Por Martín Moisés |

Estamos en la era de la animación digital y con ello nos llegan diversos títulos cada año los cuales nos inundan con promocionales que van desde apariciones en televisión, internet (sí, en redes sociales), uno que otro aventurado en la radio y hasta en la sopa (¿o es mejor decir que en la comida rápida? sí amable lector, la que se vende en las diversas cadenas de comida rápida en donde por lo general tienen juguetes, pósters, estampas de la película de moda, generalmente dirigida para público infantil) y haciendo que de una u otra manera nos surja la inquietud por verla ya sea si tenemos hijos, hermanos, primos o incluso por el puro gusto de ver dicho filme.

Empresas como Pixar, Blue Sky Studios, Cartoon Network Studios, Illumination Entertainment y no nos olvidemos de DreamWorks, ofrecen cintas cuyo estilo único y “novedoso” atraen a todo tipo de público en donde sus historias pueden hacer clic con el público infantil y de paso al público adulto, que envuelto por la alegría de los niños o bien por nostalgia del pasado, hacen que les guste la película, obteniendo (por decirlo así) un éxito asegurado para dichas empresas.

Sin embargo… ¿qué ha pasado con la animación para el público adulto?

2c8f3054f53756814032d56fd6824d01_large

Lejos de criticar o realizar un debate en este tipo de animaciones, me encontré el día de hoy un cortometraje bastante agradable alusivo a la pregunta animación para el público adulto, y me pareció digno de mencionar ya que hay mucho material independiente el cual nos puede ayudar para dar ejemplo que cobra fuerza día con día con talento el cual nos puede ofrecer puertas a otro tipo de situaciones o temáticas, los cuales no sólo los peces gordos tienen exclusividad al mundo de la animación digital, que no menosprecio en ningún momento, pero es válido ofrecer al público otras opciones para entretenimiento.

El corto del que hablo lleva por nombre Brain Divided y es realizado por Josiah Haworth, Joon Shik Song y Joon Soo Song, estudiantes en animación quienes realizaron una animación CGI en donde cuentan un hecho que hoy en día es por demás conocido:

El lado izquierdo del cerebro es responsable de nuestras actividades como la lógica, mientras que el lado derecho se encarga de nuestro lado emocional. Ahora imaginemos la lucha interminable entre los dos hemisferios cuando un hombre conoce a una mujer en donde es válida las interminables maneras de conquistar; sin embargo, lo que para un lado es bueno para el otro es malo y viceversa. De todo este embrollo resulta este cómico resultado (y si a más de uno nos puede hacer recordar algunas experiencias en este tema de amor y atracción).

Estimado lector, te invito a que te tomes 5 minutos de tu tiempo para ver este corto y te sorprenderás lo que puede resultar de una simple idea, animación CGI, ingenio y dedicación , seguramente habrá valido la pena y de paso podemos confirmar que la animación tiene una puerta asegurada al público adulto y este es una digna prueba de lo que escribo.

Hasta la próxima.

Comentarios

comments