Hace ya cerca de un mes llegó a los cines una nueva adaptación cinematográfica de la famosa y épica novela de Frank Herbert, Duna. Con bombo y platillo, la frikada del mundo entero recibió esta visión del cineasta Denis Villeneuve, que no es un remake de la cinta de 1984 de David Lynch, sino una nueva propuesta de la historia de Arrakis y Paul Atreides.

Desde que se anunció su producción, los fans y no tan fans elevaron las expectativas sobre el proyecto porque lo vendieron como “la mejor adaptación nunca hecha de Duna”, queda en manos del espectador confirmar o no esta aseveración. Después de su estreno, la crítica ha alabado el proyecto y le han otorgado la razón a aquello de que es la mejor adaptación hecha de la novela homónima; sin embargo, los fans, y no tan fans, no comparten del todo esta idea.

Acompáñenme a leer lo bueno, lo malo, lo feo y lo peor de ‘Duna’ de 2021.

Lo bueno

Sin hacer spoilers, porque no son necesarios, tenemos que resaltar que este proyecto llega en una época de historias fantásticas donde el cine de acción y fantasía, así como de ciencia ficción, se ha convertido en el estándar comercial, la tecnología abre con facilidad el camino para que los efectos especiales sean sorprendentes y nos sumerjamos de lleno en Arrakis.

Dentro de este mundo tan competido, apostar por una historia “vieja”, podría ser un arma de doble filo. Los fans y gordos frikis del planeta esperaban (quizá no con tantas ansias) esta nueva visión de un clásico con la esperanza de que no fuera decepcionante, como la adaptación de los años ochenta. Si bien, como toda adaptación es mejorable, lo cierto es que esta película retrata con mucha precisión la narración original en lo que se refiere a espacios y narrativa. El prólogo de la cinta resulta más eficaz, por ejemplo, que el de la cinta de Lynch y que el mismo inicio in medias res de la novela. Realmente es un buen ejercicio de traslocación cinematográfica, con un lenguaje propio y audaz que la convierte una gran versión de la novela de Herbert.

Sin duda, la tecnología contemporánea permite una recreación espacial sumamente impresionante. Las locaciones (digitales o no) de la cinta son realmente un portento fotográfico que asombrará al más escéptico. Pero donde la cinta de Velleneuve no tiene lugar a cuestionamientos, es en el aspecto sonoro. Por un lado, Hans Zimmer compuso una banda sonora original que es realmente una joya que no busca parecerse a nada de lo que hemos escuchado antes y que propone un acercamiento distinto a lo que solemos oír en una película del género. Por otro lado, los efectos de sonido y el diseño de producción constituyen una amalgama inmejorable que convierte la cinta en una experiencia inmersiva de primer nivel: maquillaje, vestuario, visuales y sonido, todo en un conjunto armónico que evidencia la calidad de manufactura y la ambición por crear una verdadera obra de arte. La pregunta ahora es ¿en cuántas categorías de los Oscar estará nominada la cinta y cuántos ganará? Sólo el tiempo lo dirá.

Lo “malo”

Quizá este rubro pueda parecer más subjetivo y habrá quien esté en contra, pero hay que decir que los protagonistas pudieron tener mejores representaciones en pantalla (especialmente Thimothée Chalamet como Paul Atreides). Con todo, no es que sean malas actuaciones las de Zendaya y el actor estadounidense-francés, sino que, de pronto, pueden deslucir ante el magistral Javier Bardem, el simpático Oscar Isaac o el portentoso Stellan Skarsgård, sin mencionar a un Jason Momoa que al fin pudo deshacerse de Aquaman o a Dave Bautista que hace un Rabban escalofriante.

El problema del talento emergente es que, a pesar de no ser malos intérpretes y tener una carrera consolidada en el cine, puede quedar rudamente exhibido ante actores con más tablas, experiencia y, hay que decirlo, carisma y talento. Afortunadamente, no tenemos algo como la nula actuación de Emma Watson en La bella y la bestia, ni la cara inexpresiva de Kristen Stewart en la saga Crepúsculo.

Duna

Lo feo

En general, quienes conocen la historia ya sea por la novela o por la película de Lynch, se llevarán una grata sorpresa, aunque no faltarán los quisquillosos que critiquen la adaptación o la sobreexplicación de ciertas cosas. Pero, siendo honestos, es quizá una de las versiones cinematográficas de una novela mejor logradas en los últimos años, sin por ello ser complaciente o apresurada.

Sentir, porque muchos tenemos ese referente, que estamos viendo una nueva entrega de Star Wars, pero con más desierto, más momentos de miradas y menos sable láser, es esperado, pues, pese a quien pese, Dune es la madre de las historias de ciencia ficción modernas y una clara inspiración de Lucas en la creación de su famosa saga.

Duna

Lo peor

Si los momentos de miradas pueden resultar incómodos, largos y algo tediosos, los momentos en los que pretenden hacernos creer que pasan cosas sin que éstas pasen realmente son peor. La crítica deshizo las escenas terriblemente alargadas de la trilogía de El Hobbit, de ésas tenemos un montón en Duna.

Las persecuciones en nave se ven bien, pero después de ya un rato viendo que en pantalla pasan cosas, pero, en realidad, no pasa nada, la historia no avanza y sólo parece que quieren demostrar el despliegue de efectos especiales que son capaces de hacer.

Duna

¿La película es espectacular? Sí. ¿Estamos un poco cansados de los “elegidos” o Gary Sue en pantalla? También. ¿Es Timothée el actor indicado para llevar sobre sus hombros la película? Bueno… Eeeehh… Esteeeeeee… Como dije antes, no es un mal actor, pero queda bastante pequeño cuando comparte escenas con grandes histriones con carreras más largas; la insistencia de hacerlo aparecer en tantos proyectos cinematográficos como sea posible comienza a ser un poco cansado.

Habrá que esperar para ver qué nos entregan en la segunda parte de Duna en la que Zendaya tendrá el reto de ser ella quien lleve la película. Una cosa es segura: la segunda parte tendrá un despliegue de producción igual de espectacular que la primera entrega. Pongamos changuitos para que las expectativas se cumplan como las tenemos.

Duna

Comentarios

comments