100% Lobo se estrenó hoy en cines mexicanos.

El cine no es diferente a otras industrias: hay filas de gente trabajando por años en proyectos que batallan para poder ver la luz, y una vez que salen, solo es a un puñado de responsables a quienes se les da la mayor parte del crédito y aplausos (a veces en desproporción).

Con ésto quiero decir que no mucha gente piensa en quién habrá sido el director de arte en Ciudadano Kane, el continuista en El Padrino II o el productor en línea en El club de los cinco, ya que su protagonismo solo pertenece al renglón de los créditos; aquel banderazo de salida con el que se retiran los espectadores de las primeras butacas.

Alexs Stadermann —director de 100% Lobo— sabe muy bien lo que se siente eso: su mayor participación en el medio ha sido como animador supervisor en series como The Goof Troop u otras obras menores de Disney como Timón & Pumba, Quack Pack y El rey León 2.

¿Recuerdas de La tropa Goofy?

Obras que no fueron la última coca cola del desierto, pero aún así son referentes obligados para la infancia de muchos (sobre todo si les tocó la época dorada de Azteca siete).

Pero desde el 2010 la carrera de este animador australiano ha tenido un nuevo giro: dejó la comodidad y anonimato del restirador y en su lugar ha tomado la batuta de director y escritor.

No cabe duda de que es un ejemplo más de que a veces uno tiene que comenzar desde abajo para conocer bien el oficio, y para el caso de Stadermann posiblemente haya sido para bien, pues lleva al menos 4 largometrajes en esta década.

En sus películas deja entrever atisbos de lo que posiblemente es un estilo propio, que demuestra un conocimiento del lenguaje cinematográfico, que juega con sus recursos y que logran detener la atención del espectador por hora y media… Sin embargo, puede llegar a vacilar un poco.

En 100% Lobo el doblaje fue la estrella

Freddy Lupin, heredero orgulloso de una dinastía de hombres lobo, se sorprende cuando en su cumpleaños número 13, su primera ‘transformación’ sale mal, convirtiéndolo en un feroz … Poodle! A pesar de su peinado rosado, ¿podrá Freddy demostrar que todavía es 100% lobo?

Sinopsis oficial de Zima Entertainment

El modelo es fiel, la trama sigue al pie de la letra a la filosofía del bildungsroman (historia de crecimiento personal)… solo que aderezada por una premisa de —lo que importa es lo de adentro— como mayor aprendizaje.

No es una revelación muy grande y se puede ver venir desde el avance oficial de la película, en ese sentido no hay un solo giro de tuerca esperando en el camino.

Pero quizás no sea una molestia para su público objetivo, puesto que los diseños de personajes son adorables y las actuaciones de voz bastante convincentes.

He quedado realmente impresionado una vez más por el talento de Carlos Segundo —más conocido por ser la voz de Piccollo Daimaou en Dragon Ball—quien sabe hacer personajes cómicos y enojones como lo fue el antagonista principal de esta historia: si pude reírme de los chistes de 100% Lobo, fue gracias a él.

Del resto de actuaciones también creo poder decir lo mismo. Hubo un compromiso grande y como espectador, agradezco que no hagan sentir al doblaje como un trámite, como solo un paliativo para aquel público que odia ver el diálogo escrito en pantalla pero que odia aún más escucharlo sin alma.

100% LOBO

Por un instante, pude imaginarme a mi yo de 10 años viendo la película sin molestarse en preguntar qué tanto le faltaba para terminar.

En los huesos: el escueto detalle de su guion y su mundo

Los lugares comunes invadieron casi todo aspecto en esa hora y media, apenas y hubo resistencia…

Desde chistes de flatulencias —y otras deyecciones—hasta estereotipos que conforman a personajes. El sentimiento de seguridad que dan los clichés son una tentación muy grande para todo escritor que quiere concluir su historia con prontitud y sacar para el alquiler de paso.

Pero es lo mismo que no permite que reluzca más 100% Lobo. No toma ningún riesgo y aunque es sumamente interesante la idea de hombres lobo siendo los guardianes de un pueblo cierto es, que termina por no adentrarse en nada.

El clímax por otro lado intenta desesperadamente ser explosivo, narrar mil cosas al mismo tiempo, crear una vorágine en la que de forma paralela ocurran varias confrontaciones. ¿Habrá sido por casualidad, un arrepentimiento?

Amén de todo esto, 100% Lobo sigue siendo una experiencia encomiable y que puede servir para ir entrando en calorcito, ahora que dejamos noviembre y está por comenzar la temporada decembrina; los estrenos ya vienen a raudales.

Comentarios

comments