Soul se estrenó en plena Navidad, como un regalo de Pixar a un mundo envuelto en una crisis mundial y sólo hay algo que podemos decir al respecto, su director, Peter Docter lo volvió a hacer, ese maldito hijo de perra, lo volvió a hacer. Volvió a vendernos una película densa, compleja y con una temática madura como una película infantil.

Sabemos que Pixar se caracteriza por hacer películas muy maduras dirigidas para un público infantil. Después de producir Intensamente, Pixar había logrado meter temas psicológicos complejos en un título “infantil”; sin embargo, con Soul, nos vendieron uno de los temas que más se cuestionan los humanos: la existencia del alma.

Con temas psicológicos y una embarrada de temas cuánticos, Soul puede posicionarse como la mejor película del estudio de animación en muchos aspectos.

Después de las críticas, no necesariamente buenas ni malas, de sus últimas películas, Pixar podía hacer dos cosas: seguir en la línea de la comodidad o hacer una gran película. Eligió lo segundo.

Antes de seguir, es pertinente hacer una ALERTA DE SPOILER.

Soul comienza con una hermosa melodía de jazz, un detalle importantísimo que no debemos dejar pasar —que retomaré un poco más adelante—, y nos presenta al protagonista: Joe.

Joe es un maestro de banda escolar que, por lo que alcanzamos a ver en la primera escena, ama su trabajo, le gusta enseñar y transmitir a sus jóvenes pupilos, pero no es tan feliz como podemos pensarlo.

La felicidad de Joe no se encuentra del todo en la enseñanza, sino en algo que le de un poco más de libertad: tocar con una banda de jazz y sentir en las venas el espíritu, el verdadero espíritu, del jazz.

Todo parece muy sencillo ¿no? Una premisa bastante simple de seguir: un hombre que quiere tocar en una banda de jazz. ¿De dónde sacan que ésta es la mejor película de Pixar? De lo que viene después.

Soul: más allá de la vida y la muerte

Cuando Joe consigue una oportunidad para trabajar con la banda de una mujer de renombre en el ámbito jazzístico gracias a la pasión, el amor y la entrega reflejados en su audición, todo lo que podría salir mal, en efecto, sale mal.

Joe llega a un lugar cuántico metafórico en el que se fundirá con el todo. Pero él no quiere ir ahí. Joe quiere vivir, pues por fin ha conseguido lo que él considera la felicidad.

Hasta éste punto, los primeros 30 minutos de la cinta, ésta se ha tomado su tiempo para ponernos en contexto en la vida de Joe, por lo que podría sentirse un poco lenta. A partir de ahora, la fábula de Soul comienza a tomar un ritmo más rápido, aunque no por esto menos densa.

Si en Coco vimos un más allá lleno de color y pintoresco con diferentes formas y tipos de personas (esqueletos), en Soul vemos algo completamente diferente: monotonía en formas y figuras y luz. Mucha luz. También, vemos no sólo el final de un alma, sino el inicio de cada una de ellas.

Dejemos a Joe un momento y hablemos del verdadero protagonista de la película: 22

22 es el alma más difícil de asignar a la Tierra, ha tenido muchos mentores, muchas motivaciones, muchos intentos, pero con ninguno se ha sentido completo, ninguno le ha dado un verdadero motivo para hacer el viaje a la Tierra… Hasta que Joe aparece.

22, en un momento de descuido y sorpresa para todos, incluida ella, aparece en la Tierra, viviendo una vida que no le pertenece, pero que adopta como propia. Y, por fin, después de tantos siglos, encuentra una motivación para vivir en la Tierra: la felicidad que las pequeñas cosas regalan, la capacidad de asombro y disfrutar cada momento.

La pequeña alma llamada 22 nos da una lección de vida increíblemente fuerte y dura de aceptar: somos nosotros mismo quienes decidimos dónde encontrar la felicidad, que podemos hacer de nuestras vidas algo maravilloso, pero debemos trabajar por eso, descubrirlo día a día y mirar las cosas maravillados como si fuera la primera vez que las vemos. Soul es un regalo de vida, de oportunidad, de optimismo.

La historia a través de los personajes

Tenemos un falso protagonista, Joe, y la protagonista real, 22. Aunque pareciera que es Joe sobre quién gira la trama, él es sólo el motivo para llegar a conocer a 22 y la gran enseñanza que tiene escondida entre sus infantiles trazos animados.

El gato es un elemento importante para la trama, no puedo considerarlo un personaje más porque es el mismo Joe quien, a través de los ojos del gato, se da cuenta de cómo ve la vida 22 y la enseñanza que esa alma joven y su enorme capacidad de asombro le ha dado sin que, ninguno, lo esperara.

La madre de Joe, su peluquero, el alumno que le contacta con la jazzista y la misma jazzista son personajes secundarios que ayudan a crear el ambiente perfecto para que 22 descubra eso que necesitaba para motivarse y Joe logre entender el significado de la vida.

Los Jerry y la contadora del mundo cuántico son personajes que te guían a través de la complejidad del pensamiento entretejido de las almas y todo lo que se relaciona con ellas.

No tenemos un villano porque en este tipo de películas, como pasó con Intensamente, no se necesita de uno, pues la situación se va acomodando de tal modo que el climax este muy cerca del final y una pequeña acción lleve de uno a otro punto.

Lo mejor de Pixar en animación y música

Como el gran estudio de animación que es, Pixar no desaprovecha la oportunidad de hacer muestra de la preciosa animación que sus trabajadores logran. No es de extrañar encontrarnos con escenas tan minuciosamente detalladas a lo largo de toda la cinta en el plano en el que nos encontramos.

En el plano cuántico de las almas, también hacen un excelente trabajo. Nadie puede decirnos si es así cómo luce el mundo antes de nacer, pero sí podemos apreciar el esmero con el que las escenografías fueron diseñadas para crear una atmósfera ideal para el momentáneo paso de las almas por ése lugar (de ida o de venida).

La música. Ah, la música. Dice Dumbledore que no hay magia más poderosa que la música y tiene razón. Al principio de la reseña, dije que la música con la que Soul nos da la bienvenida es importantísima. El jazz se basa en la improvisación, en dejar que la música fluya por sí sola y tome el rumbo que ella quiera. Básicamente, Peter Docter nos cuenta el final de la película con notas musicales.

Como todo en el arte, el mensaje que recibimos de Soul es subjetivo, para unos, puede ser la mayor motivación de hacer y, para otros, lo que no se debe hacer. Sea cual sea el mensaje que tú hayas recibido, no olvides, nunca, que permanecer o cambiar depende solamente de ti.

Vive al máximo cada instante.

Rating: 5 out of 5.

El Vortex recomienda que veas Soul tan pronto como puedas.

Comentarios

comments