Fortnite sigue siendo el videojuego fenómeno de la temporada, aunque su impacto ha bajado un poco, no se puede negar el hecho de que el battle royale de Epic Games se ha vuelto una adicción para muchos jóvenes… y quizás ésto no es una feliz coincidencia.

Epic Games se enfrenta a una demanda colectiva en Canadá y aunque las demandas no le son ajenas, ésta en particular llama la atención. La firma Calex Legal está acusando a la compañía propietaria de Fortnite de haber diseñado su juego deliberadamente con el objetivo de ser adictivo.

Según la firma legal, Epic Games “contrató a psicólogos que excavaron en el cerebro humano y pusieron todo su empeño en hacer el juego lo más adictivo posible” y nunca advirtieron a los jugadores de ello.

Fortnite demandado una y otra vez

Este año, la OMS declaró la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental. Varios gobiernos al rededor del mundo han comenzado a legislar en materia de videojuegos y sus esquemas de negocios free-to-play y loot boxees.

Calex Légal representa a dos jugadores de 10 y 15 años. A pesar de que los términos y condiciones de Fortnite establecen que los usuarios renuncian a su derecho de demandar en grupo, la firma de abogados sostiene que dichos términos no son validos.

En Canada, la Ley de Protección al Consumidor exige que las empresas deben revelar claramente los riesgos asociados a sus productos o servicios. En el caso de Fortnite, Calex Légal afirma, no está presente en los términos del juego.

¿Adictivo como fumar tabaco?

En el 2015, el Tribunal Superior de Quebec determinó que las compañías de tabaco no advertían de forma adecuada sobre los peligros de fumar. Esto fija un precedente que ayuda en el caso de la demanda contra Epic Games. Calex Legal señala que el principio sería el mismo: la compañía no advierte de los peligros y la adicción que puede causar Fortnite.

Hasta el momento, Epic Games no ha realizado ningún comentario al respecto.

Fuente.

Comentarios

comments