Con el tiempo, el odio y la discriminación hacia la comunidad LGBT ha ido disminuyendo y la lucha por la igualdad, la tolerancia y el respeto crece día a día. El día del orgullo gay es la máxima prueba de la apertura de la mente para aceptar a quien es diferente a nosotros y que, así como la heterosexualidad es cosa de todos los días, lo mismo debe suceder con personas que gustan de personas de su mismo sexo, que visten como el sexo opuesto o que se sienten atrapados en el cuerpo incorrecto.

La industria del entretenimiento –entiéndase cine, teatro, televisión–, no quiere quedarse atrás y, como ha hecho con temas polémicos como el racismo y la xenofobia, ha abierto las puertas a la diversidad sexual. Sin embargo, sus intentos no han dado los frutos que estos esperarían.

¿Personajes gays en películas taquilleras?

En lo que llevamos del año, ha habido dos intentos fallidos por incluir personajes homosexuales: LeFou en La Bella y La Bestia y Trini Kwan, la ranger amarilla, en Power Ranger.

Y digo fallidas porque es apenas perceptible que estos son homosexuales, pues se necesitó de la declaración de los productores, directores, guionistas o del propio elenco para aclarar que estos personajes eran gays, pues el guion de ambas producciones no estaba pensado para sostener una subtrama en la que la aparición del personaje homosexual pudiera sostenerse.

Otro intento también un poco fallido que vimos aparecer hace no mucho fue la confesión de J. K. Rowling sobre la relación entre Dumbledore y Grindelwald que, de no haber sido por una entrevista donde la autora reconoció la homosexualidad del amado director -relación que tuvo que aclarar, pues uno de sus guionistas había escrito una linea en la que él recordaba el amor que había sentido por una mujer muchos años atrás-, habría pasado por alto a más de un lector (o espectador). Las expectativas sobre la relación se han hecho más grandes ahora que se sabe que en la segunda entrega de Animales Fantásticos ambos personajes se reencontrarán, quien sabe, quizá sepamos un poco más de su fallida relación amorosa.

Así como estos tres casos, la industria del entretenimiento está llena de ejemplos e intentos fallidos por hacer una película/corto/serie donde, sin ser moralinos o la trama gire en torno a este hecho, el personaje principal sea homosexual.

Personajes gays que pasaron desapercibidos 

Donde sí se ha visto un avance considerable en materia de homosexualidad y aceptación es en la animación y, por sorprendente que esto parezca, Disney ha sido una de los estudios de animación que más se ha abierto a  estas posibilidades. En 1991, el personaje LeFou ya presentaba características afeminadas y una orientación sexual hacia su propio género, pues demuestra una enfermiza idolatría hacia

Gastón (y no hizo falta que nadie dijera nada al respecto); para 1998, en el largometraje Mulan, el capitán Shang se siente un poco atraído por su soldado Pink aunque, claramente, Shang no es gay pues está enamorado de Mulan y no hay que olvidar que esta película casi obtuvo una clasificación PG13 por el uso de la palabra “travesti” utilizada por un ancestro de Mulan para referirse a su heroico y deshonroso acto de usurpar el lugar de su padre en el ejército chino; cuatro años más tarde, en 2002, Lilo & Stitch se vuelven a abrir las puertas al mundo de la transexualidad y nos encontramos con un personaje que, además de ademanes claramente afeminados, disfruta mucho de vestirse de mujer, hablo del extraterrestre, teniente y experto en mosquitos: Pleakley.

“In a Heartbeat” y el futuro de la comunidad LGBT

Si bien Disney ha abierto el camino para un protagonista gay, no fue sino el corto animado In a Heartbeat el que se decidió a tratar el tema sin tabús. In a Heartbeat relata la historia de un chico de secundaria que se enamoró de otro chico y cómo éste le corresponde pese a las miradas de desaprobación de las personas a su alrededor; un corto de cuatro minutos que lucha contra la homofobia y el odio hacia los homosexuales que, además de ser muy bonito, no necesitó de palabras para dar un mensaje claro. Puedes echarle un ojo a este hermoso corto por si tienes dudas.

Hace falta recorre demasiado camino para ver personajes homosexuales bien estructurados y cuya intervención en películas sean verdaderamente justificadas y no se necesite de la morbosidad para atraer al público a éstas.

Probablemente, esta barrera se rompa en 2018 cuando Disney presente su primera princesa lesbiana. Las apuestas están hechas: muchos seguidores piden, casi exigen, a la compañía del ratón que esa princesa sea Elsa. Con la campaña #GiveElsaAGirlfriend hecha, principalmente, en Twitter, se busca que la reina Elsa de la película Frozen tenga una pareja mujer en Frozen 2. Las opiniones están divididas. Por un lado los defensores de esta campaña que creen que Elsa necesita y merece una novia porque su carácter fuerte no es compatible con una relación heterosexual; por otro lado, los que quieren que esta princesa sea una nueva pues temen que el mensaje sea confuso y se crea que si una mujer es libre, fuerte y valiente sólo puede ser lesbiana.

Ustedes qué opinan ¿qué les pareció In a Heartbeat? ¿Debería tener Elsa una novia? ¿Será que algún día veremos como “normal” parejas homosexuales en pantalla como vemos parejas heterosexuales?

Comentarios

comments