JAGUAR |

feat gm mm

Así de contundentes como el título de esta nota fueron las declaraciones de George Miller, el legendario director australiano de las cintas de la saga Mad Max, quien en declaraciones para la Page Six del New York Post, señala lo siguiente:

“He rodado en Australia, entre vegetación salvaje y desiertos de arena roja con lluvias torrenciales y eternas. Tuvimos que esperar 18 meses [sin rodar] y cada viaje de vuelta a EE UU duraba 27 horas. Esas películas de Mad Max tardan una eternidad en hacerse. No voy a hacer ninguna más”.

Lo anterior fue dicho a pesar de que recientemente habló de lo que le gustaría hacer con la secuela de Fury Road y con el personaje de Furiosa en un spin-off, de manera que no descartemos la posibilidad de que, simplemente, quiera tomarse un descanso de la franquicia.

Tratemos por un momento de ponernos en su lugar: En cada entrevista con la prensa y cada aparición en publico tenía que responder a las mismas preguntas acerca del futuro de la saga: ¿cuáles eran sus ideas al respecto?, ¿qué pasaría con el destino de tal o cuál personaje? Básicamente es como que en cada reunión familiar, tu tía te fastidie con preguntas tales como: ¿cómo va la tesis?, ¿y el novio/la novia? ¿para cuándo te vas a casar?, ¿para cuándo los hijos? Así ad infinitum.

Tales declaraciones pudieron ser motivo de un hostigamiento constante para dejar de contestar las mismas preguntas y enfocar su mente en otros proyectos. Quizá estemos malinterpretando sus palabras y se refiera a no volver a rodar en condiciones tan extremas.

Mientras tanto Warner quiere continuar la franquicia y Tom Hardy tiene contrato para más entregas. Todos esperamos que la solución no sea sustituir a Miller, quien por cierto, ya ha contemplado esa opción… ¿O acaso las aventuras del guerrero de la carretera, Max Rockatansky, podrían quedar en otras manos?

Vía: Page Six

Comentarios

comments