Los videojuegos son un universo para nada ajeno a Disney. No hay que ir tan lejos, ¿Quién no se acuerda de lo difícil que era Aladdin o lo hermoso que se veía el juego del Rey León en el Super Nintendo?

A pesar de que los títulos no eran publicados por Walt Disney o alguna de sus subsidiarias, sí teníamos claro que había un control de calidad bastante alto, porque, en primer lugar y una cosa muy importante, no a cualquier compañía le sueltas tus propiedades intelectuales, ¿o sí?

En fin. Uno de los cambios más drásticos y que nos dejaron con una cara de WTF fue la participación de Disney con la compañía japonesa Square Enix, mejor conocida por haber creado al mejor RPG de toda la historia: Chrono Trigger (ah, sí, y Final Fantasy también).

Probablemente uno de las artes más hermosos que verás

La verdadera razón por la que nos quedamos con cara de Pikachu sorprendido, es que no estábamos tan acostumbrados a ver un cruce de animación infantil estadounidense con los personajes de pelos parados y llenos de cierres como Tetsuya Nomura ya nos tenía acostumbrados, pero, para sorpresa de todos, se convirtió en una combinación ganadora.

El reino de corazones

Kingdom Hearts es una franquicia difícil de explicar, así que lo descompondremos en algo muy sencillo: una batalla entre el bien y el mal (obvio), un villano en turno que quiere alterar la realidad de todos los universos por medio de unas criaturas llamadas Heartless (sin corazón) y una historia que poco a poco se hacía más enredada que la cabellera de la princesa de Tangled.

La primer entrega nos presentó a varios de los personajes que, consideramos, son los protagonistas. Sora, Riku y Kairi, tres muchachos que viven con la idea de abandonar su isla y conocer más allá de sus límites, Donald y Goofy, quienes son los fieles protectores del Rey Mickey, y que ahora deben buscar al “portador de la llave”, y, claro está, el ratón favorito de Disney, quien jugara un papel más importante conforme el paso de la historia y las entregas.

La base del primer juego también sentó una marcada colaboración entre personajes japoneses y americanos. Fue impresionante ver que algunos viejos conocidos como Cloud y Sephiroth pelearan en el mismísimo coliseo que aparece en Hércules, visitar a los niños perdidos de Peter Pan y ayudarles a combatir la oscuridad de sus corazones, y hasta salvar a Alicia de los horrores del País de las Maravillas.

Es muy importante ser tan descriptivo en este aspecto porque, poco a poco y con el avance de los años, más mundos de Disney fueron introducidos a esta franquicia de videojuegos. Kingdom Hearts III, por ejemplo, tomó uno de los mundos que más fans tienen en el mundo y lo mezcló con esta enredadera de historia: Toy Story.

Ok, todo cool, pero ¿qué posibilidades se abren ahora que Disney tiene nuevos hijos? Como recordarás, no tiene mucho tiempo que llevan una buena relación con Marvel y la franquicia de Star Wars  –por no decir que son dueños–. ¿Qué tanto podrían llevar a cabo con esta dupla de marcas?

Big Hero 6: El primer paso

No está de más mencionar que Big Hero 6 es una de mis películas favoritas… y que Marvel es el dueño original del cómic. ‘Grandes Héroes’, como fue conocida en Latinoamérica, tuvo una adaptación a película animada como parte de una dupla entre Marvel y Walt Disney Animation Studios, y fue bastante exitosa.

Otro peculiar caso de “cruces”

Las filtraciones siempre nos emocionan, y una de las más fuertes estaba relacionada a una localización del juego basada en esta película. Para regocijo de todos, al final terminó siendo una realidad, y San Fransokyo puede ser visitada en el juego, y obviamente, con la dosis de acción que estos seis héroes pueden aportar a la más reciente aventura de Sora.

Ahora que Disney es “dueño” de Marvel, se abre una cantidad impresionante de posibilidades para que los personajes de la franquicia Avengers puedan aparecer aquí.

¿Hay una razón? ¿Debe haberla? Vámonos a una teoría sencilla: los soltaron para episodios especiales de Phineas y Ferb. Si bien la crítica no turbo mega amó este crossover, es un hecho que pueden hacer lo que quieran con ellos, y la franquicia de Kingdom Hearts ha demostrado que tiene una calidad impecable, no por nada, para cuando estés leyendo este artículo, se han vendido poco más de cinco millones de copias alrededor del mundo.

Las manos desarrolladoras de Square Enix tampoco son un juego –¡ja! pequeño chiste–. Square sabe cómo imprimirle un sello característico a todo lo ajeno que toca. Te puedes dar cuenta con sus crossovers con otras franquicias o hasta sus extrañas campañas de marketing con la marca de moda Louis Vuitton, y sin ir tan lejos, con las figuras que ha producido de los personajes de DC Comics –las Play Arts Kai que te dejan sin comer como por tres meses–.

Si en Phineas y Ferb pudimos ver a Venom y a Red Skull, ¿por qué no soñar con combatir una invasión Skrull? ¿Recrear la épica batalla de Nueva York? Las opciones que tienen entre las manos son muchas, y encajan a la perfección con la trama de mundos que maneja la franquicia de Square Enix.

Que la fuerza de tu imperio te acompañe

Podemos separar éste apartado del anterior si nos basamos en las películas live action que han metido. Con Piratas del Caribe hicieron un trabajo bellísimo al meter detalles bastante obvios de la película, como poder herir a los enemigos sólo bajo la luz directa de la Luna, y ni se diga con Tron, que las expresiones faciales y los cutscenes dejaron sorprendido a más de uno.

No es para nada extraño que cuiden específicamente estos apartados, pues a final de cuentas, el chiste es que ambos universos conserven lo que les da ese sabor, y además, que se note un contraste de los mundos entre sí. ¿Te imaginas que hicieran lo mismo con Star Wars?

Ya todo es posible ¿No?

Si bien Kingdom Hearts ha tocado algunas temáticas espaciales gracias a franquicias como Lilo y Stitch o las -amadas por todos- secciones de la Gumi Ship, el espacio no es un terreno que hayan explorado a profundidad. Star Wars y Guardianes de la Galaxia podrían quedar perfecto aquí, pero más SW, sobre todo, con el fuerte enfoque que tienen ahora de producir películas en masa… aunque la calidad de algunas sea cuestionable –cof, cof, Han Solo, cof, cof–.

El pasado 5 de febrero, Disney tuvo su primera junta para evaluar los resultados fiscales de un breve periodo de tiempo, y aunque sabemos, de manera pública, que algunas producciones de SW fueron pausadas debido a la metida de pata de Solo, declaran que siguen con la mentalidad de entregar y nutrir nuevos materiales de entretenimiento para el goce de sus bolsillos… digo, de los fans.

Regresamos con el ejemplo de los hermanos triangulares de Phineas y Ferb: si Disney hizo que un crossover tan raro como ese funcionara, ¿Qué están esperando para incluirlo en el universo de Kingdom Hearts? Probablemente, nada, y probablemente, estén pensando junto con Square Enix, cómo pueden darle sentido a este universo de sueños húmedos que los fans de Marvel y Star Wars están esperando.

Comentarios

comments