Desde hace años Disney nos ha estado trayendo montones de remakes en Live Action de sus clásicos más memorables y con los que muchos de nosotros crecimos, algunos buenos y otros no tanto, en esta ocasión le toco el turno de la papeleta al Rey León; película que toma como base la trágica historia de Hamlet de Shakespeare, una historia que ya nos es familiar para muchos de los amantes de estas películas infantiles, y aunque esta nueva adaptación luce apantallante, carece de alma a diferencia de la original.

25 años han pasado desde el estreno de la cinta original y una versión más realista parecía prometer mucho, pues ya habíamos visto de lo que Disney era capaz visualmente en el libro de la selva y con el regreso de Jon Favreau como director no podíamos esperar menos.

Sin embargo, es ese mismo realismo el que hace que uno como espectador no acabe de conectar del todo con los personajes, los animales, aunque si se ven magníficos, no tienen esas expresiones faciales que hacen empatizar a uno con los personajes, todo el tiempo pareciera que tienen la misma expresión.

Con que nos vamos a encontrar

Básicamente la película es una calca exacta de la película original de 1994, no hay novedades en cuanto a la historia y diálogos, los cuales se repiten en igual o menor medida, pero es lo mismo, el mismo viaje, pero con animales “de verdad”, las canciones se mantienen igual e incluso las podemos cantar sin ninguna complicación, salvo un cambió que hubo en la canción de Scar que si hizo falta, porque es la única a la que le quitan peso para lo que significa el tema de “listos ya”.

Repito, veremos las mismas canciones, escenas y el soundtrack es el mismo que su antecesora, pueden verla sin miedo de que se haya quitado o agregado algo que pueda molestar al publico dentro de estos tres aspectos.

Lo bueno y lo malo

Esta es una reseña un tanto corta debido a que hablamos de una película de hace 25 años que ya muchos conocemos por lo tanto seré breve en esta parte para finalizar rápido.

Lo bueno: Se mantiene la esencia de la película original al ser una copia de la misma, no hay mucho que se pueda cambiar, mantiene la música original con ligeras modificaciones, con la misma carga emocional.

Tenemos a los mismos personajes pero con diferentes voces, que en este aspecto, lo que es el doblaje al español, no tengo problema, más que con Simba cuando es cachorro, pues siento que la voz no expresaba esos sentimientos que debía tener el personaje, se entiende que el actor de doblaje sea un niño, pero le falto un poco para llegar a lo que era el joven príncipe.

Otro punto favorable es como resuelven algunas escenas para no descontextualizar que lo que vemos es más real, como la platica de Simba con Mufasa cuando se visualiza en el cielo, la manera en que se representa queda muy bien y no te saca de la película.

Lo malo: aquí es donde se dividen las opiniones como siempre, pero tenemos que destacar que ese realismo le quita toda la expresividad a las escenas más tristes y emocionantes, cuando Mufasa muere, sí me llegó de nuevo al corazón, pero no porque estuviera por morir, sino porque la música que lo acompaña te aclimata perfectamente, pero no estaba viendo esa escena, estaba recordando la escena de la película de 1994, no estaba inmerso en ella, pensaba el la cinta animada, no vi esa conexión entre padre e hijo luego de lo que pasa en el cementerio de elefantes.

No podía conectar y si lo hacia es porque en la cabeza ya estaba visualizando la escena de la película en la cual se basa este remake.

No es mala, pero no ofrece nada nuevo e incluso no se llega a conectar del todo, era verla y pensar en la misma escena de la original. Es una maravilla visual pero no acaban de encajar los personajes en esta forma realista en la que llegan.

¿A ustedes que les pareció? ¿Tuvieron los mismos sentimientos que con la original?

Coméntenlo abajo. :D

 

Se despide su amigable vecino Silux el Aztro y les deseo buenas noches.  

Comentarios

comments