El mes pasado se estrenó en Netflix una nueva versión de los Caballeros del Zodiaco. Dicho anime ha tenido bastantes versiones ─por así decirlo─, unas bastante buenas como Lost Canvas y otras pésimas como el estreno del que hablamos en esta ocasión.

¿Era realmente necesaria esta nueva versión de uno de los animes más amados por el fandom latinoamericano? Con esta adaptación únicamente lograron molestarnos con un pésimo doblaje, una historia sin sentido y mal contada, una tapa parlante y un despojo total del imaginativo colectivo de los  los personajes principales.

Este tipo de remaster full HD no es nuevo y parece que continuarán usando el modelo. Mucho se ha dicho sobre esta tendencia de modernizar clásicos:

  • No se respeta el material original
  • No son las voces originales ─a veces no se puede contar con las originales, como en este caso, pero de eso a entregar un doblaje como el de Seiya…─ 
  • Occidentalización de la animación
  • El CGI es horrendo
  • Hacer una versión live action es pésima idea

Y aquí en El Vortex vamos a mencionarles algunos puntos de vistas sobre este tema y lamentablemente podemos adelantar que es más un estrategia de marketing.

Versiones Full HD

¿Alguien recuerda el infame Dragon Ball Z Kai?, esta  fue la nueva versión de  Dragon Ball Z pero con un arte mejorado, colores brillantes, escenas nunca antes vistas, pereciera el modo definitivo para Dragon ball Z  pero desde el opening había un grave error:

Empezando por un opening nada memorable e incomparable con el Chala Head Chala, seguido por un doblaje nuevo, lo condenó a ser ignorado, repudiado y olvidado. El error principal, aparte del doblaje, fue ese cambio a la animación original ─incluso a cierta censura─. Sí, se veía mejor, pero el estilo noventero era parte de la obra original del señor Akira Toriyama, cuando volvieron a transmitir la serie en años recientes no pusieron la versión Kai, se optó por la original con todo y sus defectos de la época. La  verdadera reinvención de la serie llegó con Dragon Ball Super acompañado de una nueva saga y películas cuyo propósito fue plantearle al espectador un nuevo estilo visual, respetaron el doblaje original de la mayoría de los personajes y a pesar de que en un  principio tuvo errores de animación, la serie se redimió y el “vuela pega y esquiva” ya no suena tan mal.

Live Actions innecesarios

En El Vortex ya se habló del desastre de la adaptación de fue Death Note (puedes verla aquí). Fue a partir de ese adefesio que comenzaron los memes y burlas sobre las versiones por  parte de Netflix. La película parecía una versión dramática-fantasiosa de 13 Reasons Why con elementos sobrenaturales. Lo peor es que Death Note cuenta con adaptaciones live action por parte de estudios japoneses y estas, sin ser de alto presupuesto, resultaron ser mejores comparada con la de Netflix. Por otro lado, Ghost in the Shell La vigilante del futuro (2017) prometía mucho, trataría de redimir la adaptaciones, pero le fue tan mal que ya se puede ver en los sistemas de cable local.

Aún así, no todo es malo. Battle Angel Alita (2019) de James Cameron, supo hacer su parte en cuanto a adaptaciones. Hubo queja por el CGI, pero por lo menos la historia y personajes supieron defenderse ─no de la mejor manera─, pero no fue un desastre ─solo, digamos, le faltó impulso─.

No todas la malas adaptaciones son de anime.

Expongamos un caso más común: Ben 10, este es uno de los casos más recientes de una reinvención innecesaria. Ya no saben qué hacerle al personaje principal, ya ha pasado por tantos animadores y pareciera que solo buscan crear mercadotecnia con cada nuevo Ben 10 ─no me extrañaría que publicaran uno nuevo, con animación distinta tipo CGI el próximo año─ y cada vez deforman más el personaje.

Lo mismo sucede con clásicos como Scooby Doo donde ya no se sabe cuál será el rumbo del próximo animador en turno y todo esto ha dado como resultado un hartazgo y pocos estudios han escuchado a los fans y han optado por la cancelación o sustitución de las series como lo que le pasó a los Thundercats Roar, al buscar información sobre dicha serie ya parece que fue olvidada, en las noticias aparece una supuesta cancelación pero no hay nada concreto.

Podríamos seguir con más y más ejemplos: Las chicas superpoderosas, Teen Titans Go!, She-Ra de Netflix, Voltron, Las Tortugas Ninja; pero al final, la mayoría nos llevarán a la misma conclusión, todo es marketing: adaptado al mercado occidental y a lo políticamente correcto. La solución no va estar en quejarse vía Twitter contra el animador; simplemente hay que dejar que las cosas pasen sin pena ni gloria. A la fecha no no he escuchado algo sobresaliente de las series antes mencionadas, nunca han sobresalido y lo mismo pasará con The Knights of the Zodiac de Netflix; a diferencia de las obras originales, que nos siguen causando nostalgia y un grato momento cada vez que son recordadas.

Comentarios

comments