Robot

Aunque la cinta ya va de salida en cartelera, no podía dejar pasar la oportunidad de ver a mi “héroe de acción” favorito de la trinidad clásica Schwarzenegger-Stallone-Willis, en su nueva aventura del trimestre (porque en verdad pareciera el tipo sale en cuatro cintas nuevas cada año); la más reciente entrega de Duro de Matar, subtitulada “Un Buen Día Para Morir”.

No necesitan saber mucho de la trama, pero en resumen: John McClane (Bruce Willis) viaja a Rusia y junto con su hijo que trabaja en la CIA, detienen un complot internacional y matan a muchos, muchos rusos en el camino.

dead-lenin-cake

Lo siento, quería poner un chiste de Lenin, pero en eso encontré esta imagen

Como buen fan del género y del protagonista, nunca supuse iría a ver algo digno de un premio Oscar, Globo de Oro, Palma de Cannes, Oso de Berlín, o ya de perdida Ariel a Cinta Extranjera (sí ya sé que eso no existe, y no, no estoy hablando de los Arieles, sino de la Categoría, aunque pal caso); y en comparación, me ofende que la gente critique las cintas de acción como “cine-basura” cuando bien saben que lo que están a punto de ver es una realidad totalmente fuera de contexto donde un tipo armado hará pomada a todos los que se le pongan enfrente, habrá sangre y muertos y explosiones, y mucha diversión para quienes gustamos de no siempre exigirle a Hollywood una obra que nos haga pensar, y sí algo que nos emocione, nos haga reir, comer muchas palomitas bañadas en crema de elote (¿qué?¿solo yo hago eso?) y simple y llanamente, no pensar las siguientes dos horas sobre nuestros problemas o cuán difícil esta la economía porque ¡Bruce Willis acaba de decir algo super varonil antes de despacharse a alguien de manera sorprendente!

Pero entonces…

4.- ¿Quién diablos es Jai Courtney?

Resulta que si uno ha visto todas las cintas de la “saga” de Duro de Matar, reconocerá que desde la primera entrega se sabe John McClane tiene un hijo y una hija. En la cuarta película, pudimos ver a una ya muy crecidita Lucy McClane (interpretada por Ramona Flowers, a quien conocemos en esta realidad como Mary-Elizabeth Winstead), haciendo las veces de damisela en peligro. En esta entrega por fin pudimos saber qué fue del otro mocoso, Jack, quien al igual que su hermana seguramente también tenía los genes McClane a tope.

Y así, sin más, aparece Jai Courtney interpretando al hijo del policía de Nueva York que más acción ha visto sin vivir en el universo Marvel. Pero seguramente ustedes al igual que yo se preguntan ¿Y ese wey quién es?

varro

¡Pues este!

Quizá con la imagen algunos de ustedes hayan brincado y como si les fuera a dar un premio (seh claro) rápido respondieron “¡Es el que salió en la primera temporada de Spartacus!”. Los más conocedores quizá hasta lo hayan mencionado como Varro, el nombre de su personaje, pero fuera de eso el joven es un verdadero desconocido.

Tampoco me malentiendan, el “actor de cine de acción” es un concepto casi reservado exclusivamente a gente malencarada que rebasa los 40 años (y que aun así podrían partirnos la cara), por lo cual la elección para el hijo de McClane no era algo sencillo, o a quien querían, ¿a Shia LaBeouf?

shia labeouf 01

¡Aunque miren cómo se ha puesto! (Y no, es el de la izquierda)

La falta de una joven generación de héroes de acción hace difícil la elección de un intérprete digno de portar el legado de Bruce Willis… o tal vez no, si tomas en cuenta que no por nada existen los hermanos Hemsworth, Chris Pine, y hasta el actor que sale en Arrow (no me sé su nombre y me dio flojera buscarlo en Wikipedia). La cosa es, “Duro de Matar UNO” se estrenó en 1988, osease hace 25 años, por tanto el joven Jack McClane ya anda tirándole a ser treintañero. ¿No podía haber sido interpretado por un joven con una carrera más prometedora? Yo entiendo que la opción tampoco era opacar al Sr. Willis, finalmente es SU película, pero si van a meter a alguien como su compinche, ¿por qué Jai Courtney? Aunque quizá el verdadero problema radica en que…

3.- Sigue sin haber trasfondos

Si bueno, uno no va a ver una cinta esperando que ésta te exija que hayas visto todas las anteriores; aunque siempre se agradecen esos datos que hacen referencia a la historia anterior a “éste momento”, pues no solo es una manera sutil de agradecer a los fans que han acompañado una franquicia desde sus inicios, sino que también enriquece en gran medida el universo narrativo en el que nos encontramos. Admito que Duro de Matar no es Tolkien, pero yo no dejo de preguntarme ¿Qué fue de la Sra McClane? ¿Dónde está el joven hacker que aparentemente se había ligado a Lucy en la cuarta película?

