Esta semana iniciamos con una gran pérdida, Stan Lee nos dejó a sus 95 años y desde El Vortex decidimos hacer un recopilado personal de los colaboradores que, al igual que ustedes, crecieron con sus historias y quieren compartir un poco de lo que Stan causó en sus vidas y cómo lo han llevado hasta ahora. No olviden escribir en los comentarios si ustedes tienen alguna memoria que quieran compartir.

Axlord

Conocí a los superhéroes de Marvel en mi infancia. Incluso mi madre siempre me dijo que era fan de Spider-man. Durante los 90 crecí con las versiones animadas de los 4F, X-Men, Iron Man y por supuesto, Spider-man. Peter Parker es una antítesis de muchos otros superhéroes de su época, quienes por tener super poderes tenían resuelto mucho de su vida; mientras que Parker, por el contrario siempre sufrió mucho en su vida personal, pero jamás se permitió tomar el lado obscuro ni convertirse en un abusivo como todos aquellos contra los que luchaba. Más que entretenimiento, los personajes e historias en las que el Sr. Stan Lee colaboró y creó, son una fuente de inspiración para la vida ordinaria de la gente ordinaria, y ese es su legado más grande.

Calo Amalgam

Stan Lee en mi vida ha significado demasiado, gracias a Spider-man es que dentro de mi código moral está siempre ayudar a los que lo necesitan, evitar hacer omisiones cuando puedes ser la diferencia, no rendirme e inclusive que yo me encuentre actualmente en mi pasantía como médico, pues gracias a la serie The Amazing Spider-man de los 90 donde se hacía hincapié a la genética como la ciencia del futuro y que entre más se investigara más se podría obtener buenos resultados y ayudar, así como Spidey que obtuvo sus poderes por una araña irradiada que lo modificó genéticamente es que decidí ser genetista. La genética se volvió una de mis pasiones y por medio de la investigación de la misma podré ayudar a los que más lo necesitan. Por ello cuando lo conocí en Comic-Con, lo que atiné a decirle luego de que me firmó mi Spider-man #33 fue: “Your ideas changed my life… Thank you!”. Quitó la cara de hastío que tenía en el momento y sonrió. Gracias por cambiar mi vida, Stan.

Rinoa 

Stan Lee: Qué puedo decir que el mundo no haya dicho ya. Se habló de su generosidad, de su amabilidad, de su gran corazón y lo amoroso que era, el ingenio de una mente sin igual y una vida increíble llena de lucha. Stan fue y será un ícono en  la cultura contemporánea, sus ideas, sus principios, son fuente de sabiduría para muchos. Fue un hombre ejemplar, una pieza clave insustituible.

Stan Lee, ¿qué más podremos decir de ti que no se haya dicho ya? Que descanses, que desde donde quiera que estés contemples que lejos de dejar un par de generaciones llenas de dolor por tu partida, dejaste un legado de hermosas enseñanzas, dejas muy en claro que “solo una persona puede hacer la diferencia”. Tú fuiste esa persona para todos nosotros Stan. Gracias por tanto, por todo… Hasta pronto. Excelsior!

Alexiel Cosplay

Como buena lectora de cómics y escudándome en mi fanatismo, había varias cosas que no me gustaban del MCU, algunos de los cambios del cómic a la pantalla me costaba aceptarlos, pero luego lo ves a él, el gran Stan Lee emocionado por lo que ve, con cada actor, con cada escena, siendo parte de ese universo, era difícil no verte contagiado por su alegría y terminar disfrutando cada película. Si el que los creó los amo, ¿por qué yo no?

Recuerdo cuando vi Spider-man de los 90, fue cuando me enteré que Madame Web era el cómo veía a su esposa dentro del universo que él creó, tal vez algo absurdo de mi parte, pero ella al final, era alguien que tenía que ser especial y cambiaría su mundo. Solo logró que el hombre me encantara aún más.

