Por Marian Casablancas |

hallvsdia

Gracias a la globalización que existe en nuestro planeta estamos cercanos a fechas que conmemoran a su singular modo la celebración de los muertos. Por un lado, tenemos la festividad de Halloween y a su patriarca el Rey Calabaza y, por otro lado, siguiéndolo en fechas el tradicional Día de Muertos y su célebre y coronada Reina La Catrina, pero la pregunta es:

¿Cuál de estas dos festividades nos gusta más?

En este artículo pretendo poner en un ring a ambas celebraciones. Después de leer todo esto cada quien podrá dar su veredicto y saber quién le da K.O a quien…

Empecemos con un poco de historia de cada una (pero como somos muy caballerosos) empezaremos con Halloween. Esta celebración se conmemora anualmente cada 31 de octubre y, como la mayoría de las celebraciones que se tienen en América, proviene de Europa.

Halloween-20_vrtx

Por aquellos tiempos (300 para ser exactos) antes de que naciera Jesucristo, en las islas Británicas, Escandinavas y de Europa Occidental, los celtas que vivían en estas tierras, sufrían del dominio un grupo de paganos conocidos como los Druidas. (No se duerman ya viene lo bueno).

Los Druidas eran monjes que creían en las hechicería y en los poderes oscuros del inframundo, así que como todo creyente, pensaban que el día 31 de octubre era el día en que las fuerzas oscuras – no, no los de que salen en Star Wars– se reunían con todo su poder y los conjuros y hechizos tenían más potencia.

halloween_vrtx

Pero todo dios pide tributo, ¿no?

Pues sí, efectivamente pedía tributo el maléfico dios de las tinieblas, así que los Druidas iban tocando de casa en casa, pidiendo a los habitantes objetos de valor o comida para su dios (¿les suena familiar?). ¿Qué pasaba si eras pobre y de familia numerosa?  Fácil, los monjes lazaban una maldición hacia ti y toda tu familia.

El símbolo del dios, quien por cierto se llamaba Jock, era un nabo al que se le fabricaba una temible cara diabólica. El nabo llevaba dentro una vela (en la cual se decía que Jock habitaba).

Claro que al llegar la tradición a América (o sea, Estados Unidos), los nabos no eran conocidos así que se usó una sustitución del tubérculo: la calabaza y el nombre del dios pagano se fue deformando hasta convertirse en Jack (el Rey Calabaza).

muertos_vrtx

Al llegar a América la celebración también se deformó, ya que en vez de lanzar maldiciones a tus enemigos, sólo se les realiza una pequeña broma (quizás una bolsa de excremento prendida, pero nada más), es así como la celebración a lo oscuro continúa. La fiesta de Halloween como tal también fue deformada, ya que en su inicio era el All hallowmas (nombre que le dio la iglesia católica a la misa de celebración de todos los santos).

Poco a poco se fue transformando hasta lo que conocemos hoy en día; aunque en el fondo todavía esta festividad celebre la oscuridad que existe en el mundo, en estos momentos es más bien un día para reírse de lo que en realidad tememos, de lo que está más allá de nuestra comprensión y lógica. De esta manera, el Halloween llega a nuestra cultura a través de la mercadotecnia y del impulso de seguir lo que se hace en el país vecino del norte.

DíaMuertos_vrtx

Ahora toca el turno del Día de Muertos, el cual continúa con los festejos a los seres que partieron al “otro mundo”. Existen varias historias que narran el nacimiento de esta celebración mesoamericana. También existen investigaciones que dicen que no es tan mexicana como lo creemos.

Comenzaremos con los que dicen las historias acerca de las celebraciones a los muertos. Esta celebración cumple con la fecha del noveno mes del calendario solar Mexica en la que se conmemoraba a la diosa Mictecacíhuatl (también conocida como la dama de la muerte), quien era esposa del dios del inframundo  Mictlantecuhtli.

Esta festividad se celebraba toda una semana entorno a las almas, primero de los niños que había fallecido, seguido de los demás difuntos en todos sus tipos de muertes. Es conocido que a diferencia de las culturas Europeas, los pueblos mesoamericanos le rendían culto a la muerte y para ellos no era un castigo o algo por qué temer (como en la actualidad lo es), sino más bien un honor y una trascendencia de “un cuerpo mortal” a la divinidad.

DiaMuertos1_vrtx

Es por esta razón que se alude la festividad de los muertos a la cultura Mexica y a otros pueblos que habitaron la región que comprende a México. Aunque algunas investigaciones antropológicas continúen indagando y sacando conclusiones e irregularidades como: ¿Por qué coincide la festividad con fecha católica de todos los santos? Y cosas por el estilo.

La realidad es que como todas las festividades (incluyendo Halloween), el mexicano va creando su propia versión de la misma. Por ejemplo, el floklore e ingenio del mexicano ha dado una imagen emblemática al tradicional día. La catrina, creada por José Guadalupe Posada, es la ahora reina coronada de la fecha (aunque sea más actual que la festividad).

¿Cómo celebramos este día?

En cada región del país tienen su muy particular forma de celebrarlo, desde disfrazarse y usar un chilacayote con una velita para pedir la tradicional “calaverita” (volvemos al Halloween) hasta montar ofrendas desde una noche antes del día primero en honor a los seres queridos que han partido.

Igualmente, se organizan representaciones de historias de la literatura popular que hablan sobre seres del mas allá que han sufrido y penan cada noche en busca de paz.

Calaveras de azúcar, chocolate, amaranto y hasta de ate, pan de muerto y demás comidas creadas con los frutos de temporada.

La realidad es que el día de muertos mexicano es de las festividades más vivas que existen en el país.

lhalloweenok_vrtx

Lo que podemos dar a conclusión – y para que le den el triunfo a su festividad favorita – de estos tres días de fiesta a los muertos, de culto a la oscuridad y sobre todo de diversión de miedo es que ambas festividades provengan de donde provengan, hacen pensar a cada uno en lo que hay más allá de lo que conocemos y que, puede o no causar temor lo desconocido…

Pero, todos sabemos que está ahí y como dice el dicho “lo único seguro que tenemos es la muerte”. Tal vez, como nadie sabe qué hay después de la muerte ni cómo es en realidad, la Muerte fue, ha sido y seguirá siendo un tema de interés.

Sin más que agregar y esperando no haberles dado sueño, preparen sus mejores disfraces, su mejor selección de películas y…

¡A divertirse que sólo hay una vida! (A menos que te conviertas en zombie o seas vampiro).

Comentarios

comments