Por mucho tiempo Aquaman no ha recibido el respeto que se merece, ha sido relegado, sobajado y menospreciado por la cultura pop. Esto no es de extrañar, pues series como los Super Amigos y El show de Aquaman y sus amigos solo lo hicieron ver a él y sus poderes como un mal chiste. Sin embargo con la llegada del DCEU una nueva interpretación de Aquaman llegó a cargo de Jason Momoa, y créeme, podrás reírte, pero no quieres burlarte de él.

Lo Bueno

Uno de los puntos clave de la cinta es que nos muestran muy bien los orígenes del héroe, de donde viene, porque es así o asá, conocemos todos sus poderes, sus motivaciones, sus conflictos, los elementos que conforman al universo de Aquaman incluida su propia mitología, reinos,criaturas, artefactos, etc.

Por si fuera poco, los trajes fueron muy bien adaptados, casi exactamente iguales que en el cómic, tal es el caso de Aquaman, Mera, Ocean Master, Black Manta y la adaptación de las criaturas del abismo que se veían tan terroríficas como debían ser, una gran acierto del trabajo de CGI y la visión del director Wan para este mundo

Otra de las cosas que amé fue poder ver de nuevo en pantalla escenas calcadas de los cómics sin forzarlas, ese es un punto a favor del universo de DC que debía ser retomado y fue retomado.

Pero lo más importante es el excelso trabajo con los dos villanos, pues hasta ahora ninguna película de superhéroes ha logrado lo que Aquaman: Usar más de un villano en la historia y no morir en el intento. Ambos villanos del repertorio del atlanteano, son usados adecuadamente, representarle una verdadera dificultad y sin opacarse uno con el otro, les dan el suficiente tiempo en pantalla a ambos y pese a mostrarse cierto rango entre ellos, no terminan haciendo menos ningun ni robándose entre sí el protagonismo como ya ha pasado antes con Amazing Spider-Man o confundiéndonos durante la historia como nos paso en la tercera parte de Spider-Man de Sam Raimi. Aquí se ha sabido usar bien a ambos villanos y hacernos sentir que cualquiera de ellos pudo acabar con Arthur.

Lo Malo

El principal problema de la cinta es que pese atreverse a intentar nuevos elementos y mostrarnos historias en el cine actual de super héroes, vuelve a usar elementos que, pese a no ser clichés, aún están muy presentes en la conciencia colectiva. Por ejemplo, el contar la historia de él príncipe de la nación más poderosa sobre la tierra por su mayor desarrollo tecnológico, misma que no es conocida de manera oficial la población mundial porque la tierra no está preparada para conocer acerca de ellos… ¿no les suena familiar? Esto hace poco fue en Wakanda en Black Panther.

Y de paso existe “ritual” de batalla que puede realizarse para elegir al Rey de la nación –como en Black Panther– mismo que es protagonizado por dos miembros de la familia real siendo uno de estos no nacido en el reino –como ya saben donde–, y vamos que no es como que el Wakandiano fuera el primero de hablar del tema pues Hamlet probablemente sea el mayor exponente de este tema de retomar el trono, ser el hijo prodigo, etc. pero al tener tan reciente este recuerdo por parte de Marvel nos puede hacer ruido como falta de ideas.

El otro punto que le veo a mal es que hay demasiada acción, y no es que no me guste, vamos soy fan del cine de acción pero es que la historia estaba buena. Siempre se agradecen los madrazos atlanteanos entre tiburones armados vs criaturas del fondo del abismo y aún más si la coreografía es tan buena como aquí, pero era demasiado, yo quería que se siguiera narrando la historia, pero fue como ver a los Power Rangers que por todo había chispas. Aquí si teníamos una persecución había madrazos, si dejaba de haberla, madrazos, si se caían mal, madrazos y se comenzaban a mejorar las relaciones pues madrazos. Les prometo la historia es muy buena pero en el afán de mostrar toda la acción en esos momentos se sintiera que la narración era interrumpida por las escenas de acción en vez de sentirse acompañada por ella.

Por último que los atlantes “malos” parecen una combinación rara de Clone troopers y personajes de videojuego, fue un experiencia visual rara. Por otro lado el darnos tanto del universo de Aquaman en tan poco tiempo hacen que en cierto punto la película parezca que se alarga pero que afortunadamente retoma el ritmo de narrativa para salir de ahí y cerrar adecuadamente.

Lo Nuevo

Sorprendentemente, son los primeros en mostrarnos una mujer a la altura e incluso varias veces superior al protagonista y con ello me refiero a Mera. Siempre en las películas de superhéroes donde el prota es hombre, las mujeres quedan muy relegadas y aquí por el contrario, ella es fuerte, inteligente, es hermosa, sexy sin tener que usar un traje excesivamente revelador y muchas veces es ella quien salva a Aquaman, llegó un punto donde me reí y pensé “carajo mejor que hagan una película de ella, deja ser a Aquaman el prota“.

Como ya mencioné arriba, esta se convierte en la primera película que sabe usar de manera muy acertada, emocionante y poderosa a dos villanos en una sola película sin hacer que uno tropiece con el otro o peor aún, con el propio desarrollo de la historia.

Se ha hecho un excelso trabajo mostrándonos porque Aquaman es tan valioso como miembro de la Justice League: desde sus principios como persona, su valentía, su buen sentido del humor y sus grandes poderes que ya de por sí eran a tomarse en cuenta, hasta ahora siento rey de Atlantis y comandante de un ejercito submarino, además de un aparente power up de fuerza y habilidad al derrotar a Ocean Master, lo hacen un miembro digno de la Liga

Yo le doy un 7.8/10 como película, por su gran trabajo en guión, actuaciones como la de Dafoe, CGI, narrativa y nuevos elementos, penalizándola más que nada por atiborrar de acción, situaciones antes vistas y la en ocasiones excesiva cantidad de elementos durante la película.

Comentarios

comments