Daniel Rodriguez

Mi primer acercamiento al mundo de los cómics fue a los 7 años gracias a un amigo. El primer cómic que leí fue de Marvel: Maximum Carnage, y desde ese día me convertí en un fanático y mis tardes se hicieron menos aburridas, gracias a Stan Lee pasé los mejores años de mi vida leyendo grandes aventuras de Spider-man, los aterradores Marvel Zombies, Civil War, los maravillosos X-Men y la familia de superhéroes que inició todo: Los 4 Fantásticos. El legado que dejó Stan Lee se convirtió en parte fundamental de mi vida y por eso le estaré eternamente agradecido… Gracias por todo Stan. EXCELSIOR!

BOFOFET

Aún recuerdo uno de mis primeros acercamientos al mundo de los cómics, curiosamente no fue con un cómic, fue con la serie de los 90 de Spider-man (la más chida producida hasta el momento del arácnido), era increíble ver una serie tan colorida y con bastante acción. A mis inocentes 9 años, ver al arácnido contra grandes súper villanos, seguido de los X-men, era una tarde genial, pero la serie mostraba un Peter Parker muy humano y parecía ser mi  amigo, seguí la serie bastante tiempo y Spider-man fue mi primer superhéroe favorito. Tanto así que aún conservo un Spider-man de peluche que me regaló mi madre con mucho cariño por mi afición a dicha serie.

Ya a una edad más avanzada al acomodar dicho peluche el cual tienen la araña redondita como el de la serie empecé a buscar la animación completa y  existe una participación de Stan Lee donde habla sobre su creación y de cómo hasta los personajes de ficción deben de crecer. Y sí, los héroes de ficción deben de crecer y continuar con un legado el cual dio una gran lección de vida a toda una sociedad: El bien siempre triunfa ante el mal, sí, en efecto, es una frase bastante trillada, pero si algo transmitió Stan Lee con su héroes es un mensaje de esperanza; para mí, ese es el legado de un hombre. Gracias por darnos esperanza en un mundo lleno de desdicha e incertidumbre.

Mr. Don Eddie Rivers

Cuando yo era niño, mi tío era el dueño de una tienda  de cómics y ello implicó que tuviese acceso a todo el material que se vendía. Por lo cual desde una edad muy temprana me sumergí en el mundo de los comics, pero en especial fui absorbido por las historias de los X-Men y los 4 Fantásticos en donde un grupo de personas totalmente diferentes forman una familia y salvan el mundo en favor de los demás.

Fueron esos momentos frente a televisión, unos de los más felices de mi infancia pues yo fantaseaba con ser parte del equipo y así pertenecer a algo más grande. Así, a los pocos años, encontré a Stan Lee y me di cuenta que debía agradecerle no sólo por haber creado a algunos de mis héroes; sino por regalarme un pedacito de alegría y enseñanzas de vida cuando más lo necesité.

Eddo

Desde que tengo uso de razón, Spider-man ha sido uno de mis personajes favoritos, siempre diciendo que un gran poder conlleva una gran responsabilidad, haciendo lo correcto antes de tomar el camino fácil, de que todas tus acciones tienen consecuencias, que la vida puede dar un millón de vueltas, pero al final todo estará bien, enseñanzas hechas por un hombre, Stan “The Man” Lee quien supo hacernos llegar todo esto a través de este personaje que me ha acompañado durante casi toda mi vida y me han ayudado a superar tantas penurias, alegrando mi día a día con las aventuras del arácnido.

Lamentablemente no tuve la oportunidad de conocerlo en persona y es algo que lamento, pero sé que, como la mayoría de los fans, le agradecemos estos momentos. Y no solo le agradezco la creación de uno de mis personajes favoritos, también le agradezco el segundo aire que le dio al maravilloso mundo de los cómics, impulsando a grandes escritores y dibujantes, peleando contra la injusta censura de los años 70 y 80, teniendo una rivalidad amistosa con DC que hizo que se crearan tantas maravillosas historias que siempre perdurarán en nuestra cultura. Muchas gracias por tanto, Stan.

