POR: LUCY “HIKARI” MIGUEL |

Bien sabemos que, en general, las historias de terror de oriente son muy distintas a las que estamos acostumbrados a ver en el cine comercial y con historias modificadas por los gringos que tratan de dar temor pero, muchas veces, sólo caen en pequeños sustos que te hacen brincar de tu asiento o en puras risas.

Por fortuna, para quienes disfrutamos de la adrenalina del susto que nos dan las películas de miedo, existen los filmes japoneses y coreanos que te dejan más de una semana durmiendo con la luz encendida y pidiéndole a tu mamá que no se vaya de tu habitación hasta que te hayas dormido.

Además de la historia, los efectos especiales y las actuaciones peculiares, las películas japonesas y coreanas le imprimen más emoción con sus bandas sonoras, con melodías que no percibes mientras ves el filme, pero que algo hacen en tu cerebro para que temas un poquito más.

t2

En esta ocasión, voy a platicarles acerca del soundtrack de una de mis películas favoritas, la cual recuerdo casi como si la hubiera visto ayer. Aún me estremezco cuando pienso en sus escenas y mi piel se pone “chinita” al escuchar la orquesta que ambientó cada uno de los sucesos de esta obra (para mí, maestra) cinematográfica.

Se trata de A tale of two sisters, que a México llegó con un título que no podía ser más equivocado: Los poseídos. Inspirado en la obra de Janghwa Hongryeon Jeon, de Joseon Dinasty, este filme estuvo en pocas salas cinematográficas del país, pero con una respuesta muy positiva, porque, seamos honestos, a todos nos gusta espantarnos de vez en cuando.

Lo que el público no sabía era que esa película, del director Kim Jee-Woon y lanzada en 2003, no era una historia de fantasmas, monstruos o muertes que te hacían saltar de tu butaca y al segundo estabas recuperado. ¡No! Se trataba de una obra capaz de generarte horror psicológico con una trama que al final te cambia todo lo que en tu mente habías deducido.

La historia, como el título de la película indica, trata sobre la vida de dos hermanas que tras dejar un hospital llegan a casa de su papá, se encuentran con que tienen una madrastra y comienzan a vivir una serie de eventos que poco a poco desembocan en infortunios para cada uno de los personajes. Aunque la trama parezca deducible y, para alguno tal vez, un poco simple; la realidad es que no lo es.

A tale of two sisters nos lleva por un mundo donde la mente nos juega trampas, donde esperamos el momento de gritar, mas lo único que logramos es perder la respiración a causa de la incertidumbre y en el que la melodía de fondo nos pone en particulares aprietos.

Compuesta y dirigida por Lee Byung-Woo, la banda sonora lo hizo ganar un premio a Mejor Música en el Festival de cine internacional de Shanghai en 2004.

Este compositor, además de ser guitarrista, ha estado nominado para ganar premios en importantes festivales cinematográficos alrededor del mundo y su trabajo le ha abierto mejores puertas desde que inició en 1996, con el filme Three Friends hasta 2010 con Romantic Heaven.

En la banda sonora podemos encontrar música tranquila, como si asemejara a un dorama en los momentos de más tensión emotiva; pero de pronto, encontramos a los instrumentos creando disonancias que te estresan y te llenan el cuerpo y la mente de terror, porque no sabes lo que sigue.

Si ustedes tienen la oportunidad de escuchar la música de esta película, seguramente, sin haberla visto siquiera, vivirán una serie de emociones que se les quedarán presentes en su cabeza como si algo los hubiera atrapado. Son sólo 16 piezas, pero en ellas se resume perfectamente la historia trágica de las dos hermanas.


Para terminar, sólo me gustaría destacar que todo lo que está detrás de A tale of two sisters, hizo que el trabajo de cada persona en el equipo de producción fuera reconocido, pues su éxito alcanzó cifras inimaginables antes a nivel mundial y, yo me atrevería a decir, abrió más espacios para que otras producciones de oriente llegaran a los cines del país.

Hace un par de años, aproximadamente, Once TV transmitió un par de veces esta película; si fueron de los afortunados que la toparon o si ya la habían visto, cuéntenme qué les pareció; si no, se las recomiendo altamente.

Comentarios

comments