MetalWarrior

Demasiados spoilers a continuación.

Después de 7 ½ años y ocho temporadas, Dexter ha llegado a su fin. Una serie como ésta merecía tener un final espectacular, ya que tenía el potencial para ser una de las mejores de la historia… desafortunadamente, ese potencial fue desperdiciado.

Dexter inició con el pie derecho, hace casi ocho años Showtime nos daba a un asesino serial carismático, con un trabajo de analista forense en la policía de Miami, una implacable necesidad de matar —canalizada hacia otros asesinos— y falto de sentimientos. Dicho asesino tenía que imitar el comportamiento humano con el fin de mezclarse con el resto de la sociedad para no ser descubierto como el psicópata que era. Puestos así, la serie no podía fallar, y no lo hizo, por lo menos al principio.

Dexter masterpiece

Las dos primeras temporadas fueron excelentes, pero la serie tuvo un tropiezo con la tercera, desviándose del carácter y personalidad de Dexter, permitiéndose tener un “alumno”; aunque la serie recuperó el camino con la incursión de John Lithgow en la 4ª temporada y el final de ésta dejó muy complacidos a los espectadores. A partir de la 5ª es cuando muchas personas creen que debió terminar la serie. Lo admito, la quinta temporada es la peor de todas (debido a Julia Stiles) y su final fue sumamente inapropiado; la sexta no estuvo mal y dio paso a muchos problemas para la séptima, la cual bien pudo haber marcado el final de la serie, pero ésta fue manejada de forma incorrecta y los ejecutivos de Showtime querían más (dinero). Lo cual nos lleva a la infame octava y última temporada.

A Debra la carcomió la culpa por la muerte de Laguerta y se estuvo haciendo daño a sí misma; una psiquiatra aseguró ser la madre espiritual de Dexter dado que ayudó en la creación de su código; un asesino serial se mostró demasiado astuto para la policía; Hannah volvió a Miami porque ama a Dex. En eso se resumen los hechos sobre los que gira la trama de la última temporada, los cuales tuvieron resoluciones forzadas e inverosímiles, aparte de que la historia hacia el final se complica (cuando pudo haber sido de lo más simple) debido a las débiles decisiones que toman los personajes. También hubo varias subtramas que solo sirvieron como relleno para poder tener 12 episodios en total (como la aparición de la hija de Masuka), así como una que otra incoherencia. No hubo consistencia ni cohesión a lo largo de toda la temporada. Aquí la descripción gráfica:

dog chasing tail

DexFinale

El enorme problema de Dexter, contemplando la serie en su totalidad, fue que siempre se manejó al personaje principal con una vaga definición de sí mismo, en cada temporada dudaba sobre quien debía ser, por lo que si comparamos al asesino de la primera temporada con el de la última, nos encontramos con dos entes totalmente diferentes. Los esfuerzos de Showtime para transformar al personaje a los largo de ocho años solo fueron enfocados (¿conscientemente?) en hacerlo más humano, es decir, le quitaban cada vez más la deshumanización que era tan atractiva para los televidentes. Al final, Dexter deja de sentir la necesidad de matar porque su amor por Hannah elimina sus impulsos asesinos.

Otro problema fue que la serie terminó sin que Dexter fuera descubierto como el verdadero carnicero de Bay Harbor, lo cual demostró lo idiota que era el cuerpo de policía. Después de haberse visto involucrado, directa o indirectamente, en varios casos de asesinato, a ningún miembro de Miami Metro se le ocurrió que Dexter podría ser algo más que un analista forense. Debra supo de la doble vida de su hermano por dos temporadas completas, pero al final nunca se atrevió a hacer algo al respecto, incluso lo ve como un mal necesario debido a que se enfoca en deshacerse de los tipos malos; para Deb, Dex siempre fue algo así como una fuerza del bien, y esto también aplica para los creativos de la serie. Dexter siempre fue el “Oscuro Defensor” de Miami, protegiendo a las personas de los peores asesinos, pero ¿y el Oscuro Pasajero? ¿Qué sucedió con el monstruo que se supone Dexter debía ser, con su insaciable necesidad de matar? En algún momento la historia de este carismático asesino se convirtió en una farsa, dando como resultado un desenlace horrible.

Dexter wrapped

Claro, si la serie iba en decadencia, ¿por qué no terminó antes? La mayor parte de su éxito se le puede adjudicar a las habilidades histriónicas de Hall, el cual a veces era el único elemento que mantenía la serie a flote, excepto en la séptima temporada, en la cual Jennifer Carpenter también ayudó destacando en su papel como nunca antes lo había hecho. Desafortunadamente, una excelente actuación no asegura por sí sola el éxito de una serie.

A grandes rasgos, Dexter terminó así: Debra recibió un balazo y poco después tiene muerte cerebral (y esto último no salió a cuadro, WTF?!) por lo que Dex decidió desconectarla él mismo para posteriormente fingir su muerte, abandonando a Hannah y a Harrison para evitar hacerle más daño a sus seres queridos. Al final, nuestro asesino serial favorito —ahora sin ganas de matar— terminó trabajando como un leñador, imponiéndose el exilio… Sí, y ya. Dexter no obtuvo redención y tampoco cayó ante la justicia/otro asesino serial, no hubo una resolución para el personaje después de ocho temporadas.

Debra dead

La octava temporada pudo haber logrado, si no un épico final, por lo menos uno decente, pero desde que inició estaba destinada a fracasar. La culpa recae en los productores de la serie: Scott Buck y Sara Colleton, los cuales tomaron todas las decisiones importantes en el ámbito creativo y defendieron el final de la serie en diversos medios de comunicación —entiéndase, si lo tuvieron que defender es porque no fue del agrado de muchos. Clyde Phillips, ex productor de la serie, declaró que tenía una idea diferente para el final de Dexter, y suena mucho mejor que lo emitido el domingo pasado en E.U. Pueden leer su idea aquí.

A pesar del horrendo final de la serie, se le extrañará a Michael C. Hall como el “Oscuro Defensor” de Miami, después de todo, una serie que duró ocho años no es olvidada de un día para otro. Me despido con esta canción, la cual representa para mí todo lo que es y fue Dexter.

Metal Warrior

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anterior¡Miércoles de Cómics! – 25 de septiembre 2013
Artículo siguienteLos nuevos skins de ‘Batman Arkham Origins’
Ingeniero industrial egresado del Instituto Politécnico Nacional que por azares del destino acabó escribiendo y colaborando para "El Vortex" así como para "Lux Tenebris". Gusta de los cómics, el anime, la televisión, el cine, la música —más que nada el metal— y, sobre todo, de los libros. Sus géneros favoritos son suspenso, terror, ciencia ficción y un poco la acción; pero, para él, la fantasía supera a todos los anteriores.