Por Manuel Merino |

Con el reciente éxito de la película Los juegos del hambre: en llamas, seguramente ha vuelto a correr el ya conocido rumor de que “se lo copiaron a Battle Royale”. Por mera comparación, digamos las tramas de ambas.

Los juegos del hambre consiste en la historia de Katniss Everdeen, una joven participante de una batalla a muerte con integrantes de otros distritos en un país futurista, en el cual ocurrió una revolución y la medida para controlar a las masas es demostrar quién manda mediante, precisamente, los juegos del hambre. En la arena de los juegos se encuentran armas más primitivas, tales como arcos, lanzas, cuchillos, etcétera.

original

Battle Royale consiste en la historia de un grupo de jóvenes, que es llevado a una isla para tener -oh, sorpresa- una batalla a muerte, en la que el último en pie puede volver a casa; esto ocurre en una época un tanto más en el pasado que en el futuro. A cada estudiante se le proporciona una mochila con víveres y un arma al azar, la cual va desde subametralladoras hasta cuchillos de cocina. Cada estudiante porta un collar a detonarse en caso de estar en un área prohibida o al más mínimo intento de escape de la isla. La “Battle Royale” es implementada por el gobierno de una especie de Unión Soviética, pero en este caso formada por países asiáticos.

Como ahora podemos apreciar, son historias que se tocan en ciertos puntos de la trama, pero no son una copia de la otra ni viceversa.

Ahora, en cuanto al libro y la película, en el caso de Los Juegos del Hambre, personalmente recomiendo los libros, la descripción es mucho más detallada, la violencia se siente un poco más explícita y existe un suspenso inminente de lo que va a ocurrir. La película fue muy apresurada, todo transcurre en minutos, la tensión disminuye puesto que las preguntas generadas mientras leen, en este caso, se resuelven casi instantáneamente con la siguiente escena.

En caso de Battle Royale, libro contra película, es un tanto complicada la elección debido a que son historias -no completamente, pero sí en gran medida- diferentes; hagamos referencia a la clásica Trilogía del dólar, o a la más comúnmente conocida serie Higurashi no Naku Koro ni: mismos personajes, historias diferentes, incluso a interpretarse como universos paralelos o, haciendo referencia a Marvel, una suerte de “What if…?”. De acuerdo a lo anterior mi recomendación personal sería un contundente “ambos”.

Ambas series prometen un buen rato de entretenimiento, tanto sus libros como sus respectivas películas ya existentes y les aseguro un buen giro para el final, el cual los dejará con un agridulce sabor de boca y una saludable duda en la cabeza.

Comentarios

comments