BOFOFET|

La censura es un tema oído en todos los medios informativos, sean serios o de entretenimiento. Los temas censurados generalmente implican: libertad de expresión, violencia, maltrato contra la mujer, uso de drogas o estupefacientes, relaciones del mismo sexo y modelos sugestivos femeninos, modelos en contra de la religión, solo por mencionar algunos.

En esta última década el mundo del anime/manga y videojuegos ha sido atacado por la censura, el caso más reciente: la pose sugestiva de Tracer en Overwatch:

censura sexual

Dicha pose causo controversia entre los usuarios del foro del beta de Overwatch, el usuario Fipps argumento:

WHAT? What about this pose has anything to do with the character you’re building in tracer? It’s not fun, its not silly, it has nothing to do with being a fast elite killer. It just reduces tracer to another bland female sex symbol.

En pocas palabras dicha pose estaba de más, Tracer no necesita ese tipo de poses, un personaje tan icónico y carismático dentro del universo de Overwatch no se pude reducir a una pose así de sexista, pero el comentario no acaba ahí, en una parte hace referencia a la sexualidad mostrada por Widowmaker y dicha heroina hace alarde del contexto sexual.

Por una parte el usuario del foro se queja de una pose sexista innecesaria y por otra menciona que este tipo de actitudes sexistas ya son parte de otro personaje. Se es intolerante a una pose sexista  de un personaje principal –Tracer– pero no se dice nada cuando el personaje es sexy por naturaleza –Widowmaker–

El sexismo siempre ha existido en los videojuegos, los cuales están llenos de personajes femeninos carismáticos, voluptuosos y sexys desde la época de la poligonal Lara Croff hasta los personajes femeninos de Dead or Alive Xtreme 3, pero ¿qué tanto ha afectado la inclusión de características demasiado sexuales en los videojuegos?, aquí tres ejemplos recientes:

  1. La decisión de no distribuir Dead or Alive Xtreme 3 en América, posiblemente uno de los videojuegos más deseados por los amantes del fanservice y de las bellas mujeres de la saga Dead or Alive.
  2. Fire Emblem Fates sin el mini-juego de las caricias, dicha función era una buena excusa para usar el touch del 3DF y “conocer más” a los personajes femeninos –waifu–.
  3. El cambio estético en algunos personajes de Street Fighter V, de ver una voluptuosa Chun Li en un primer avance, los ejecutivos de Capcom decidieron bajarle un poco al busto de dicho personaje así como rediseñar el Critical Art de Rainbow Mika

Dead or Alive Xtreme 3

Yo si quería DOAX3, por eso compré un Vita

El mundo del gaming está plagado de momentos sexuales, dejando atrás los ejemplos mencionados, se encuentran personajes femeninos en los RPG con una armadura cuyo tamaño solo cubre lo necesario –pero es legendaria y es nivel 60-, también están las aventuras con sexoservidoras con el protagonista en turno de GTA, los quick time events de God of War –las velas o las fuentes– y Juliet de Chainsaw Lollipop un completo monumento al fanservice hecho videojuego.

El debate entre lo correcto y lo sexista podría seguir, pero antes de continuar se tienen que analizar la función de los vídeojuegos y la visión de cada usuario para los mismos, los personajes que se observan, sea hombre, mujer, personaje secundario o complementario, no dejan de ser parte de un vídeojuego, sería insensato ponernos a pensar que algunas situaciones mostradas en los vídeojuegos relacionadas con el sexismo orientado a la mujer podrían pasar en la vida real: la vida no es un vídeo juego, por más loca que parezca.

censura sexual

La lógica de las armaduras femeninas. 

Los vídeojuegos se hacen para divertirse, se desarrollan para relajar, convivir y se sabe que todo lo sucedido ahí no pasa de la pantalla, los modelos femeninos cargados de toda esa sexualidad se quedan en la experiencia de disfrutar un vídeojuego y no tendrían por qué afectar en la vida cotidiana. Las personas que critican este sexismo sean hombres y mujeres jugadores o no, deben de estar conscientes que los personajes son solo eso y hasta el momento el desarrollador es el único que tiene derechos sobre su propiedad intelectual y deberíamos de estar acostumbrados a las decisiones de cada compañía.

Por otra parte, el acoso sexual hacia la mujer es una realidad y millones de mujeres la sufren –no solo en México– los luchadores sociales que demandan este tipo de situaciones , como la de Traicer, están hondeando una bandera hacia lo irreal –por mas ridículo que suene Traicer personalmente nunca se va ir a quejar sobre su pose– Los verdaderos problemas relacionados con la imagen de la mujer como un objeto, sexismo y violencia están presentes en varios contextos sociales, dichos problemas pueden estar sucediendo en el entorno familiar o tener alguna conocida cuyo abuso sea una muy triste realidad.

Al final Blizzard tomo una decisión muy sabia –o muy troll– cambiando la pose a la siguiente:

censura sexual

La nueva pose muestra a la piloto un poco más sexy, ruda y con un look pin-up.

Para concluir, la mayoría de las compañías deberían de seguir el ejemplo de Blizzard  escuchar a todos –los que están a favor y en contra–  y tomar la decisión más adecuada a su filosofía. Escandalizarnos por una simple pose, chicas en bikini o una armadura diminuta debería de pasar a segundo plano cuando conocemos que es un vídeojuego y estos están hechos para divertir y disfrutar; sin embargo ignorar o ser parte del acoso femenino en el mundo real no es para ser ignorado, debe ser demando y nunca dar un paso atrás, el acoso sexual femenino no es un vídeojuego, Overwatch si.

Comentarios

comments