Para los seguidores de esta saga, la decepción de la última temporada ha sido evidente. Las calificaciones en las plataformas cayeron, los comentarios negativos están en todas partes.

El sexto episodio de la octava temporada es el peor valorado de la serie.

No sólo fueron errores cinematográficos como el envase de café y la botella de agua, algunas escenas oscuras, otras en las que parecía que enfocaron lo que no queríamos ver. Lo que nos consta es que su mayor error fue el guion y, sobre todo, el desenlace de la trama.

En 6 episodios intentan actualizar a los personajes de los secretos que nosotros habíamos ido conociendo poco a poco a lo largo de las temporadas previas, pero lo hacen de manera súbita, sin tacto. Lo dicen en segundos en conversaciones casuales prácticamente en el pasillo. Cuando en realidad la serie se había caracterizado por una manera misteriosa e intrigante de susurrar los secretos. 

En realidad, toda la queja ha sido eso, que no tiene el toque en la manera de resolver la trama como lo habíamos visto previamente. Incluso hay personajes que sufren cambios en sus reacciones habituales. Su manera de ser se transforma: si pensábamos que alguno era incapaz de matar, mata; quien en todas las temporadas ganó valentía y convicción, actúa como si no las tuviera. Las relaciones entre ellos también se vieron afectadas. 

La decisión sobre quién debe gobernar me pareció la menos obvia, pero no en una manera reveladora como thriller o historia de misterio, más bien me hizo creer que en algún momento el personaje despertaría (como en la primera temporada) y todo habría sido un sueño sin lógica. ¡Incluso sus palabras al aceptar el trono parecían tan diferentes a lo que habría dicho en temporadas previas!

Las actuaciones, a pesar del guion, fueron excelentes, al igual que los efectos especiales de muchas escenas. 

Todo este desastre me hace pensar si habrá sido algún truco. No puedo creer que algún escritor o guionista después de tanto trabajo pudiera terminar su creación de esta manera. A pesar de que las expectativas que se crearon sobre este final eran muy altas, lo que recibimos no abarca ni la mitad de lo que debería —fue menos que mediocre—. 

Sabemos que los libros de George R. R. Martin están inconclusos —se separan de la serie alrededor de la sexta temporada— pero que había estado apoyando a los guionistas, ¿será que dejó de hacerlo esta temporada? ¿O acaso pretende retomar los libros para que los seguidores frustrados lo lean más?

Es sabido que los escritores Dan Weiss y David Benioff tenían muchos otros proyectos en puerta. Habrá sido una huelga o simplemente aventaron un final cualquiera sabiendo que aun así tendrían excelente rating y caímos en la comercialización del consumismo actual. 

Sea como fuere, no parece haber vuelta atrás. Y aunque siempre habrá la esperanza de que salga otra temporada, otro libro, o hasta un fanfic digno de arreglar nuestras expectativas. Tenemos que enfrentar el duelo de este final.

Comentarios

comments