El mundo de los videojuegos se expande cada vez más, a tal punto que se han hecho “estudios” en los que se muestra cómo afecta este pasatiempo a las personas e incluso le han atribuido la culpa de incidentes de violencia (generalmente en EEUU). Si bien la industria en general se ve afectada por dichos actos cometidos, hay muchas otras historias positivas: el control configurable para las personas con capacidades diferentes creado por Microsoft, los juegos de Wii que ayudan a personas con problemas motrices y con falta de memoria etc.

Pero aquí voy a hablar del juego que, a este escriba, le ayudo a superar ciertas situaciones y que estoy seguro que no solo me ha pasado a mí, hablemos de Dark Souls.

Dark Souls, creado por From Software, nos manda a un mundo en decadencia, donde una enfermedad llamada la enfermedad de los no muertos hace que jamás mueras y que cuando se acaba tu fe y tus deseos te conviertas en un hueco. Si bien en las tres iteraciones encontramos situaciones, el objetivo es el mismo: el (tal vez) regresar el mundo a sus años de gloria, nótese la palabra tal vez. Este juego se caracteriza por ser difícil, hasta el enemigo más enclenque puede destrozarte si es que se juntan todos, pero manejables de uno en uno, a veces te doblan en tamaño y de un manotazo te tumban todos los dientes. Pero ¿cómo es posible que este título haya ayudado a muchas personas? Hablemos un poco de psicología.

Bien lo dijo Edward Deci, profesor de psicología de la Universidad de Rochester, “No preguntes cómo motivar a la gente, pregunta ¿Cómo puedo generar las condiciones para motivar a la gente se motive por si sola?”. Existen dos tipos de motivación, la motivación intrínseca y la extrínseca. La motivación extrínseca es cuando viene por un factor externo, por ejemplo, ¿recuerdas cuando tenías un examen muy importante y te desvelas por estudiar y estudiar para poder pasar? Bueno, aquí a pesar de que es una meta propuesta, estas sometido a una meta y a un estrés. Por el contrario la intrínseca sale de ti, no es porque tengas una necesidad de hacerlo, solo nace y ese impulso que tú mismo te generas divirtiéndote y sin estrés.

¿Porque razón cuando perdemos en Fortnite, Mass Effect y otros nos molestamos y dejamos el control? ¿Por qué razón cuando vemos la pantalla de “has muerto”, en mi nace un sentimiento de culpa? pero lo más importante ¿¡por qué sigo intentándolo!? Bien aclaremos estos puntos mezclando lo aprendido en los juegos.

Dark Souls no es un juego difícil, es un juego justo, jamás te mintió, ¿quieres algo? Gánatelo: pudiste con los primeros enemigos que solo tenían espada, puedes con los que tienen espada y escudo, y ¿qué es lo que viene ahí? es un caballero ups… perdiste, pero aprendiste ya sabes que hacer. Tal vez no quede claro pero Dark Souls tiene un modo constante de aprendizaje, en donde los principios básicos de atacar, defender y esquivar se aplican en todos los casos, pero aun así tienes que planificar todo, pues si te dejas llevar por la frustración y la ira, terminaras perdiéndolo todo. Tal vez si eres muy perspicaz te des cuenta, pero si no te lo diré, del mismo modo que en el juego es un aprendizaje constante, así es la vida en general.

Empecemos  a jugar con las dos ideas al mismo tiempo: tu espada, tu escudo, hechizos, todas esas armas que tienes a tu favor son todas tus habilidades, conocimientos, destrezas etc. El principio es el mismo “usa todas esas ventajas que tienes a tu favor y vence a los enemigos”, en este caso imagina que son problemas, desde el más insignificante que puedes vencer, pero que si huyes y encuentras más de esas pequeñas tal vez terminen venciéndote todas juntas; o hasta las más colosales y gigantes, que aunque parezcan invencibles puedes hacerlo, y a veces lo grande solo es pura pantomima y sean más fáciles de resolver.

Si no puedes con un problema, tal vez necesites ayuda, solicitas la ayuda de un amigo que ya habías conocido y será mucho más sencillo o tal vez no. Puede que seas invadido por personas no deseadas, pero con tus habilidades bien empleadas, más desarrolladas que al principio y con más aprendizaje, te costara pero saldrás victorioso.

Si has jugado los juegos puedes entender lo que estoy diciendo, en mi caso Dark Souls me enseñó a que podrán derrotarte una y otra y otra y otra vez, y que puedes simplemente dejarlo ahí, estancarte y jamás ver que hay más allá, o puedes aprender, intentarlo otra vez y volver a fracasar, pero te levantas y sigues aprendiendo y mejorando… y vuelves a perder, y en esa vez que dijiste lo daré todo, ya no me queda casi nada, estoy a nada de perder, es todo o nada y en ese último momento, ¡lo logras! te llenas de satisfacción, tu recompensa es que puedes descansar aunque sea un momento, pero sabes que más adelante habrán mucho más, y más peligrosos y temibles que el anterior, te levantas de tu zona de confort, y continuas, pues el camino de la vida tiene muchos retos, muchos problemas, muchos enfrentamientos, pero quisiera saber que hay al final de ese camino.

Comentarios

comments