Dragon Ball Super estrenó ayer su capitulo numero 67 marcando el final del arco de Moro, el devorador de planetas y comenzando inmediatamente uno nuevo: “Granola, el superviviente“.

Pero vamos por partes, en el capítulo anterior pudimos ver el anti-climatico final de la pelea entre un Goku en dominio total del Ultrainstinto contra Moro quién se había fusionado con el planeta Tierra para poder almacenar el tremendo poder divino que robó del ángel en entrenamiento Merus.

Dragon Ball Super introdujo el concepto de dioses de la destrucción, universos paralelos y ángeles, siendo éstos poseedores de un gran poder pero limitados por reglas de no intervención directa, que cómo pudimos ver en el capitulo 64 del manga, al romperse terminan con la existencia del ángel en cuestión.

Dragon Ball Super 67: Merus vive ¿Quién necesita las esferas del dragón?

Después de hacernos pensar que, al tratarse de un ser por encima de los poderes de las esferas del dragón, Merus no podría ser traído de vuelta, el manga nos presentó en la resolución del arco de Moro como la existencia de Merus fue perdonada despojándole de sus poderes y estatus angelical.

  • Dragon Ball Super
  • Dragon Ball Super
  • Dragon Ball Super
  • Dragon Ball Super

La segunda mitad de éste capítulo nos introduce a un nuevo personaje —Granola— y lo que podemos ver será el centro de un nuevo conflicto de carácter universal: el androide “Siete tres”.

Se revela que el androide conocido cómo “Siete Tres” es uno más de un ejercito de peleadores artificiales que fue robado y que cuyos restos fueron recuperados para extraer los valiosos datos y poderes que almacenó durante su estadía en el ejercito de Moro.

Si quieres leer por tu propia cuenta lo que sucede dale click aquí. Dragon Ball Super se pública el día 20 de cada mes. ¿Qué te pareció el arco de Moro? Déjanos tus opiniones en los comentarios.

Comentarios

comments