Por fin, tras varias semanas de no poder empatar mis horarios con aquellos del cine, se me hizo poder ver la película más reciente del Agente 007, Skyfall. Y pese a todo el interés y buenas disposición de mi parte… resulta que NO me gustó; y como en El Vortex se me tiene permitido desahogarme (mientras escriba párrafos y párrafos para su entretenimiento), entonces procederé a dar mis razones:

4.-Todo el mundo la adora

Hace medio año yo ni siquiera sabía que se estaba planeando esta cinta, y conforme la fecha de su estreno se acercaba, surgieron un mar de especulaciones sobre el giro que podría tener la tercera entrega de Daniel Craig como Bond, bajo la dirección de Sam Mendes, ganador de un Oscar, un Globo de Oro y hasta un Tony (wow). Adele, que es como la cantante del año, se aventó el tema de la cinta… en fin, todo parecía que sería legendario.

Hasta juraría Adele bajó de peso para la ocasión

Y cuando se estrenó PUM, puras criticas buenas, todos la amaron, basta con decir que cuando fui al cine con una chica que me interesa (ustedes shhh), cuando pedimos boletos para Crepúsculo la taquillera nos dijo “Mejor vean Skyfall, está muy buena… pero está larga”. Incluso más de una vez escuché aquello de “La mejor cinta de Bond de todos los tiempos”.

Y que la veo… y que no me gustó.

“¿Puedes creer a este tipo Sévérine?” 

Como crítico de cine acepto que no todo el mundo está obligado a gustar de mis opiniones (y estoy dispuesto a luchar con mi vida por su derecho a no estar de acuerdo conmigo). Pero en verdad me extraña encontrarme con uno de esos casos en los que parezco el auto que va en sentido contrario a la mitad del Periferico. Y es que honestamente…

3.- Me parece una película lenta

La secuencia inicial promete una cinta llena emociones sin fin, tras una elaborada persecución, Bond ha sido declarado muerto tras una aparatosa caída (y una bala que cachó con el torso), por lo que M debe lidiar con un error en sus decisiones, la inteligencia británica con la posibilidad de que todos sus agentes infiltrados en todo el mundo sean expuestos, y los espectadores que con que la cosa se ponga buena. Es más, vean el intro de la cinta:

Sin embargo, luego siguen secuencias un tanto innecesarias de Bond probando que no está tan ruco para el trabajo: viaja a Shangai para buscar a un mercenario; luego va a Macau a echar unas apuestas y ligarse a una chica que en mi opinión tiene el título de “La Chica Bond con la Muerte Mas Chafa e Innecesaria Ever”. En fin, pasan muchas cosas y ninguna en particular, las secuencias de acción están muy separadas unas de otras y aunque se optó por dar más trasfondo a los personajes y ese toque “realista”, muchos se quedan totalmente bidimensionales, como Mallory o Q, lo que me lleva a…

2.-La falta de gadgets, sensualidad, golpizas y otros elementos Bond

Ok ok, sé que con Daniel Craig se conceptualizó a Bond como un personaje más “serio” y que en las entregas anteriores se dio prioridad a los golpes e intriga por sobre cosas como “el reloj dispara lasers”, “el maletín helicóptero” o “el auto que se hace invisible”. Bond ya no es un agente de aparatos millonarios e imposibles, sino un simil británico de Jason Bourne.

Aunque con la escopeta parezca esta alejando a jóvenes revoltosos de sus tierras

Sólo que a diferencia de las entregas anteriores, tampoco hubo coreografías elaboradas de puñetazos, y Bond resuelve prácticamente todo a balazos al grado de que, los únicos “gadgets” que usa en toda la cinta son un GPS y una pistola que solo él puede disparar, misma que pierde de forma absurda e inútil.

Y sí, regresan las frases de “Bond, James Bond” y “démelo agitado, no revuelto”; pero le falta chispa a las chicas Bond de esta entrega; el trasfondo que intentaron darle a la vida de James cuando niño se siente hueco, y en general no hay momentos visualmente tan espectaculares o emocionalmente tan conmovedores como para atesorar entre “los grandes momentos del cine”. Pero lo peor de lo peor fue que…

4.- El villano es demasiado genérico

¡Vamos! Mírenlo bien:

“Quiero controlar todas las reservas de Botox en Occidente, señor Bond”

¿¡En qué se compara este villano con cualquier otro villano memorable en la historia de Bond!? En nada, dirán; pues así es, fuera de ser Javier Bardem con cabellera rubia, no tiene nada de especial.

Sí es muy inteligente, pero ya los ha habido genios malvados (y mucho mejores); ¿que es un traidor ex-agente de MI6? Ya se ha visto. Repito, ¿qué tiene de fabuloso este villano? Claramente no era tan brillante si tras hackear la más protegida computadora de Inglaterra, su verdadero plan era llegar vestido de policía y con una pistola cualquiera meterle un tiro a M. Y si tenía tantos recursos ¿por qué simplemente no disparó un misil militar al rancho Skyfall destruyendo todo a cien metros a la redonda?

Todo en este villano es chafa, desde su trasfondo hasta su actitud seudo afeminada, su apariencia carente de mandíbulas de metal o diamantes incrustados en el rostro, y qué decir de su muerte. Cuando era joven los villanos tenían una muerte tan espectacular como su plan, no simplemente caían tras lanzarles un cuchillo.

 Aquí esta una propuesta más interesante

 Jagr es un crítico criticón de cine y puedes leer más reseñas venenosas como las que hizo de Crepusculo: Amanecer Parte 2, e incluso Batman: El Caballero de la Noche Asciende, o bien seguirlo en su Twitter que actualiza cada que hay un eclipse total de sol.

Comentarios

comments