Por Tamashi

Mi recomendación literaria de la semana es El ojo y la navaja. Ensayos y críticas de cine, de Leonardo García Tsao, crítico del séptimo arte y ex titular de la Cineteca Nacional. En uno de los capítulos de este libro, García Tsao hace una lista sobre cómo saber si una película es un bodrio. Es importante darse cuenta de ello para no gastar tiempo ni dinero al ir al cine (más ahora que el boleto cuesta alrededor de $67) y así evitar convertir un rato de esparcimiento, ya sea en solitario o acompañados, en un decepcionante letargo por aburrimiento.

¿Por qué digo esto? Porque ir al cine debe ser una experiencia divertida e interesante. El filme debe dejarnos un mensaje; hacernos reflexionar y pensar. Además, el verano se acerca. Es la temporada en que los niños y  jóvenes están de vacaciones, muy dispuestos a gastarse sus domingos o ahorros en películas y videojuegos. No es casualidad que se aprovechen estas fechas para estrenar películas taquilleras (Monsters University, Mi villano favorito 2) y uno que otro churro (Son como niños 2).

Sin más explicaciones, les comparto algunos de los aspectos que caracterizan a los “churros” cinematográficos. Mucho ojo.

1) “Toda adaptación de alguna obra literaria de prestigio debe tomarse con reservas. Las versiones cinematográficas de grandes novelas sólo confirman que los valores literarios, por lo general, se traducen en pantalla como presunción o aburrimiento. La frase ‘realismo mágico’ es particularmente temible en el cine.” ¿Ejemplos? El código Da Vinci (Ron Howard, 2006), Alicia en el país de las maravillas (Tim Burton, 2010), El amor en los tiempos del cólera (Mike Newell, 2007), entre muchos otros.

"No juzgues a un libro por su película".
“No juzgues a un libro por su película.”

Un libro y una película NUNCA contarán la misma historia de manera idéntica. Son lenguajes diferentes. El cine pretende contar, en un máximo de tres horas, el contenido de las cientos de páginas de una novela; así que a veces se deben omitir capítulos, sucesos y hasta personajes, si no, la cinta sería tremendamente larga y aburrida para la audiencia. NO OBSTANTE, si la adaptación de la novela es de calidad, el filme también lo será, aunque el éxito de éste también dependerá de la dirección de actores, del montaje, de la música, de la dirección de arte y, sobre todo, de su publicidad.

2) “Hay actores que con su sola presencia condenan una película a la ignominia.” Inmediatamente pensé en Adam Sandler, nominado al Razzie Award como el Peor Actor del Año por Jack y Jill. ¿Por qué? Porque de cinco años para acá, sus comedias se han vuelto predecibles, llenas de clichés y gags, ya no aportan nada nuevo y su humor es barato. García Tsao pone ejemplos de otros actores: Raquel Welch, Richard Chamberlain, Ryan O’Neal, Chevy Chase, Jean Claude Van Damme, Steven Seagal y Sylvester Stallone. Yo agregaría a Megan Fox (Tentación diabólica, Jonah HexTransformers: la venganza de los caídos) y a Kristen Stewart (la saga Crepúsculo). Ojalá que estas actrices se pongan las pilas.

Aquí el trailer de Hace un millón de años (One million years B.C., 1966) protagonizada por Raquel Welch…

¿Increíble, no? Cavernícolas rubios peleando contra tortugas gigantes y dinosaurios…

3) “Por cuestión de principios, debe evitarse a toda costa cualquier película de 1970 a la fecha que lleve como intérpretes a cómicos que ostenten un apodo después de su nombre: Roberto Gómez Bolaños ‘Chespirito’, ‘El Pelón y el Flaco’, Sergio Ramos ‘El Comanche’, etcétera.”

Sin comentarios…

el chanfle1

4) “A veces, desde la secuencia de créditos puede uno deducir qué clase de película se va a ver. Si la película comienza con créditos en letras de color guinda, sobre stock shots de algún centro turístico mexicano, con el acompañamiento de algún éxito de los Yonics, ya podemos estar seguros que no se nos revelará una obra maestra del séptimo arte.” Aquí tienen la secuencia inicial de créditos de Pelo suelto, protagonizada por Gloria Trevi… (Sólo vean los primeros 5 minutos).

5) “Desde que Coppola demostró, con El Padrino II, el inusitado potencial de las secuelas, todavía se mantienen esperanzas para las segundas partes. La tercera parte ya se hace problemática, y son inevitables los síntomas de desgaste o agotamiento, “de ahí p’al rial”, no hay remedio: cuartas, quintas, sextas partes son puras muestras de desesperada voracidad mercantil, de querer exprimir la última gota de una fórmula que alguna vez dio resultados.” Esto también aplica a precuelas y remakes.

Sin irnos más lejos: Iron Man 3Rápido y Furioso 2-6; ¿Qué pasó ayer? 2 (y ahora saldrá la tercera parte); Mini espías 2-4; Cars 2; La risa en vacaciones 1-8…  y no podemos olvidar el caso de Star Wars, que tendrá un séptimo episodio a estrenarse en dos años.

¡Ah! Y la segunda parte de Legalmente rubia (Legally blonde 2: Red, White & Blonde, 2003) fue también un desastre:

La lista continúa en la segunda parte de este artículo. Estén atentos.

Fuente:

García Tsao, Leonardo. (2008)  El ojo y la navaja. Ensayos y críticas de cine. México: Punto de Lectura.

Comentarios

comments