Die hard 01

Demasiadas preguntas para alguien que se supone no quiere pensar en estas cintas.

Encontré decepcionante la falta de datos en concreto que hilaran esta cinta no solo con las anteriores, sino que nos hicieran ver más allá de los 97 minutos que dura la película. Simplemente en el aquí y el ahora, John McClane deja toda la lógica parental en Estados Unidos, y sin tapujos marcha hacia la muerte, acompañado con el hijo al que no ha visto en años, sin que ninguno tenga alguna notoria preocupación por el bienestar del otro; balas vuelan por todos lados y sin más ambos salen victoriosos sin haber revelado un ápice de su relación previa. Si claro, John revela haber sido un padre ausente, pero pareciera no había hablado con su hijo desde la primera cinta. Y esto no habría sido incomodo si no fuera por que…

2.- Hay un tiempo muerto… sin muertes

¿Qué es lo peor que puede pasar en una cinta de acción?

shia labeouf 02

¡Ya! Suficiente con los chistes de Shia

Pues que pasen muchos minutos sin “acción”. Y es que Duro de Matar 5 comienza de forma trepidante, una persecución a la mitad de Moscu con docenas de autos dañados y probablemente millones de dólares (y vidas humanas) perdidos para siempre. Después hay una secuencia escapando de un edificio, luego otra… escapando de otro edificio… y después… al menos 20 minutos donde no está pasando nada.

Yo sé que como todo buen chiste, el cine tiene sus ritmos, aun en las cintas de acción, y como en una montaña rusa a veces necesitas agarrar vuelo antes de volver a subir la intensidad. Pero uno no necesita ser un genio para entender que el ritmo se puede perder…

Juanga cae

Si no miren a Juanga

Y este es un grave problema del que sufre esta película, cuando a la mitad comienza a enfrascarse en una historia bastante sosa de traición y Guerra Fria hasta que la intensidad simplemente se pierde. Los McClanes reaparecen para continuar con el concierto, pero justamente el tiempo que pasa es suficiente como para que la gente analice que…

1.- ¿Dónde esta lo épico?

No me malentiendan, soy un fan de las explosiones tanto como el siguiente tipo, pero admitámoslo, sin necesidad de extraterrestres, monstruos gigantes o armas de destrucción masiva, John McClaine siempre fue un enorme chivo en cristalería, destruyendo a su paso cuanto se podía, desde techos de rascacielos, aviones, plantas de gas… osea en la maldita anterior película destruyeron una pista interestatal con un tráiler y un avión caza de última generación mientras el villano robaba toda la información del gobierno de Estados Unidos.

 Dr No

El Dr. No habría estado orgulloso

Pero en esta entrega, pese al intento de sentar como trama un conflicto nuclear, y hacerle más a la James Bond, todo se reduce a que comparativamente no solo el plan del villano era mucho más mediocre tanto en meta como en ejecución que el de los anteriores, sino que también el despliegue de elementos en pantalla es más reducido.

Y sí hay docenas de muertos, y sí hay helicópteros que explotan contra edificios, pero tras los primeros 30 minutos de cinta, ya se vio todo lo verdaderamente interesante, visual y narrativamente hablando; ciertamente no solo no se guardaron lo mejor para el final, sino que la cinta cae en lugares exageradamente comunes, carentes del interés del espectador promedio, y poco gozosos incluso para la mitología que rodea al personaje.

Se sabe ya está en planes la realización de una sexta entrega. Obvio es mucho esperar sus realizadores lean la columna de su servidor (seh claro), por lo que no me queda de otra que esperar se les aparezca el mismísimo John McClane antes de aprobar otra cinta como ésta.

Die hard 02

¡Yippee-ki-yay, motherfuckers!

Jagr es un crítico de cine que no solo se las da de saber más que quienes se dedican a hacer las películas que él despedaza, sino que además se mete con obras como Skyfall, Batman y Crepúsculo (bueno, no todas podían ser buenas). Si lo ve en la calle no se le acerque y cuénteselo a quien más confianza le tenga.

Comentarios

comments