En Las Brujas un niño y su abuela se enfrentan a la terrible Asociación de Brujas de Inglaterra mientras éstas,bajo la apariencia de mujeres corrientes, celebran su convención anual en un hotel

Seguramente este argumento ya lo conocerán muchos de ustedes, ¿cierto? ¿Recuerdan aquella película homónima en donde actúa Angélica (o Anjelica) Huston, hecha en 1990? Antes era común que la pasaran durante este mes o incluso en los días finales de octubre.

Y tal vez ustedes pensarán, “bueno, siendo algo tan conocido desde hace tiempo, ¿por qué hablar nuevamente de esto?”. Porque el libro de donde salió esta película obviamente es mucho mejor que la susodicha y en este penúltimo día de noviembre vale la pena mencionarlo.

Rold Dahl es bien conocido por sus historias, varias de ellas ya han sido adaptadas al cine y televisión por varios directores y muchas otras son varios libros que están (o deberían estar) en la cabecera de cualquier niño, cuyos padres estén interesados en una buena educación. Por mencionar algunos casos tenemos:

  • Alfred Hitchcock Presenta
  • Los gremlins
  • James y el durazno gigante
  • Charlie y la fábrica de chocolates
  • El fantástico señor Zorro
  • Las brujas
  • Matilda
  • Inaudito (Corto mexicano,por cierto,del año 1999)

Entre muchos muchos otros, sin olvidar que el mismo Roald ha hecho el guión para algunas de ellas en su versión fílmica.

Lamentablemente para Las Brujas,éste no fue el caso.

Pero, entrando de lleno a la novela, reseñémosla como una entidad distinta a la película:

Aquí se define a una bruja como “demonios en forma humana”, y tienen características físicas muy particulares: no tienen cabello, por lo que usan pelucas; sus dedos son delgadísimos y tienen garras finas al final de ellos, por lo que usan guantes; sus pies, a falta de dedos, resultan ser cuadrados; su saliva es azul y su mirada es… por así decirlo, fría y con un brillo púrpura que obviamente es mejor evitar a toda costa.

Las brujas no son las únicas criaturas mágicas que existen, según nos hace entender Luke, el chico huérfano narrador de la historia, pero estaba demasiado absorto en escuchar sobre la Gran Bruja como para dar mayor datos sobre ellos.

Las Brujas están organizadas en comunidades por países, se dice que surgieron de Noruega (sus brujas son especialmente crueles), aunque hoy en día el país con más brujas peligrosas es Inglaterra. Cada año se reúnen para discutir sus logros, cuya mínima cuota a alcanzar es destruir a un niño por semana.

Así, Luke se entera, gracias a su abuela, que hay varios métodos que ellas utilizan para desaparecer niños de la faz de la tierra.

Existe, por ejemplo, el caso de Solveg, quien recibió una manzana y quedó atrapada en una pintura el resto de su vida. Fue vista varias veces dándole de comer a los patos de la pintura o llevándole migas a las gallinas. Cambió de edad y de apariencia al pasar los años hasta que un día desapareció.

Otro caso es el de Harald, que un día poco a poco se fue petrificando hasta ya no poderse mover de nuevo al llegar la noche.

Birgit, una pequeña niña que se transformó en una gallina y que ahora es tratada como mascota por el resto de su familia, a menos, claro está, de que sea cocinada algún día en que a su madre se le olvide cuál de sus gallinas era su hija previamente.

Leif, convertido en marsopa, mientras nadaba con sus hermanos y que al final del día se adentró en el mar y ya nunca se le volvió a ver.

Y para terminar estaba Ranghild, una niña que simplemente fue llevada lejos por una bruja  y tampoco la volvieron a ver.

¿Por qué tanta obsesión con los niños?

Bueno, podríamos decir que literalmente les causan repulsión a las brujas.

Su naturaleza no soporta a los niños, ni física ni mentalmente. Así que con eso ellas tienen suficiente como para dedicar su vida a odiar y tratar de erradicar a otro ser vivo.

Con esto como prevención, Luke debe estar al pendiente de cualquier encuentro con una de “ellas”.

Como ya sabemos, al viajar a Inglaterra por el bienestar de la salud de su abuela, Luke recibe dos ratones como mascotas y, al llevarlas a pasear, termina presenciando la Reunión Anual de Brujas Inglesas de ese año.

Ahí se entera de que, como los niños no están siendo destruidos con suficiente eficiencia, la Gran Bruja ha decidido erradicarlos masivamente mediante chocolates con una poción que hará que los propios padres maten a sus hijos una vez convertidos en ratones.

Para quienes aún no han leído ni el libro ni visto la película, les recomiendo que primero lean la versión impresa y luego la vean en pantalla.

Si ya vieron la película y aún no han leído el libro, les recomiendo muchísimo que lo hagan, ya que en verdad es aterrador leer cómo se siente Luke al estar rodeado por demonios en forma humana, además de que el final, gracias al cielo, es mucho más adecuado para la línea de terror manejada durante la novela, sin tener que recurrir al clásico final feliz que todos desean ver al pagar su boleto en taquilla.

 

Ficha técnica:

Nombre Original: The Witches

Autor: Roald Dahl

Ilustrador: Quentin Blake

Editorial: Alfaguara Infantil

Año: 1983

En México: 2000

Comentarios

comments

COMPARTIR
Artículo anteriorCosplayer del mes: Daniss como Juliet Starling
Artículo siguienteEventos en Diciembre 2012
Columnista invitado es aquel que escribe [muy] ocasionalmente en El Vortex, y por tanto no tiene una cuenta personal en el sitio. Aunque si te gustó la que acabas de leer, tus comentarios quizá le hagan involucrarse más y escribir más seguido.