MetalWarrior

El año pasado fue el trigésimo aniversario de He-Man and the Masters of the Universe y, para celebrarlo, DC comenzó a publicar una miniserie —de 6 números— con el mismo título, a cargo de James Robinson en la historia y Philip Tan en los trazos.

Spoiler Alert!

Esta miniserie comenzó bien, ya que no es la clásica situación de “el malo tiene un plan para conquistar el mundo, pero al final lo detiene el bueno”. Este cómic inicia con el hecho de que Skeletor ya ganó, ahora es amo y señor del castillo Grayskull, mientras que el príncipe Adam y compañía no recuerdan nada sobre su pasado.

He-Man

Adam es un leñador, con una vida aburrida en el bosque, pero tiene sueños recurrentes en los que es otra persona, un guerrero. Dicha sensación y la aparición de un ave que le parece conocida, lo llevan a buscar el significado de sus sueños, abandonando su “hogar” y adentrándose en terreno desconocido.

Hasta ahí, todo iba bien (o sea, medio cómic). En cuanto Adam pone un pie fuera del bosque, es atacado por el Hombre Bestia, pero dado que el príncipe recuerda algunos movimientos de su vida pasada, se libra de este vasallo de Skeletor. Los siguientes 4 cómics fueron exactamente iguales: Adam se topa con un lacayo de Skeletor, casi lo asesinan y al final logra escapar para continuar con su viaje.

He-Man2

Skeletor decidió no matar a Adam por temor a perder el único vínculo con el poder del castillo Grayskull que conocía. En el cómic no dice cuanto tiempo lleva viviendo Skeletor en el castillo, pero hasta ahora no ha encontrado el poder que busca.

Después de algunas dificultades y de encontrarse con algunos amigos, Adam por fin recupera la espada de He-Man, y con ella también sus recuerdos y los de sus compañeros. Básicamente, esto pasó en los primeros 5 cómics. En el último cómic de la miniserie, He-Man pelea con Skeletor y le gana, pero no lo mata. Fin de la historia.

Esta miniserie fue muy decepcionante, ya que me gustaba ver la caricatura de He-Man cuando era niño y esperaba que el cómic estuviera por lo menos decente, pero no fue así. Como dije, la trama se volvió repetitiva; los intentos de humor por parte del escritor se quedaron en eso, en intentos; el arte no es bueno ni malo, es promedio; y los personajes son muy acartonados, no demuestran muchas emociones, ni siquiera la ira que supuestamente sentían. Finalmente, He-Man como tal aparece al final de quinto cómic; es decir que vemos a He-Man solo en el último, lo demás fue puro relleno.

He-Man3

Otro problema de esta miniserie es que es la primera de tantas. Cuando salen como 100 miniseries de un mismo tema o personaje, es un desperdicio de recursos. Con la limitación de 5 o 6 cómics por arco narrativo, el desarrollo de la trama es mínimo, aparte de que no existe una cohesión entre los títulos debido a que a veces las historias difieren mucho entre sí, y al final historias que pudieron haber sido buenas quedan en nada.

DC, esperaba más de He-Man. Tendré que seguir conformándome con mis recuerdos de aquella caricatura de antaño.

Metal Warrior

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anteriorEventos en Febrero 2013
Artículo siguienteConcurso Nacional de Fotografía Cosplay TNT
Ingeniero industrial egresado del Instituto Politécnico Nacional que por azares del destino acabó escribiendo y colaborando para "El Vortex" así como para "Lux Tenebris". Gusta de los cómics, el anime, la televisión, el cine, la música —más que nada el metal— y, sobre todo, de los libros. Sus géneros favoritos son suspenso, terror, ciencia ficción y un poco la acción; pero, para él, la fantasía supera a todos los anteriores.