Mefiz

Fue en la primavera de 1994 cuando estuve hospitalizado, era un niño que se enfermaba mucho, en esa ocasión estuve internado por una fuerte infección en vías respiratorias, sufría de asma y alergias, esa vez estaba solo en el cuarto del hospital y mi papá salió de su hora de comida para dejarme algunas cosas para divertirme, en ese entonces no había smartphones con juegos así que pasó al puesto de periódicos y me compró “historietas”, me llevo 4 ejemplares, un especial de club Nintendo, un Archie, un Memin Pingüin y un Invencible Iron Man, los leí todos en orden pero el que me cambio fue aquel donde Tony Stark era el protagonista, siendo tan inteligente y poderoso con su armadura y también tan vulnerable sin ella, me inspiró y me motivó a ser un hombre de ciencia.

Cuando salí del hospital algo en mi alma había cambiado, era un niño que no comprendía esos cambios pero con el paso del tiempo fui leyendo más del universo de Marvel y creciendo de la mano con mis personajes favoritos que son Iron Man y los 4 Fantásticos. Ellos me enseñaron el valor de la familia, de hacer el bien para los demás, que a pesar de tener problemas se puede salir adelante, que las pérdidas es algo inevitable pero no es algo que te pueda detener. Gracias Stan Lee por traer toda esta magia y aunque tu cuerpo ya no este en este mundo, tu alma, tu esencia, tu memoria seguirá viviendo eternamente en nuestros corazones y cada vez que de la vuelta a una página de un cómic se escuchara desde el fondo de mi corazón “Excelsior!”.

Jaguar

Stan Lee nos ofreció una mirada diferente en tantos ámbitos; desde lo cotidiano hasta lo superheróico. Sin su genio creativo, no existirían muchos de los superhéroes más queridos de la cultura popular, ni muchas de las enseñanzas que acompañan sus aventuras.

Recuerdo que la primera vez que lo vi fue en uno de sus tantos cameos, en la serie animada de Spider-man de los 90, en el capítulo en el que Madame Web le permite a Peter Parker conocer a su creador y le da un paseo sobre su espalda balanceándose entre los edificios de Nueva York. Y aunque en ese entonces no tenía idea de quién era ese peculiar personaje, hoy lo recuerdo con cariño y admiración.

Stan Lee nos demostró que es posible vivir de las ideas y la creatividad, de contar las fantásticas historias que nuestra imaginación genera, aunque él mismo confesó que llegó a sentirse apenado de ser “sólo un escritor de cómics”, para luego darse cuenta de la importancia del entretenimiento en la vida de las personas. Es una motivación para muchos creativos, un referente en la cultura que sobrepasó por mucho el estatus subestimado en el que muchas veces los escritores de cómics pasan la mayor parte de sus vidas y trascendió hasta volverse un ícono pop reconocible en todo el mundo. Gracias por tanto, Stan.

Mike Maya

Nunca he sido un gran lector de cómics, pero tengo que admitir que en mi vida Marvel ha estado en todos los demás medios: cine, videojuegos, animación, juguetes… Aun sin saberlo, Stan Lee influyó en mi vida de una forma impensable. Recuerdo que la primera vez que lo vi fue en la serie animada de Spidey y no podría decir si fui consciente de quién era, en aquel entonces ser fanático de los super héroes no eran tan aceptado como lo es ahora, pero gracias a ello logré conocer a algunas de mis mejores amigos y me impulsé a llegar hasta hoy.

