JAGUAR|

Hay sitios especializados en crear noticias de broma. Su interfaz permite al usuario subir una imagen e incluso redactar el texto que acompañará al falso y llamativo título; enseguida, ya sea con toda intención de engañar o por falta de información, la noticia se extiende a tal velocidad que llega un punto en el que pueden ocurrir dos posibles variantes: la primera es que alguien se tome la molestia de desmentir la nota falsa para así invertir el proceso (que ahora lo que se comparta sea la noticia de que la información es falsa) y que todo quede como una inofensiva broma, y la segunda es que un medio serio la filtre como una nota real, para que más temprano que tarde ocurra el primer escenario y sea desmentida, en cuyo caso la veracidad del medio que la filtra se ve comprometida según el impacto que llegue a tener.

Tal vez la primera vez nos resulte gracioso, pero si miramos más allá, termina convirtiéndose en una tendencia alarmante, ya que ahora no solo se trata del chisme o rumor que escuchamos a diario por la radio, la prensa, la televisión y los medios digitales (sobre todo en las redes sociales), sino porque queda en duda la credibilidad de periodistas y medios de comunicación.

Este tipo de situaciones nos hacen pensar que el periodista se dejó llevar por un rumor sin percatarse de las fuentes, armando el contenido y publicándolo como algo real.

Es importante que los medios de comunicación sepan reaccionar ante las noticias, y sobre todo las que circulan en redes sociales sin tener una fuente confiable.

Rumores acerca de que podríamos ver cosas tan increíbles como el final del manga de Nana o que para el comienzo del año se transmitiría una serie de anime basada en Vocaloid son tan solo un par de noticias de broma que se han podido ver en lo que respecta al ámbito otaku. Falsas noticias sobre la muerte de autores, las segundas o terceras temporadas de animes ─que si bien se lo merecen, son un engaño─, en fin… bromas recurrentes que para algunos puede resultar graciosas, pero para la gran mayoría no son más que viles mentiras, chismes y bromas de mal gusto, pues la ilusión y emoción que nos provoca a los fans una noticia de este tipo no se debería tomar a la ligera ─the hype is real─.

Así que la enseñanza que nos queda a todos es no creer todo lo que leemos: Si tenemos realmente un interés por saber qué está pasando, debemos buscar la noticia en distintos medios para comprobar su veracidad o intentar buscar información de primera mano con los involucrados, a través de cuentas oficiales, perfiles y páginas, Twitter, o demás herramientas que nos permitan saber que no nos han tomado el pelo.

Comentarios

comments