MR. MIKE MAYA|

Ya estamos en esa época del año donde el amor se puede respirar hasta en la ciudad más contaminada, y muy ad hoc a las fechas que nos atañen he decidido recomendarles una serie del año pasado tanto para ver con la pareja como para los que aún están buscando a su segundo jugador.Ao Haru1

Ao Haru Ride fue producida por el afamado estudio Production I.G y dirigida por Ai Yoshimura, quien si bien no tiene una dirección completa en su perfil, ha colaborado en series como Gintama. La serie cuenta con sólo 12 episodios y no se sabe si tendrá una segunda temporada.

Sinopsis:

En la secundaria Futaba, una chica bella y agraciada se encontraba profundamente enamorada de Kou Tanaka, un chico bastante tímido; sin embargo, él se anima a invitarla al festival de verano. Por desgracia no todo fue felicidad, pues por un malentendido se terminó su amistad y ella se quedó esperándolo ese día y después de las vacaciones no volvió a ver a Kou. Ahora ya en la preparatoria, Futaba es una chica muy diferente descuidada y despreocupada, en pocas palabras lo opuesto a lo que era; por azares del destino conoce a Kou Mabuchi y ella se encuentra con muchas dudas por saber si es el mismo Kou que conoció y más aún saber qué es lo que en verdad siente hacia él.

Ao Haru2
Síndrome del desamor

La trama nos llevará de la mano a conocer y descubrir todos los secretos que ha escondido Futaba y Kou durante estos años, cada capítulo está lleno de pequeñas pistas hacia su pasado y no puedo evitar pensar que tiene un mensaje muy claro al final de cada uno. Si bien la serie cuenta con muchos clichés recurrentes de la cultura japonesa, tiene un aire de frescura al acompañar su círculo amoroso con huecos en la historia, la cual sólo se deja descubrir al finalizar.

Los personajes que acompañan esta serie están pensados para mostrar personalidades medianamente bien desarrollados, pues algunos pueden tener un buen trabajo y motivos bien justificables mientras que otros no pasan de un porque sí. El acierto en este punto se lo lleva al encasillar cada uno con un tipo de amorío, es decir, la gran mayoría de personas han pasado por el amor imposible, por el me gusta pero igual a mi amigo, el amor de secundaria y la siempre sufrida friendzone. Todos estos estereotipos hacen fácil identificarse y recordar esos momentos.Ao Haru 3

Ahora si hablamos del diseño visual de los personajes nos daremos cuenta que no es nada rescatable, pues todos los personajes son fácilmente olvidables o en su defecto confundibles con muchos otras series y con temáticas similares para rematar. Pero ¡ey! es el mes del amor y esta serie está planeada para no fijarse en detallitos, así que por esta ocasión lo dejaré pasar. Por su parte, los escenarios cumplen su función de ser genéricos y acompañar las escenas, pero si he de reconocer un buen trabajo es el de los flashback, pues el estilo acuarela sienta de maravilla para traer el pasado con la nostalgia necesaria.

Como ya es costumbre de estas series, la música se encuentra en todas las variantes que puedan imaginar y sin duda hay más tonadas dulces y alegres de las que me gustaría recordar. El tema de apertura: “Sekai wa Koi ni Ochiteiru” estuvo a cargo de CHiCO y HoneyWorks; es bastante alegre como era de esperar, pero no por ello molesto, a mi parecer bastante acertado. Sin embargo, el tema de cierre es más tranquilo y olvidable con el título “Burū” o “Blue” interpretado por Fujifabric.

Sólo me queda agregar que NO es apta para los que detestan las series rosas y con más sentimientos que la persona más bipolar que recuerden; por ello, si son de este grupo mejor vayan a leer otra reseña, pues aquí no está lo que buscan. En caso opuesto, no me queda más que esperar que la disfruten con una buena compañía y si aún no la tienen, no se desesperen pues puede estar a la vuelta de la esquina –o en el siguiente click.

Comentarios

comments