Los tiempos han cambiado, los héroes son el día a día, se ha vuelto un tema cotidiano en nuestra sociedad; y sí, gran parte de eso se lo debemos a la mano invisible de Stan; con un corazón de oro, con un ingenio abrumador y con un estilo que solo él podía sostener. Hace poco jugué el nuevo juego de Spidey y al ver a Stan en pantalla me di cuenta cuánto había cambiado ese niño que veía el televisor hace tantos años; ya nada podemos decirle, Stan cambió a generaciones e hizo todo lo posible por traer un mundo mejor, una historia a la vez; gracias por tanto y perdón por tan poco, Stan; ahora nos toca a nosotros ser aquellas personas que cuenten las historias necesarias.

Mena Vox

No puedo decir que tuve una mala infancia, en realidad tengo recuerdos maravillosos, sin embargo, en ninguno de ellos recuerdo haber tenido amigos, así en plural, a lo mucho una amiga que hasta la fecha sigue siendo parte de mi vida. En fin, tenía entre 6 y 7 años cuando mi papá enfermó de cáncer, podrán imaginar lo difícil que fueron los años que siguieron. Mi madre debía atenderlo y no había mucho tiempo para pasar conmigo por lo que mi abuela se encargaba de cuidarme. Durante esa época mis ánimos bajaron, si de por sí no me era fácil hablar con los demás, en esos momentos, menos. Poco a poco me fui aislando más y más y aunque la escuela nunca me dio gran problema, socializar sí que era una pesadilla (aún lo es). Un día viendo la televisión, encontré un show en Fox Kids que cambiaría mi vida: X-Men, la serie animada. En ese momento encontré a mis mejores amigos, los mutantes.

Un día, haciendo las compras con mi mamá, pasamos por el pasaje de libros en Zócalo y ahí estaban; ¡eran los X-Men y no estaban solos! Un mundo de historietas apareció frente a mis ojos. A partir de ahí comencé a leer cómics, ver las series animadas. Prefería pasar los recesos en el salón leyendo que salir a jugar y así pasó la primaria y secundaria, cuando por cuestiones de salud pasé mucho tiempo en cama y hospitales y una vez más, los mutantes me acompañaban, me daban fuerzas y me recordaban que debía ser fuerte y seguir adelante a pesar de las malas rachas.

Poco después se estrenó la primer película de los X-Men en el cine y podrán imaginar mi emoción, mi mamá me llevó a verla saliendo de la escuela y me gusto tanto que nos quedamos a la siguiente función para verla de nuevo, saliendo del cine, en Plaza Galerías pasamos a una tienda en donde vendían juguetes y comics ,nos llevamos comics nuevos y fuimos a comer pizza, ese día recuerdo que le dije a mi mamá que había sido el mejor día de mi vida.

Así, desde el año 2000, las películas de Marvel han logrado emocionarme como esa primera vez y cada cameo de Stan Lee, responsable de este universo, le he agradecido por darme esos momentos de alegría.

Gracias a Stan Lee y ese universo que ayudó a construir, aprendí grandes lecciones, aprendí de Spidey a ser fuerte por los demás, para cuidar de mi madre. Aprendí de los X-Men que todos somos distintos y eso está bien, que podía ser yo misma y no era necesario encajar en ninguna parte, aprendí del Capitán América que siempre debemos ayudar sin esperar nada a cambio, porque es nuestra responsabilidad hacer lo correcto. Aprendí que tener miedo, equivocarse y caerse está bien y nos hace humanos, pero el enfrentar los miedos y luchar por nuestros ideales a pesar de los obstáculos nos hace héroes. Stan, sin saberlo, se convirtió en el mentor, el wiseman, en mi propio camino del héroe como diría Campbell y así fue para muchísimas personas a las que marcó para siempre. Stan fue el verdadero héroe y dejó un legado que seguirá marcando generaciones. Cada obstáculo, cada momento difícil que he atravesado, he pensado ¿qué haría Peter Parker? ¿Qué haría Steve Rogers? Y gracias a ellos siento que hoy soy la persona que soy y seré por siempre. Gracias Stan “The man” Lee, por enseñarme a ir siempre hacia arriba y adelante!

 

¿Ustedes tienen alguna que quieran compartir?

 

Comentarios

comments