claro. Cinco episodios se han tardado en dejarse de presentaciones y, por fin, ofrecer un objetivo para cada una.

Desde el segundo episodio que la protagonista más central de la serie piso la isla humana. Y entre el racismo que nos contaban, su acompañante con pasado turbio, una reina indecisa en tomar decisiones, y todo eso embarrado en el drama familiar de Eledin y sus dos insufribles hijos; por lo menos se llegó al resultado donde Galadriel convenció al reino humano de apoyarla con barcos y soldados en ruta hacia Tierra Media (por lo menos con la excusa de regresarle el supuesto trono a Halbrand, a ver si es cierto…)

Por otra parte la alianza entre el elfo Elrond y su amigo enano Durin ya cuenta con su conflicto real. Cuando el rey elfo Gil-galad ya confiesa el apuro a Elrond de que toda la raza de elfos se va a extinguir si no consiguen el mineral mágico ‘mithril’ ya tenemos un factor real de estar viendo a estas dos razas tratarse como parientes lejanos en fiesta de Navidad. Mejor aún, solo escenas más tarde Elrond habla al respecto con Durin empujando a que no demore tanto la creación de Los Anillos de Poder.

Aunque pareciera que la serie de Los Anillos de Poder nos quiere vender la urgencia de ver como están a punto de ser aniquilados Arondir, Bronwyn, y el resto de refugiados en la torre cerca de los Orcos, no logra que estos me importen realmente. Arondir lleva ya varios episodios sin hacer nada; que el mocoso de Theo ya confesara tener la espada fue como al fin sacarse algo atorado entre las muelas. Pero ver al resto de humanos ser torturados por unirse tontamente a los Orcos solo me hace pensar que “se lo merecen”.

Ya por último los Pelosos, si han leído anteriores reseñas, no es secreto que esta sub-raza de Hobbits están para roncar. En cambio, escenas donde el ‘extraño‘ use de manera útil sus… extraños… poderes para ahuyentar lobos, o sanando sus heridas con una escarcha de hielo que hasta lanzó por los aires a Nori (por metiche), admito que provocaron en mí aunque fuese por un segundo volver a interesarme de ver a estos personajes sólo con el propósito renovado de averiguar la identidad de dicho personaje.

Es difícil justificar que se apenas entrada la segunda mitad de esta primer temporada de Los Anillos de Poder sea cuando arranque la serie, pero nos encontramos en dicha situación. Hay tanta solemnidad en torno a la narrativa que se asfixia a sí misma de entregar verdaderos ‘ganchos’, o algo tan simple como un ‘nudo’ a la historia. Los que apostamos con paciencia sólo nos queda seguir con fe de que vamos en camino a un cierre espectacular que nos haga justificar el desear por una segunda temporada.

Recuerda que ‘Los Anillos del Poder’ se encuentra en exclusiva en Amazon Prime Video.

Comentarios

comments